«Las vi­vien­das ile­ga­les no pa­ran de cre­cer en Ex­tre­ma­du­ra»

VÍC­TOR JI­MÉ­NEZ BARRADO Geó­gra­fo y au­tor de la te­sis ‘Ur­ba­ni­za­cio­nes ile­ga­les en Ex­tre­ma­du­ra’

El Periódico Extremadura - - PORTADA - G. MO­RAL region@ex­tre­ma­du­ra.el­pe­rio­di­co.com AN­TO­NIO MAR­TÍN

La re­gión cuen­ta con 40.000 in­mue­bles en zo­nas no ur­ba­ni­za­bles

Quie­re de­jar­lo bien cla­ro, «no va con­tra na­die», pe­ro él no pue­de mi­rar pa­ra otro la­do. Víc­tor Ji­mé­nez, un jo­ven geó­gra­fo ex­tre­me­ño, ha pues­to el fo­co y las pri­me­ras ci­fras a una reali­dad de so­bra co­no­ci­da pe­ro muy si­len­cia­da, el abul­ta­do par­que de vi­vien­das ile­ga­les que hay en Ex­tre­ma­du­ra. Tras cin­co años y me­dio de ar­duo tra­ba­jo aca­dé­mi­co y una be­ca del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, el vier­nes pre­sen­tó su te­sis doc­to­ral en la que plas­ma la pro­li­fe­ra­ción de in­mue­bles en el sue­lo no ur­ba­ni­za­ble du­ran­te el pe­rio­do de­mo­crá­ti­co y en la que tam­bién ofre­ce so­lu­cio­nes pa­ra evi­tar que es­te pro­ble­ma si­ga en­gor­dan­do. Por­que es un pro­ble­ma de fal­ta de con­trol, de sen­sa­ción de im­pu­ni­dad, de des­or­den, de dis­per­sión ur­ba­nís­ti­ca,... y has­ta un ries­go vi­tal por­que hay mul­ti­tud de vi­vien­das ile­ga­les cons­trui­das en zo­nas inun­da­bles.

El tra­ba­jo, di­ri­gi­do por el ca­te­drá­ti­co de Ur­ba­nis­mo An­to­nio Cam­pe­sino, se ha rea­li­za­do a tra­vés de sis­te­mas de in­for­ma­ción geo­grá­fi­ca, em­plean­do or­to­fo­to­gra­fías, da­tos del Ca­tas­tro y en­tre­vis­tan­do a al­cal­des, res­pon­sa­bles de la Fis­ca­lía de De­li­tos Ur­ba­nís­ti­cos, del Se­pro­na o de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ur­ba­nis­mo, en­tre otros.

–¿Cuán­tas vi­vien­das ile­ga­les has de­tec­ta­do en Ex­tre­ma­du­ra?

–He­mos des­cu­bier­to que hay unas 40.000 vi­vien­das en el sue­lo no ur­ba­ni­za­ble de la re­gión, la ma­yo­ría de for­ma ile­gal. Du­ran­te el pe­rio­do de la ley del sue­lo de Ex­tre­ma­du­ra que em­pe­zó en 2002 se han cons­trui­do 11.060 vi­vien­das ile­ga­les o clan­des­ti­nas y so­lo 332 de es­tas de ma­ne­ra le­gal. Es­to quie­re de­cir que so­lo el 3% son le­ga­les y el 97% ile­ga­les, es una ci­fra im­pre­sio­nan­te y de­be­ría ser al re­vés. Es un desa­rro­llo iló­gi­co e in­sos­te­ni­ble. En Ex­tre­ma­du­ra he­mos crea­do un mo­de­lo en el que lo nor­mal es que se cons­tru­ya ile­gal­men­te, no tie­ne ni pies ni ca­be­za. To­da la gen­te lo sa­be y no pa­sa na­da, na­die tie­ne cons­cien­cia de que sea al­go ma­lo. No sé qué fu­tu­ro le es­pe­ra a es­ta re­gión de aquí a 20 años cuan­do mu­chos pue­blos se va­cíen to­tal­men­te, pe­ro si­gan exis­tien­do vi­vien­das a su al­re­de­dor.

–¿Por qué na­die ha pues­to co­to a es­ta pro­ble­má­ti­ca?

–La ley es bue­na por­que de­fi­ne una se­rie de li­mi­ta­cio­nes, pe­ro lo ne­ce­sa­rio es res­pe­tar­la. En la nue­va ley de sue­lo que se es­tá tra­mi­tan­do (la Lo­tus) no he en­con­tra­do una agen­cia o cuer­po te­rri­to­rial de pro­tec­ción que se en­car­gue del con­trol. Sé que la Jun­ta es­tá haciendo es­fuer­zos por in­for­mar­se, pe­ro no sé si por una cues­tión eco­nó­mi­ca u otro mo­ti­vo no lo es­tá lle­van­do a ca­bo. Lo que es­tá cla­ro es que la ra­zón eco­nó­mi­ca no es ex­cu­sa por­que es más ca­ro es el mo­de­lo ur­ba­nís­ti­co y te­rri­to­rial que hay aho­ra.

–¿Hay al­gu­na zo­na de la re­gión en que es­te pro­ble­ma le ha­ya lla­ma­do es­pe­cial­men­te la aten­ción? –Las ciu­da­des y aque­llas zo­nas con gran po­ten­cial tu­rís­ti­co co­mo el nor­te de Cá­ce­res. Hay mu­ni­ci­pios en los que el desa­rro­llo ur­ba­nís­ti­co en sue­lo no ur­ba­ni­za­ble su­pera las 1.000 vi­vien­das, por ejemplo, Don Benito ocu­pa la pri­me­ra po­si­ción con unas 1.730 vi­vien­das en sue­lo no ur­ba­ni­za­ble, le si­guen Cá­ce­res y Ba­da­joz, con más de mil vi­vien­das ile­ga­les am­bas. En Ba­da­joz se creó una bol­sa de sue­lo ur­ba­ni­za­ble pa­ra in­ten­tar le­ga­li­zar mu­chas de esas vi­vien­das pe­ro es un pro­ce­so to­tal­men­te in­con­clu­so.

–Pe­ro cons­truir en sue­lo no ur­ba­ni­za­ble no es de por sí una ile­ga­li­dad... –No, se pue­de cons­truir en es­te sue­lo de for­ma le­gal si se cum­plen unas nor­mas y se pi­den las au­to­ri­za­cio­nes ne­ce­sa­rias. Es po­si­ble pe­ro es más ca­ro, en­go­rro­so y con­lle­va más tiem­po que po­ner­te tú mis­mo a co­lo­car la­dri­llos. To­do es­to par­te de un error de ini­cio que aho­ra se quie­re sub­sa­nar con el cam­bio de cla­si­fi­ca­ción. El sue­lo no ur­ba­ni­za­ble nun­ca de­bió per­der el nom­bre de sue­lo rús­ti­co aun­que cons­truir lo que co­no­ce­mos co­mo ur­ba­ni­za­cio­nes no es po­si­ble.

–¿Se ha en­con­tra­do con mu­chos ca­sos co­mo el de la Sierra de San­ta Bár­ba­ra en Pla­sen­cia? –No di­ría que la si­tua­ción de Pla­sen­cia sea un ca­so ex­tre­mo, tie­ne unas 520 vi­vien­das ile­ga­les. La pre­sen­cia me­diá­ti­ca es­tá allí pe­ro es­to es un pro­ble­ma glo­bal que afec­ta has­ta al mu­ni­ci­pio más pe­que­ño de la re­gión y ade­más ahí to­da­vía es más di­fí­cil con­tro­lar la si­tua­ción por las im­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas y la cer­ca­nía en­tre los ve­ci­nos.

–¿No es fre­cuen­te en­con­trar­se de­nun­cias por es­te mo­ti­vo? –Nos pue­de pa­re­cer fre­cuen­te por­que a la Fis­ca­lía lle­gan mu­chas de­nun­cias al año, pe­ro el vo­lu­men en el que se es­tá cons­tru­yen­do es muy su­pe­rior a las de­nun­cias. Es un pro­ble­ma que en reali­dad se nos es­tá es­ca­pan­do de las ma­nos.

–¿Y es un pro­ble­ma de aho­ra? ¿Es­tá cre­cien­do o dis­mi­nu­yen­do? –La te­sis se cen­tra en el pe­rio­do de­mo­crá­ti­co y lo que he­mos des­cu­bier­to es que a par­tir de 1998 se dis­pa­ra el avan­ce de ur­ba­ni­za­ción ile­gal en sue­lo no ur­ba­ni­za­ble. Es­to es­tá re­la­cio­na­do con la ley del sue­lo de aquel año, la co­no­ci­da co­mo la del ‘to­do ur­ba­ni­za­ble’, que fue la que ini­ció el boom in­mo­bi­lia­rio en Es­pa­ña. Y hay otro da­to lla­ma­ti­vo: en­tre 2002 y 2006 han si­do los años de ma­yor cre­ci­mien­to. Coin­ci­de jus­to con la apro­ba­ción en 2002 de la Ley del Sue­lo de Ex­tre­ma­du­ra con la que se pro­du­jo jus­to lo con­tra­rio a lo que se bus­ca­ba y se ba­tió ré­cord en es­tas cons­truc­cio­nes.

–¿Có­mo se ex­pli­ca es­to? –Ha­bía más ren­ta en las fa­mi­lias, me­nos pa­ro, más ca­pa­ci­dad pa­ra in­ver­tir, por la pro­pia idio­sin­cra­sia de los ex­tre­me­ños, que so­mos pa­tri­mo­nia­lis­tas. Pos­te­rior­men­te, tras el boom in­mo­bi­lia­rio la cons­truc­ción se vino aba­jo pe­ro en sue­lo no ur­ba­ni­za­ble se se­guía cons­tru­yen­do por­que era más ba­ra­to. Es cier­to que la cri­sis ami­no­ró el rit­mo pe­ro a día de hoy, si­gue en au­men­to.

–¿Preo­cu­pan más unas vi­vien­das que otras? –Sí. En Ex­tre­ma­du­ra hay más de 1.700 vi­vien­das en zo­nas de ries­go de inundación, es al­go muy gra­ve y tie­nen muy di­fi­cil so­lu­ción más allá del de­rri­bo. De esas, hay unas 350 que es­tán en zo­nas de al­to ries­go. Un ejemplo es­tá en Coria, don­de he­mos en­con­tra­do cons­truc­cio­nes en una zo­na de má­xi­mo ries­go de­ter­mi­na­da por el mi­nis­te­rio y por una ley sec­to­rial. La gen­te se pue­de es­tar ju­gan­do has­ta la vi­da. ¿Qué pa­sa si hay una cre­ci­da del río? Mi te­sis no va con­tra las vi­vien­das en sue­lo no ur­ba­ni­za­ble pe­ro la gen­te tie­ne que sa­ber lo que hay. Tam­bién hay vi­vien­das en zo­nas de ries­go de in­cen­dios, dis­per­sas en las que no se sa­be si los bom­be­ros po­drían lle­gar.

–¿Por qué exis­te es­te pro­ble­ma: des­co­no­ci­mien­to, im­pu­ni­dad...? –El fe­nó­meno cre­ce por la im­pu­ni­dad y so­bre to­do por las re­la­cio­nes es­tre­chas que exis­ten en nues­tros mu­ni­ci­pios, don­de no es fá­cil ha­cer ca­ra al pro­ble­ma. Tam­bién nos fal­ta cul­tu­ra ur­ba­nís­ti­ca y te­rri­to­rial, no la hay ni en la so­cie­dad ni en la ad­mi­nis­tra­ción re­gio­nal ni local.

–¿Qué efec­tos tie­ne una cons­truc­ción fue­ra de la ley? –El pro­ble­ma le­gal se­ría lo úl­ti­mo, por­que es­to tie­ne una se­rie de im­pli­ca­cio­nes geo­grá­fi­cas y de to­do ti­po. Pue­blos que se es­tán va­cian­do en el cen­tro mien­tras que se es­tán cons­tru­yen­do ca­sas en los al­re­de­do­res, más dis­per­sión edi­fi­ca­to­ria, más cos­te de trans­por­te pa­ra los pro­pie­ta­rios y lo que su­po­ne eso a ni­vel de ser­vi­cios y me­dioam­bien­tal. Es un mo­de­lo in­sos­te­ni­ble.

–¿Quién debe ac­tuar pa­ra ata­jar es­ta pro­ble­má­ti­ca? –Una co­sa que no exis­te, la Agen­cia de Pro­tec­ción del Te­rri­to­rio, que de­be­ría crear la Jun­ta de Ex­tre­ma­du­ra pe­ro no es­tá con­tem­pla­da en la nue­va ley re­gio­nal del sue­lo. Mien­tras no se cree ese ór­gano, no va a des­apa­re­cer el pro­ble­ma por­que es fun­da­men­tal que ha­ya per­so­nal ex­clu­si­va­men­te téc­ni­co que fis­ca­li­ce es­tas vi­vien­das. En Ga­li­cia o en Ca­na­rias exis­te es­ta agen­cia y sé que la Jun­ta se ha in­tere­sa­do.

–¿Y qué se pue­de ha­cer con esas 40.000 vi­vien­das ile­ga­les? –Hay una par­te que de­ben ser de­rrui­das, so­bre to­do aque­llas que es­tán en zo­nas de ries­go. No ca­be otra. Es di­fí­cil en­ca­jar esa so­lu­ción pe­ro en mu­chos ca­sos es por el bien de sus pro­pie­ta­rios. Otras ten­drán que ser le­ga­li­za­das, siem­pre cum­plien­do unos etán­da­res.

–¿Qué es­pe­ras de es­te tra­ba­jo? –No quie­ro que mi te­sis se que­de en un ca­jón. Es­pe­ro que de al­gu­na for­ma pue­da in­fluir en que se to­men me­di­das an­te es­te pro­ble­ma y que to­da esa car­to­gra­fía que he crea­do sir­va pa­ra re­or­ga­ni­zar la si­tua­ción ur­ba­nís­ti­ca y te­rri­to­rial de la re­gión, pe­ro ya no es­tá en mis ma­nos. He re­ci­bi­do lla­ma­das de ayun­ta­mien­tos pa­ra ver si pue­do ha­cer al­go y de otros que lo ven al­go to­tal­men­te nor­mal. Ten­go una ba­se car­to­grá­fi­ca muy am­plia so­bre ca­da una de las vi­vien­das, sé dón­de es­tán, en qué cla­se de sue­lo es­tán, cuál es su ta­ma­ño, cuán­do se cons­tru­yó... Es ho­ra de re­co­no­cer el pro­ble­ma y po­ner­le so­lu­ción.

«He­mos de­tec­ta­do más de 1.700 in­mue­bles en zo­nas de ries­go de inundación»

«Don Benito, Cá­ce­res y Ba­da­joz son, por es­te or­den, las que tie­nen más vi­vien­das ile­ga­les»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.