Vehícu­los de se­gun­da mano

El Periódico Extremadura - - OPINIÓN -

Ben­ja­min Dis­ra­lei de­cía que el ase­si­na­to ja­más ha­bía cam­bia­do la his­to­ria del mun­do. Cu­rio­sa­men­te es­te po­lí­ti­co, es­cri­tor y aris­tó­cra­ta bri­tá­ni­co fue pri­mer mi­nis­tro en dos oca­sio­nes y des­cen­dien­te de una fa­mi­lia judía ex­pul­sa­da de Es­pa­ña por los Reyes Católicos. No sa­be­mos qué ha­bría ocu­rri­do si hu­bie­ra pros­pe­ra­do el mag­ni­ci­dio que se per­pe­tró con­tra Fernando el Ca­tó­li­co a ma­nos de un pa­yés a la sa­li­da de la ca­pi­lla de San­ta Ága­ta en Bar­ce­lo­na. En aque­lla oca­sión fue el gro­sor del co­llar que lle­va­ba el mo­nar­ca, el Toi­són de Oro, el que evi­tó una cer­te­ra pu­ña­la­da en el pe­cho. Jus­ta­men­te cuan­do nos en­con­trá­ba­mos en el vór­ti­ce del hu­ra­cán de la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo so­bre los im­pues­tos de las hi­po­te­cas, per­dió fuer­za au­to­má­ti­ca­men­te al to­mar con­tac­to con la no­ti­cia de la de­ten­ción en el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre de un ex­per­to ti­ra­dor de 63 años que pre­ten­dió aten­tar con­tra Pe­dro Sán­chez, gra­cias a la cer­te­ra in­ter­ven­ción de las Fuer­zas y Cuer­pos de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do, que­dó to­do en unas ame­na­zas en un gru­po de What­sApp don­de so­li­ci­ta­ba ayu­da pa­ra ter­mi­nar con la vi­da de quien que­ría ex­hu­mar al dic­ta­dor Fran­co. A pe­sar de lo an­te­rior y a la vis­ta del anun­cio pu­bli­ca­do en el BOE, no de­be sen­tir­se muy preo­cu­pa­do nues­tro pre­si­den­te por su se­gu­ri­dad en par­ti­cu­lar y la de los ciu­da­da­nos en ge­ne­ral, al de­di­car re­cur­sos eco­nó­mi­cos a la ad­qui­si­ción de vehícu­los de se­gun­da mano pa­ra el Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía. Ha­brá que es­tar ex­pec­tan­te con la ad­qui­si­ción de re­cur­sos pa­ra la Guar­dia Ci­vil. Ya lo de­cía Dis­ra­lei, los ex­pe­ri­men­tos en po­lí­ti­ca sig­ni­fi­can re­vo­lu­cio­nes. Con más o me­nos fun­da­men­to, la cien­cia siem­pre se ha atri­bui­do el mo­no­po­lio de la cer­te­za ab­so­lu­ta, des­pre­cian­do otras dis­ci­pli­nas he­ré­ti­cas: la mi­to­lo­gía, la re­li­gión, la fi­lo­so­fía, el psi­coa­ná­li­sis, el men­ta­lis­mo, la die­té­ti­ca no ofi­cial... Aho­ra, le toca re­ci­bir a las te­ra­pias al­ter­na­ti­vas o com­ple­men­ta­rias. Sin pre­ten­der reivin­di­car­las, con­si­de­ro que la medicina con­ven­cio­nal de­be­ría ha­cer un po­co de au­to­crí­ti­ca y pre­gun­tar­se el por­qué de es­te in­ci­pien­te trans­fu­guis­mo. Así, a pe­sar de la in­du­da­ble ex­ce­len­cia y ab­ne­ga­ción de tan­tos y tan­tos pro­fe­sio­na­les y de avan­ces téc­ni­cos pro­di­gio­sos, el pa­no­ra­ma no siem­pre es en­can­ta­dor: la sa­tu­ra­ción de la sa­ni­dad pú­bli­ca, las ta­ri­fas exor­bi­tan­tes de la pri­va­da, la ex­pe­di­ción ex­ce­si­va de fár­ma­cos y el con­si­guien­te re­gue­ro de efec­tos se­cun­da­rios agre­si­vos, el tra­ta­mien­to asép­ti­co y des­per­so­na­li­za­do que dis­pen­san al­gu­nos sa­ni­ta­rios, el em­pe­ño en per­pe­tuar diag­nós­ti­cos inexac­tos y la fal­ta de hu­mil­dad en re­co­no­cer erro­res son as­pec­tos to­tal­men­te me­jo­ra­bles y com­pa­ti­bles con una ne­ce­sa­ria erra­di­ca­ción de las ma­las pra­xis. Pe­ro hay que evi­tar caer en la ten­ta­ción de vic­ti­mi­zar y/o so­bre­pro­te­ger al pa­cien­te. La ma­yo­ría de no­so­tros te­ne­mos su­fi­cien­te cri­te­rio y dis­cer­ni­mien­to pa­ra ele­gir, libre y res­pon­sa­ble­men­te, lo que más nos con­vie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.