Los pro­fe­sio­na­les más des­co­no­ci­dos

El Periódico Extremadura - - EXTREMADURA -

prac­ti­ca­mos ma­nio­bras de rea­ni­ma­ción a los in­ter­nos evi­tan­do sui­ci­dios y les tras­la­da­mos de ur­gen­cia a los ser­vi­cios mé­di­cos, pe­ro no so­mos sa­ni­ta­rios; so­fo­ca­mos in­cen­dios y po­ne­mos a los in­ter­nos fue­ra de pe­li­gro, sin ser bom­be­ros; pro­te­ge­mos la in­te­gri­dad y la vi­da de las per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad y sal­va­guar­da­mos sus de­re­chos fun­da­men­ta­les, sin más ayu­da que la Ley Pe­ni­ten­cia­ria, el Re­gla­men­to que la desa­rro­lla, un wal­kie tal­kie y un bo­lí­gra­fo, pe­ro no so­mos hé­roes; rea­li­za­mos mul­ti­tud de ta­reas ad­mi­nis­tra­ti­vas com­ple­jas, que con­tem­plan to­das las vicisitudes de la es­tan­cia en pri­sión de los in­ter­nos des­de su in­gre­so, pe­ro no so­mos ad­mi­nis­tra­ti­vos; ha­ce­mos in­ven­ta­rios de ves­tua­rio, equi­po, uten­si­lio, en­se­res y ar­tícu­los au­to­ri­za­dos a dia­rio y ges­tio­na­mos el pe­cu­lio de los in­ter­nos y los eco­no­ma­tos pe­ni­ten­cia­rios, pe­ro no so­mos con­ta­bles ni em­plea­dos de ban­ca. Cuán­do ter­mi­na nues­tra jor­na­da de tra­ba­jo y si no ha su­ce­di­do na­da que la­men­tar que alar­gue la mis­ma, nos va­mos a ca­sa a des­can­sar, pe­ro so­lo so­mos or­gu­llo­sos fun­cio­na­rios de Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias.

Nues­tro tra­ba­jo es tan im­por­tan­te pa­ra la se­gu­ri­dad co­mo pue­da ser­lo el de las Fuer­zas y Cuer­pos de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do y por eso y al igual que él su­yo, es­tá in­clui­do en los ser­vi­cios pú­bli­cos esen­cia­les pa­ra la co­mu­ni­dad, pe­ro pa­re­ce que na­die lo su­pie­ra y a na­die le in­tere­sa. Gran par­te de la so­cie­dad y mu­chos ciu­da­da­nos, cuan­do en­cie­rran al de­lin­cuen­te, apa­gan su ra­bia y sus te­mo­res, cal­man sus pe­sa­di­llas, sus mie­dos se eva­po­ran, re­cu­pe­ran el so­sie­go y ti­ran la lla­ve, pe­ro los ase­si­nos, los ho­mi­ci­das, los pe­dó­fi­los, los pe­de­ras­tas, los vio­la­do­res, los de­lin­cuen­tes de cue­llo blanco, las ma­fias del cri­men or­ga­ni­za­do, los narcos, los ca­me­llos, los de­lin­cuen­tes con­tra la se­gu­ri­dad vial, los con­de­na­dos por vio­len­cia de gé­ne­ro y los psi­có­pa­tas, si­guen ahí. Nos sen­ti­mos ol­vi­da­dos, aban­do­na­dos y mar­gi­na­dos. Su­fri­mos más de 600 agre­sio­nes fí­si­cas al año, sin con­tar las ver­ba­les, ca­si una me­dia de dos por día y es­ta­mos ex­pues­tos per­ma­nen­te­men­te a su­frir ac­ci­den­tes bio­ló­gi­cos, ya que un al­to por­cen­ta­je de los in­ter­nos pa­de­ce en­fer­me­da­des in­fec­to­con­ta­gio­sas y se da la pa­ra­dó­ji­ca cir­cuns­tan­cia de que ni si­quie­ra se nos re­co­no­ce co­mo agen­tes de la au­to­ri­dad, co­mo si su­ce­de con los sa­ni­ta­rios y do­cen­tes den­tro de la cár­cel, a los cua­les apo­ya­mos y pro­te­ge­mos en su desem­pe­ño.

Du­ran­te los úl­ti­mos diez años he­mos su­fri­do las con­se­cuen­cias de la cri­sis al igual que los de­más ciu­da­da­nos, vien­do nues­tro sa­la­rio re­cor­ta­do pri­me­ro y con­ge­la­do des­pués, con una plan­ti­lla en­ve­je­ci­da, sin re­po­si­ción, con unos me­dios ma­te­ria­les ob­so­le­tos que no se han adap­ta­do a las nue­vas tec­no­lo­gías, tan es así, que úl­ti­ma­men­te bus­ca­mos y re­qui­sa­mos mó­vi­les de sie­te por dos cen­tí­me­tros, y nos de­di­ca­mos a de­tec­tar dro­nes, que pue­den in­tro­du­cir en las cár­ce­les cual­quier ob­je­to prohi­bi­do con gra­ves con­se­cuen­cias.

Si­mul­tá­nea­men­te nos he­mos ido dis­tan­cian­do de nues­tros re­pre­sen­tan­tes sin­di­ca­les, que du­ran­te to­dos es­tos años han apa­re­ci­do más co­mo ges­to­res de ser­vi­cios pa­ra afi­lia­dos que co­mo ver­da­de­ros re­pre­sen­tan­tes de los tra­ba­ja­do­res, des­oyen­do nues­tras que­jas e ig­no­ran­do nues­tro ma­les­tar, y has­ta ha­ce po­co, en­fren­ta­dos en una lu­cha fra­tri­ci­da.

En es­te con­tex­to na­ce ‘Tu aban­dono me pue­de ma­tar’ en Al­hau­rín de la To­rre (Má­la­ga) ha­ce aho­ra dos me­ses, co­mo un mo­vi­mien­to asam­blea­rio asin­di­cal y apo­lí­ti­co pre­sen­te ya en más de 30 pri­sio­nes de to­da Es­pa­ña, com­pues­to por tra­ba­ja­do­res pe­ni­ten­cia­rios que nos sen­ti­mos ol­vi­da­dos y en pe­li­gro. El ob­je­ti­vo, es im­pul­sar un mar­co de en­ten­di­mien­to con la Ad­mi­nis­tra­ción, a tra­vés de ac­cio­nes vo­lun­ta­rias que pre­ten­den ha­cer vi­si­ble a la so­cie­dad nues­tra exis­ten­cia, nues­tro tra­ba­jo y nues­tros pro­ble­mas... Nues­tras de­man­das son jus­tas y no son im­po­si­bles, ya que so­mos un co­lec­ti­vo re­la­ti­va­men­te pe­que­ño den­tro de la AGE. Re­cla­ma­mos lo mis­mo que han ob­te­ni­do nues­tros com­pa­ñe­ros de la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do pa­ra la Se­gu­ri­dad: Po­li­cía Na­cio­nal y Guar­dia Ci­vil, por­que pa­de­ce­mos en­tre otras si­tua­cio­nes, idén­ti­cos agra­vios en ma­te­ria de equi­pa­ra­ción sa­la­rial con otros fun­cio­na­rios de pri­sio­nes que desa­rro­llan el mis­mo tra­ba­jo que no­so­tros. Bá­si­ca­men­te, pe­di­mos jus­ti­cia sa­la­rial y dig­ni­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal.

Por úl­ti­mo, te­ne­mos unas de las le­yes más avan­za­das y ga­ran­tis­tas del mun­do en ma­te­ria de pri­sio­nes y pro­tec­ción de de­re­chos fun­da­men­ta­les y por tan­to, de­be­mos te­ner un cuer­po de fun­cio­na­rios de ins­ti­tu­cio­nes pe­ni­ten­cia­rias mo­derno, tec­ni­fi­ca­do y va­lo­ra­do so­cial­men­te. No po­de­mos ol­vi­dar, que uno de los fac­to­res más re­le­van­tes pa­ra me­dir el gra­do de ci­vi­li­za­ción de un país, es có­mo tra­ta a sus pre­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.