Trump ‘in­fla­ma’ los de­vas­ta­do­res fue­gos que arra­san Ca­li­for­nia

El pre­si­den­te cri­ti­ca la ges­tión de­mó­cra­ta y ame­na­za con cor­tar las ayu­das Al me­nos 11 per­so­nas han muer­to mien­tras las lla­mas si­guen avan­zan­do

El Periódico Extremadura - - SOCIEDAD - IDOYA NOAIN epex­tre­ma­du­ra@el­pe­rio­di­co.com NUE­VA YORK AP / NOAH BER­GER REUTERS / ERIC THAYER

En mo­men­tos de tra­ge­dia y ca­tás­tro­fes Es­ta­dos Uni­dos sue­le re­ci­bir de la pre­si­den­cia mues­tras de so­li­da­ri­dad, pro­me­sas de ayu­da, pa­la­bras de consuelo. No siem­pre pa­sa con Do­nald Trump. Ayer, mien­tras se in­ten­si­fi­ca­ba la lu­cha con­tra tres de­vas­ta­do­res in­cen­dios en Ca­li­for­nia que ya han de­ja­do al me­nos 11 muer­tos y por aho­ra cer­ca de 700 ki­ló­me­tros cua­dra­dos arra­sa­dos, el man­da­ta­rio col­gó des­de Fran­cia un men­sa­je en Twit­ter atri­bu­yen­do la res­pon­sa­bi­li­dad de los fue­gos y de la pér­di­da de vi­das al go­bierno del es­ta­do, que es­tá en ma­nos de­mó­cra­tas y li­de­ra la re­sis­ten­cia le­gis­la­ti­va y en los tri­bu­na­les a po­lí­ti­cas de su Ad­mi­nis­tra­ción. Aun­que el vier­nes Trump apro­bó la de­cla­ra­ción de emer­gen­cia, po­nien­do a dis­po­si­ción de Ca­li­for­nia ayu­da fe­de­ral, en su men­sa­je en la red so­cial ame­na­zó con ce­rrar ese gri­fo.

La in­dig­na­ción con las crí­ti­cas y ame­na­zas se ha de­ja­do sen­tir en las re­des so­cia­les pe­ro so­bre el te­rreno no hay tiem­po de gue­rras po­lí­ti­cas. Hay otras prio­ri­da­des pa­ra los 2.000 bom­be­ros, los 300 agen­tes de fuer­zas del or­den y las au­to­ri­da­des que com­pi­ten por re­par­tir­se los re­cur­sos hu­ma­nos y ma­te­ria­les pa­ra com­ba­tir los fue­gos. El bau­ti­za­do co­mo Camp Fi­re, que arde en el nor­te de Ca­li­for­nia y es ya el in­cen­dio «más des­truc­ti­vo de la his­to­ria mo­der­na del es­ta­do», se­gún ha cons­ta­ta­do el nú­me­ro dos de los bom­be­ros ca­li­for­nia­nos, Scott McLean, es­ta­ba ayer con­tro­la- do so­lo al 20%. De mo­men­to ya ha de­ja­do on­ce muer­tos, aun­que otras 35 per­so­nas se cuen­tan co­mo de­sa­pa­re­ci­das y ha re­du­ci­do a ce­ni­zas prác­ti­ca­men­te to­da la lo­ca­li­dad de Pa­ra­di­se, don­de han ar­di­do en­tre el 80% y el 90% de las es­truc­tu­ras re­si­den­cia­les y co­mer­cia­les, más de 6.700 en to­tal. «La ciu­dad es­tá de­vas­ta­da, to­do es­tá des­trui­do, no que­da mu­cho en pie», re­su­mió McLean.

En el sur, cer­ca de Los Án­ge­les, hay otros dos in­cen­dios que han for­za­do la eva­cua­ción de cer­ca de 250.000 per­so­nas, in­clu­yen­do los acau­da­la­dos y fa­mo­sos re­si­den­tes de Ma­li­bú. El peor es el bau­ti­za­do co­mo Wool­sey Fi­re, un mons­truo to­tal­men­te des­con­tro­la­do al que se atri­bu­yen de mo­men­to dos fa­lle­ci­mien­tos y que avan­za a ve­lo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa. El vier­nes ocu­pa­ba 140 ki­ló­me­tros cua­dra­dos pe­ro ayer por la ma­ña­na ha­bía du­pli­ca­do su ex­ten­sión. En su ca­mino ha­bía sal­ta­do sin pro­ble­mas una au­to­pis­ta de ocho ca­rri­les.

El otro, lla­ma­do Hill Fi­re, es de me­nor en­ver­ga­du­ra, por aho­ra ha afec­ta­do a 24 ki­ló­me­tros cua­dra­dos y es­tá con­tro­la­do al 20%, pe­ro en­tre las zo­nas que ha gol­pea­do es­tá Thousand Oaks, la lo­ca­li­dad que el miér­co­les vi­vió otra tra­ge­dia cuan­do un an­ti­guo mi­li­tar en­tró con una pis­to­la se­mi­au­to­má­ti­ca a un bar y pro­vo­có una ma­tan­za con 12 muer­tos.

Los bom­be­ros ha­blan de las con­di­cio­nes más ex­tre­mas que han vis­to nun­ca, con el fue­go en el sur ali­men­ta­do por los in­fa­mes vien­tos de San­ta Ana, que so­plan se­cos des­de Sie­rra Ne­va­da ha­cia la cos­ta, el ca­lor y las con­di­cio­nes crea­das por años de se­quía. Y mien­tras Trump tra­ta de echar la cul­pa a la «pé­si­ma ges­tión de los bos­ques» las au­to­ri­da­des ca­li­for­nia­nas res­pon­den re­cor­dan­do los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co, un pun­to en el que los cien­tí­fi­cos les dan la ra­zón. «Tienes los vien­tos de San­ta Ana en oto­ño an­tes de que lle­guen las pri­me­ras llu­vias del in­vierno y mu­cha gen­te que siem­pre crea po­ten­cia­les in­cen­dios en­cen­dien­do fue­gos a pro­pó­si­to o por ac­ci­den­te, pe­ro de­trás de to­do es­to hay tem­pe­ra­tu­ras más cá­li­das de lo que ha­brían si­do sin cam­bio cli­má­ti­co», le ha ex­pli­ca­do a The New York Ti­mes Park Wi­lliams, un bio­cli­ma­tó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia. Ca­li­for­nia tie­ne re­gis­tros so­bre in­cen­dios des­de 1932 y de los 10 ma­yo­res des­de en­ton­ces nue­ve se han pro­du­ci­do des­de el 2000, cin­co des­de el 2010 y dos es­te año, en el que ya han ar­di­do más de 5.500 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, ca­si igual que en to­do el 2017, uno de los años de más des­truc­ción. Mien­tras, Trump in­sis­te en po­ner en du­da el cam­bio cli­má­ti­co y sa­có a EEUU del Acuer­do de Pa­rís pa­ra com­ba­tir­lo, ade­más de tum­bar to­das las re­gu­la­cio­nes des­ti­na­das a pro­te­ger el me­dio am­bien­te.

El bom­be­ro José Corona in­ten­ta apa­gar las lla­mas que abra­san una ca­sa en el in­cen­dio de Camp Fi­re, al nor­te de Ca­li­for­nia.

Ga­bi y Jo­nah Frank ca­mi­nan por la au­to­pis­ta de la Cos­ta del Pa­cí­fi­co es­ca­pan­do del in­cen­dio de ‘Wool­sey Fi­re’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.