II Jor­na­das in­ter­na­cio­na­les

El Periódico Extremadura - - CULTURA Y ESPECTÁCULOS - JOSÉ MA­NUEL VILLAFAINA

Carlos Gil, di­rec­tor de la re­vis­ta ARTEZ-BLAI, ha­bló de la te­mi­da pre­ca­ri­za­ción del sec­tor

Es in­ne­ga­ble que en el Fes­ti­val ha ha­bi­do un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo des­de la an­te­rior edi­ción. Las II Jor­na­das ce­le­bra­das es­te año han se­gui­do in­ten­ta­do dar un nue­vo im­pul­so al Fes­ti­val ba­sa­do en re­cu­pe­rar su iden­ti­dad cul­tu­ral de even­to ar­tís­ti­co de pri­me­ra mag­ni­tud -per­di­da en la úl­ti­ma dé­ca­da- y la ver­da­de­ra orien­ta­ción y fun­da­men­tos que va­lo­ren el he­cho tea­tral con­tem­po­rá­neo -a ni­vel re­gio­nal, na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal- en to­da su ex­ten­sión y pro­fun­di­dad.

El Fes­ti­val de es­ta 41 edi­ción ha da­do un vuel­co po­si­ti­vo al que an­te­rior­men­te se ve­nía ce­le­bran­do, cas­ti­ga­do por la cri­sis eco­nó­mi­ca y la de­sidia de al­gu­nos po­lí­ti­cos cul­tu­ra­les, que con al­ti­ba­jos en la or­ga­ni­za­ción ofre­cían una pro­gra­ma­ción so­me­ti­da a cu­brir el ex­pe­dien­te. Esos años, el even­to, bas­tan­te dis­mi­nui­do por los re­cor­tes -co­mo ha­bía co­men­ta­do en sus edi­cio­nes des­de es­te me­dio-, se ha­bía con­ver­ti­do en una sim­ple Mues­tra de Tea­tro. Ob­via­men­te, se ale­jó de sus se­ñas de iden­ti­dad y de su ob­je­ti­vo de cre­cer y de in­no­var, de lo­grar sal­tos cua­li­ta­ti­vos en la se­lec­ción de es­pec­tácu­los com­pro­me­ti­dos con las nue­vas tendencias y me­tas con­cre­tas -en jor­na­das, re­pre­sen­ta­cio­nes y ac­ti­vi­da­des pa­ra­le­las con un al­to ni­vel de cohe­ren­cia­so­bre el pa­pel que jue­gan los fes­ti­va­les tras­cen­den­tes co­mo lu­gar de en­cuen­tro y de diá­lo­go.

Mis crí­ti­cas, con­tra­rias a la Mues­tra, siem­pre ex­pli­ca­ron que el éxi­to de los lla­ma­dos fes­ti­va­les in­ter­na­cio­na­les es­ta­ba en su vo­lun­tad de re­ve­lar de­man­das que no eran aten­di­das en tem­po­ra­das re­gu­la­res. El Fes­ti­val pa­cen­se na­ció con esa vo­lun­tad. Así lo ma­ni­fes­ta­ron sus pri­me­ras jor­na­das de de­ba­te en 1972 (or­ga­ni­za­das en unas com­pro­me­ti­das Se­ma­nas de Tea­tro), tra­tan­do de rom­per la in­co­mu­ni­ca­ción cul­tu­ral a tra­vés del tea­tro in­de­pen­dien­te. Jor­na­das que des­pués fue­ron avan­zan­do en la con­so­li­da­ción de un Fes­ti­val con ca­rác­ter in­ter­na­cio­nal. Y que tu­vo su gran au­ge en 1992 con aquel Pa­tro­na­to Ba­da­joz 2000, crea­do por J. C. Rodríguez Iba­rra, J. Na­ran­jo y G. Mon­te­si­nos, y tam­bién en los me­jo­res tiem­pos -en­tre los años 2000 y 2005- con la po­lí­ti­ca cul­tu­ral del con­se­je­ro Paco Muñoz.

Eugenio Ama­ya

En es­ta edi­ción, si­guien­do las recomendaciones y re­fle­xio­nes de las jor­na­das del pa­sa­do año, ex­pues­tas por los po­nen­tes in­ter­na­cio­na­les y por los crea­do­res que par­ti­ci­pa­ron en los co­lo­quios, su di­rec­tor Eugenio Ama­ya ha ela­bo­ra­do un in­tere­san­te pro­yec­to de ini­cia­ti­vas pa­ra di­na­mi­zar el Fes­ti­val. Pro­yec­to que fue pre­sen­ta­do en las se­sio­nes de las Jor­na­das y apo­ya­do por la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra de la Jun­ta, Mi­rian G. Ca­be­zas (sin en­ten­der muy bien que su rea­li­za­ción con­lle­va au­men­to eco­nó­mi­co).

Las po­nen­cias tra­ta­ron so­bre la im­por­tan­cia de la mo­vi­li­dad in­ter­na­cio­nal a la ho­ra de apro­ve­char fuentes de fi­nan­cia­ción que fa­ci­li­ten me­jo­rar la ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal de ar­tis­tas y ges­to­res de las ar­tes es­cé­ni­cas re­gio­na­les. In­ter­vi­nie­ron ex­per­tos de Es­pa­ña

y Por­tu­gal, in­for­man­do so­bre las ma­ne­ras de ac­ce­der a opor­tu­ni­da­des dis­po­ni­bles a tra­vés de dis­tin­tas con­vo­ca­to­rias in­ter­na­cio­na­les y na­cio­na­les pa­ra desa­rro­llar prác­ti­cas de ex­ce­len­cia.

El por­tu­gués Pe­dro Aze­ve­do de una en­ti­dad cul­tu­ral de la Cá­ma­ra Mu­ni­ci­pal de Lisboa, ofre­ció un in­tere­san­te pro­gra­ma de re­si­den­cias ar­tís­ti­cas que pue­den ser apro­ve­cha­das por los pro­fe­sio­na­les ex­tre­me­ños. El ar­tis­ta y ges­tor ca­ta­lán To­ni Gon­zá­lez pro­pu­so es­ta­ble­cer una me­to­do­lo­gía que sir­va de ho­ja de ru­ta y de­fi­na las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra lle­var a ca­bo los pro­ce­sos a em­pren­der. El pun­to de par­ti­da es la de­fi­ni­ción del pro­yec­to, sus com­po­nen­tes y ob­je­ti­vos, y, a con­ti­nua­ción, desa­rro­llar un re­co­rri­do ba­sa­do en las si­guien­tes pre­gun­tas: ¿Qué so­mos? ¿Qué ha­ce­mos? ¿Por qué lo ha­ce­mos? ¿Có­mo lo ha­ce­mos? ¿Qué ofre­ce­mos? ¿Cuá­les son los re­co­no­ci­mien­tos ob­te­ni­dos a lo lar­go de nues­tra tra­yec­to­ria? Carlos Gil Za­mo­ra, di­rec­tor de la re­vis­ta de tea­tro ARTEZ-BLAI, ha­bló so­bre la te­mi­da pre­ca­ri­za­ción del sec­tor, apun­tan­do que hay que te­ner cui­da­do a la ho­ra de ge­ne­rar fal­sas ex­pec­ta­ti­vas. Sí a la “in­ter­na­cio­na­li­za­ción”, pe­ro no a las fór­mu­las má­gi­cas. De su lar­ga ex­pe­rien­cia vi­si­tan­do Fes­ti­va­les con­tó que hay ca­sos de gi­ras que, in­de­pen­dien­te­men­te de la pla­ni­fi­ca­ción rea­li­za­da, han de­ri­va­do en ex­pe-

rien­cias de pér­di­da de los re­cur­sos eco­nó­mi­cos in­ver­ti­dos. Por lo que es ne­ce­sa­rio de­ter­mi­nar si el es­fuer­zo me­re­ce la pe­na. Hay que ser muy cons­cien­tes de las li­mi­ta­cio­nes pro­pias, en tér­mi­nos ar­tís­ti­cos y de ges­tión. Por úl­ti­mo, To­ni Álvarez, directora del CEMART, en re­pre­sen­ta­ción de la Co­mi­sión de In­ter­na­cio­nal de la Red de Tea­tros pu­so de ma­ni­fies­to los cri­te­rios ar­tís­ti­cos a la ho­ra de se­lec­cio­nar pro­pues­tas de es­pec­tácu­los pa­ra su cir­cu­la­ción por la Red.

Au­sen­cia de com­pa­ñías

La par­te ne­ga­ti­va de las Jor­na­das fue la au­sen­cia de com­pa­ñías y de­más pro­fe­sio­na­les y vo­ca­cio­na­les del sec­tor tea­tral. Al­go que no se en­tien­de bien. Los or­ga­ni­za­do­res ten­drán que exa­mi­nar las cau­sas. Gil Za­mo­ra lo co­men­tó así: “… unos en­cuen­tros de los que son siem­pre ne­ce­sa­rios y que crean frus­tra­ción. Se ex­pli­ca­ron di­ver­sas ex­pe­rien­cias, se cues­tio­na­ron cier­tos dog­mas, se sin­tió la con­fu­sión en cier­tas ins­ti­tu­cio­nes, se cons­ta­tó la des­mem­bra­ción de la pro­fe­sión. No acu­die­ron a des­cu­brir al­gu­na pis­ta so­bre lo po­si­ble y lo im­po­si­ble ca­si na­die”. En­tre al­gu­nos des­ba­ra­jus­tes or­ga­ni­za­ti­vos de tan in­tere­san­tes Jor­na­das, ten­go que de­cir que la ofi­ci­na de co­mu­ni­ca­ción del Tea­tro Ló­pez de Aya­la (Ana Gon­zá­lez) fun­cio­nó muy mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.