Frac­tu­ra en el blo­que in­de­pen­den­tis­ta tras apla­zar­se la in­ves­ti­du­ra

Puig­de­mont se ‘en­ro­ca’ en Bru­se­las y no pien­sa re­nun­ciar

El Periódico Mediterráneo - - Partada - DA­NIEL G. SASTRE / XA­BI BARRENA me­di­te­rra­neo@el­pe­rio­di­co.com BAR­CE­LO­NA

El Rey pi­de a la prin­ce­sa Leo­nor que se guíe por la Cons­ti­tu­ción

El pre­si­den­te del ‘Par­la­ment’ lla­mó cin­co ve­ces al can­di­da­to a Bél­gi­ca pe­ro es­te no le co­gió el te­lé­fono

Por pri­me­ra vez en tiem­pos, ERC ha de­ja­do atrás los atá­vi­cos te­mo­res que le ate­na­zan en su eterno derbi con el es­pa­cio de la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia. Los re­pu­bli­ca­nos se han sa­cu­di­do el mie­do a ser arra­sa­dos por el en­torno me­diá­ti­co y cí­vi­co de los con­ver­gen­tes y se han atre­vi­do a de­cir, su­til­men­te, que el rey va des­nu­do. El pre­si­den­te del Par­la­men­to de Cataluña, el re­pu­bli­cano Ro­ger To­rrent, sus­pen­dió el pleno que de­bía, desafian­do al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC), in­ves­tir a Car­les Puig­de­mont co­mo breve pre­si­dent. El dis­gus­to de los pos­con­ver­gen­tes, de los del PDECat y los de Junts per Ca­ta­lun­ya, fue pal­pa­ble, cuan­do no la in­dig­na­ción. Y pa­ra ri­zar el ri­zo ca­be se­ña­lar que am­plios sec­to­res del pro­pio PDECat no vie­ron con ma­los ojos el quie­bro de To­rrent. El Puig­de­mont con­tra to­dos em­pie­za a co­brar­se fac­tu­ras. Ve­re­mos en los pró­xi­mos días si es un plan­te tem­po­ral.

Pa­ra la fin­ta, To­rrent ha usa­do el vie­jo tru­co del ju­do de em­plear la fuer­za del ad­ver­sa­rio pa­ra de­vol­ver el gol­pe. El lu­nes, Puig­de­mont le man­dó una car­ta en que le re­que­ría que pro­te­gie­se sus «ga­ran­tías» pa­ra op­tar a la in­ves­ti­du­ra. El pre­si­den­te de la Cá­ma­ra, en aras a con­se­guir esas ga­ran­tías, al­go ho­mé­ri­co por cuan­to sig­ni­fi­ca­ría do­tar­le de una in­mu­ni­dad ju­di­cial que no es­tá en la mano de To­rrent, ha apla­za­do el pleno. El dis­cur­so pú­bli­co de los re­pu­bli­ca­nos se ha man­te­ni­do en la ads­crip­ción sin fi­su­ras a Puig­de­mont.

La ma­nio­bra, de la que ni JxCat ni Puig­de­mont ha­bían si­do in­for­ma­dos, ha cau­sa­do un pro­fun­do ma­les­tar en los pos­con­ver­gen­tes. Has­ta el pun­to de que el pro­pio ex­pre­si­den­te ha re­cor­da­do, en un men­sa­je en ví­deo col­ga­do en re­des so­cia­les, que el úni­co as­pi­ran­te a di­ri­gir el Go­vern es él: «No hay nin­gún otro can­di­da­to po­si­ble».

De­ja­ba así cla­ro que no pien- sa echar­se a un la­do. Pe­se a to­do, y aun­que ha afir­ma­do que le ha­bría gus­ta­do di­ri­gir­se a los ca­ta­la­nes «in­ves­ti­do», di­jo que «hay que res­pe­tar» la de­ci­sión del pre­si­den­te del Par­la­ment, y ha lla­ma­do a la uni­dad del in­de­pen­den­tis­mo.

La prin­ci­pal que­ja de ERC es que las hues­tes de Puig­de­mont se han ne­ga­do, has­ta aho­ra, a con­sen­suar có­mo se pa­sa de la in­ves­ti­du­ra del ex­pre­si­den­te a la for­ma­ción de un Go­bierno. No se han pre­vis­to es­ce­na­rios co­mu­nes, por ejem­plo, pa­ra cuan­do lle­gue la sus­pen­sión del TC. Ade­más, hay has­ta otras cua­tro ra­zo­nes. Puig­de­mont no en­tre­gó a los re­pu­bli­ca­nos co­pia al­gu­na de su dis­cur­so. Y eso, a pe­sar de que el vo­to a su can­di­da­tu­ra com­pro­me­tía se­ria­men­te, co­mo avan­za­par­la­men­ta­ria ron los abo­ga­dos, a los dipu­tados con cau­sas abier­tas. ERC tam­bién ig­no­ra­ba si el ex­pre­si­den­te iba a es­tar o no en el pleno.

Los re­pu­bli­ca­nos sa­ben que la in­ves­ti­du­ra de Puig­de­mont se­ría breve co­mo la pri­ma­ve­ra en Bar­ce­lo­na. Du­ra­ría lo que tar­da­ra en lle­gar la sus­pen­sión cau­te­lar del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal que, es­ta vez sí, con he­chos con­su­ma­dos, ac­tua­ría con to­do el ahín­co. Ese breve can­to del cis­ne, sin em­bar­go, aca­rrea­ría se­rias con­se­cuen­cias so­bre los miem­bros de la Me­sa y so­bre To­rrent. Por de pron­to, el TC re­cha­zó las ale­ga­cio­nes de Puig­de­mont pa­ra su in­ves­ti­du­ra y le re­cor­dó que la au­to­no­mía no le po­ne al mar­gen de la ley.

An­te es­te pa­no­ra­ma los de ERC lle­van se­ma­nas tra­tan­do de arran­car de JxCat un buen mo­ti­vo por el que sa­cri­fi­car tan­to a cam­bio. Es lo que lla­man un plan de Go­bierno (ter­ce­ra ra­zón), un lis­ta­do de me­di­das que lle­var a ca­bo. Por­que sin ese plan, la plau­si­ble impu­tación de To­rrent no so­lo se­ría a cam­bio de na­da, sino que se­ría a cie­gas. Por úl­ti­mo, tam­po­co Puig­de­mont pu­so so­bre la me­sa un re­par­to de áreas de Go­vern en­tre am­bas fuer­zas.

/ SUE­NA EL TE­LÉ­FONO Así, en la ma­ña­na del mar­tes To­rrent tra­tó de po­ner­se en con­tac­to con Puig­de­mont. Has­ta cin­co ve­ces. El ex­pre­si­dent no se pu­so al apa­ra­to. Y To­rrent aca­bó por adop­tar un es­ce­na­rio, el de la sus­pen­sión, que en la reunión del lu­nes en­tre JxCat, ERC y CUP, se ha­bía des­car­ta­do, se­gún fuen­tes pos­con­ver­gen­tes, por de­jar la in­ves­ti­du­ra en ma­nos del TC.

Junts per Ca­ta­lun­ya ape­nas ha po­di­do di­si­mu­lar su in­dig­na­ción con ERC a lo lar­go de to­da la jor­na­da. Cons­cien­tes de que Puig­de­mont no iba a cum­plir –al me­nos de mo­men­to- su pro­me­sa elec­to­ral de vol­ver a Cataluña, ha­bían pre­pa­ra­do un re­la­to épi­co, sal­pi­ca­do de bur­las al Go­bierno y las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do.

El pla­to fuer­te de su es­tra­te­gia de cho­que era la se­sión de in­ves­ti­du­ra. Se­gún los pos­con­ver­gen­tes, exis­tía un acuer­do pa­ra nom­brar a Puig­de­mont, aun­que se con­vir­tie­ra en un pre­si­den­te fu­gaz. Es­ta­ban so­bre la me­sa op­cio­nes co­mo la de que un dipu­tado de JxCat le­ye­ra el dis­cur­so que ha­bía pre­pa­ra­do el as­pi­ran­te. Pe­ro To­rrent ha des­trui­do ese re­la­to a las diez de la ma­ña­na.

Fuen­tes de JxCat ase­gu­ran que no co­no­cían los pla­nes del pre­si­den­te del Par­la­ment. «El lu­nes nos acos­ta­mos con un pac­to ce­rra­do con ERC y la CUP. No sa­be­mos qué ha pa­sa­do», de­cían.

La CUP cri­ti­có la sus­pen­sión del pleno, y sus dipu­tados se sen­ta­ron en sus es­ca­ños a la ho­ra in­di­ca­da. Se que­da­ron so­los,

Los dipu­tados de la CUP ocu­pa­ron sus es­ca­ños pe­se a la sus­pen­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.