El blo­queo de Cataluña

El Periódico Mediterráneo - - Opinión -

ERC di­jo bas­ta. Al me­nos, de mo­men­to. Con bue­nas pa­la­bras –«No pro­pon­dré a nin­gún otro can­di­da­to»– que no ocul­tan la car­ga de pro­fun­di­dad, el pre­si­den­te del Par­la­ment, Ro­ger To­rrent, fre­nó ayer la in­ten­ción de Car­les Puig­de­mont y JxCat de con­ver­tir la se­sión de in­ves­ti­du­ra del pri­me­ro en un nue­vo ac­to con­tra­rio al or­de­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal y en un es­car­nio al Es­ta­do. Con el ar­gu­men­to de que de­be «de­fen­der los de­re­chos» de Puig­de­mont pa­ra so­me­ter­se al de­ba­te de in­ves­ti­du­ra «con to­das las ga­ran­tías», To­rrent apla­zó el pleno y frus­tró la in­ten­ción del ex­pre­si­den­te pró­fu­go de la jus­ti­cia de ser in­ves­ti­do a dis­tan­cia, lo que hu­bie­ra aca­rrea­do de in­me­dia­to la sus­pen­sión por par­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) y con to­da se­gu­ri­dad con­se­cuen­cias le­ga­les pa­ra To­rrent y la Me­sa del Par­la­ment. To­rrent anun­ció que los ju­ris­tas del Par­la­ment pre­sen­ta­rán ale­ga­cio­nes an­te la re­so­lu­ción del TC que im­pi­de que Puig­de­mont sea in­ves­ti­do a dis­tan­cia.

Las bue­nas pa­la­bras del dis­cur­so de To­rrent no ocul­tan la quie­bra en el blo­que in­de­pen­den­tis­ta, de con­se­cuen­cias im­pre­de­ci­bles. To­rrent se en­con­tra­ba an­te la te­si­tu­ra de per­mi­tir la in­ves­ti­du­ra de Puig­de­mont sin que es­te hu­bie­se de­ta­lla­do a sus so­cios de ERC ni el plan de go­bier- no, ni su com­po­si­ción, ni si tie­ne la in­ten­ción de re­gre­sar de Bru­se­las, ni el dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra. Se tra­ta­ba, pues, de un sal­to al va­cío con unas con­se­cuen­cias, ade­más, muy gra­ves: la ac­ción de la jus­ti­cia con­tra la Me­sa del Par­la­ment, el nue­vo ce­se de Puig­de­mont y la pro­lon­ga­ción del 155 y, por tan­to, de la in­ter­ven­ción de las ins­ti­tu­cio­nes de Cataluña. To­do ello a ma­yor glo­ria de Puig­de­mont.

To­rrent y ERC su­frie­ron ayer la pre­sión, en las re­des y en la ca­lle, que otras ve­ces (el pa­sa­do 26 de oc­tu­bre, sin ir más le­jos) se desató con­tra otros par­ti­dos o po­lí­ti­cos in­de­pen­den­tis­tas que osa­ron ac­tuar al mar­gen del dis­cur­so do­mi­nan­te. Por­que, al me­nos ayer, To­rrent ac­tuó con res­pon­sa­bi­li­dad al no vol­ver a co­lo­car al Par­la­ment fue­ra del or­den cons­ti­tu­cio­nal y con cohe­ren­cia res­pec­to a lo que ha de­fen­di­do des­de que asu­mió el car­go: que Cataluña ne­ce­si­ta un Go­vern que go­bier­ne des­de el mi­nu­to uno, al­go que Puig­de­mont no pue­de ofre­cer des­de Bru­se­las. Por­que la reali­dad, ne­fas­ta, es que Cataluña si­gue blo­quea­da: sin Go­vern ni pers­pec­ti­va de te­ner­lo.

El pre­si­den­te del Par­la­ment, Ro­ger To­rrent, ac­tuó ayer con res­pon­sa­bi­li­dad y cohe­ren­cia, a cos­ta de que­brar el blo­que in­de­pen­den­tis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.