Ola de in­ver­sio­nes chi­nas en Áfri­ca

El Periódico Mediterráneo - - Opinión -

La en­tra­da ma­si­va de in­ver­sio­nes chi­nas en L

Áfri­ca (52.000 mi­llo­nes de eu­ros en tres años) ha me­re­ci­do el ape­la­ti­vo de un plan Mars­hall pa­ra aquel con­ti­nen­te. Áfri­ca no sa­le de un con­flic­to de­vas­ta­dor co­mo fue la se­gun­da gue­rra mun­dial en Eu­ro­pa, pe­ro la si­tua­ción de la ma­yo­ría de paí­ses afri­ca­nos es de quie­bra, in­clu­so los que dis­po­nen de im­por­tan­tes re­cur­sos na­tu­ra­les. Por ello, la lle­ga­da de in­ver­sio­nes que per­mi­tan desa­rro­llar la in­dus­tria y el co­mer­cio de Áfri­ca de­be ser bien­ve­ni­da. Per­mi­ti­ría sa­car a aquel con­ti­nen­te de su sub­de­sa­rro­llo cró­ni­co. Sin em­bar­go, las cau­te­las son obli­ga­das por­que pe­san de­ma­sia­dos in­te­rro­gan­tes so­bre el ob­je­ti­vo úl­ti­mo de Chi­na y so­bre la ca­pa­ci­dad que va­yan a te­ner los paí­ses re­cep­to­res de las in­ver­sio­nes de de­vol­ver los ge­ne­ro­sos fon­dos fa­ci­li­ta­dos por el gi­gan­te asiá­ti­co.

Chi­na en Áfri­ca no es una no­ve­dad. Ha­ce más de una dé­ca­da ya llo­vie­ron in­ver­sio­nes y pro­yec­tos y mu­chos paí­ses acu­mu­lan des­de en­ton­ces deu­das con el país asiá­ti­co que no pue­den de­vol­ver. Des­de el pun­to de vis­ta de Pe­kín, su plan Mars­hall es un ne­go­cio re­don­do. Áfri­ca es un enor­me mer­ca­do pa­ra los pro­duc­tos chi­nos; le per­mi­te de­mos­trar que es una gran po­ten­cia eco­nó­mi­ca y de rebote, mi­li­tar y geo­po­lí­ti­ca, y pue­de com­prar vo­lun­ta­des po­lí­ti­cas en las ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. En es­tas cir­cuns­tan­cias, más que una ayu­da al de­sa­rro­llo, lo que Chi­na se dis­po­ne a re­pe­tir en Áfri­ca es la ver­sión del si­glo XXI del co­lo­nia­lis­mo que los eu­ro­peos im­plan­ta­ron en el si­glo XIX y con el que ex­po­lia­ron a aquel con­ti­nen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.