La ado­ra­ción eu­ca­rís­ti­ca

El Periódico Mediterráneo - - Opinión - CASIMIRO Ló­pez Llo­ren­te*

ca­ba­mos de co­men­zar un nue­vo cur­so pas­to­ral cen­tra­do en la eu­ca­ris­tía, fuen­te, cen­tro y ci­ma de la vi­da y mi­sión de la Igle­sia, de nues­tras pa­rro­quias y de ca­da cris­tiano. La ce­le­bra­ción del 125 aniver­sa­rio de la sec­ción de la Ado­ra­ción Noc­tur­na Es­pa­ño­la de Ar­ta­na nos ofre­ce la opor­tu­ni­dad y nos pi­de ha­blar de la ado­ra­ción eu­ca­rís­ti­ca.

Des­pués de un tiem­po de ma­len­ten­di­dos, en nues­tra Igle­sia dio­ce­sa­na se va re­cu­pe­ran­do la ado­ra­ción eu­ca­rís­ti­ca per­so­nal y co­mu­ni­ta­ria. Du­ran­te la re­for­ma li­túr­gi­ca, a me­nu­do la mi­sa y la ado­ra­ción eu­ca­rís­ti­ca se vie­ron co­mo opues­tas en­tre sí; se­gún al­gu­nos, el pan eu­ca­rís­ti­co nos lo ha­brían da­do no pa­ra ser con­tem­pla­do, sino pa­ra ser co­mi­do; su re­ser­va en el Sa­gra­rio era só­lo pa­ra ser lle­va­do a los en­fer­mos, no pa­ra ser ado­ra­do. En la ce­le­bra­ción de la eu­ca­ris­tía, el pan y el vino se con­vier­ten por las pa­la­bras de la con­sa­gra­ción en el Cuer­po y la San­gre de Je­sús. Él se nos da en co­mi­da en la co­mu­nión y el se que­da per­ma­nen­te­men­te pre­sen­te en la sagrada for­ma. En la co­mu­nión, Él mis­mo

Ase nos da en co­mi­da pa­ra unir­se a no­so­tros, pa­ra atraer­nos ha­cía sí, pa­ra trans­for­mar­nos en él. Es­te en­cuen­tro nues­tro con el Se­ñor, es­ta unión y uni­fi­ca­ción con Cris­to so­lo pue­de rea­li­zar­se en ado­ra­ción. Re­ci­bir la eu­ca­ris­tía sig­ni­fi­ca ado­rar a aquel a quien re­ci­bi­mos; es de­cir, re­co­no­cer que Dios es nues­tro Se­ñor, que él nos se­ña­la el ca­mino que de­be­mos to­mar, que so­lo vi­vi­mos bien si se­gui­mos el ca­mino in­di­ca­do por él.

Bus­que­mos es­tar con el Se­ñor, pre­sen­te real­men­te en la Eu­ca­ris­tía, en el sa­gra­rio. Per­ma­ne­cien­do an­te él en ado­ra­ción y con­tem­pla­ción, dis­fru­ta­mos de su tra­to per­so­nal, nos de­ja­mos em­pa­par y mo­de­lar por su amor, le abri­mos nues­tro co­ra­zón, le ro­ga­mos por nues­tra Igle­sia, por su unidad, vi­da y mi­sión, por los sa­cer­do­tes y las vo­ca­cio­nes al sa­cer­do­cio, o le pe­di­mos por la paz, la jus­ti­cia y la sal­va­ción del mun­do. H *Obispo de Se­gor­be-Cas­te­llón

Re­ci­bir la eu­ca­ris­tía quiere de­cir re­co­no­cer que so­lo vi­vi­mos bien si se­gui­mos el ca­mino in­di­ca­do por Dios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.