Un nue­vo sa­cer­do­te

El Periódico Mediterráneo - - Opinión - CA­SI­MI­RO Ló­pez Llo­ren­te*

l cur­so re­cién co­men­za­do nos es­tá E re­ga­lan­do con bue­nas no­ti­cias en nues­tra Igle­sia dio­ce­sa­na que son mo­ti­vos pa­ra la ale­gría y la es­pe­ran­za. En­tre otras co­sas ca­be ci­tar la go­zo­sa Jor­na­da de ini­cio del cur­so pas­to­ral, la llu­via de gra­cias a las pa­rro­quias de la Llo­sa y Chil­ches con mo­ti­vo de la vi­si­ta de la Pe­re­gri­na –la Vir­gen de los Des­am­pa­ra­dos-o la aper­tu­ra de una co­mu­ni­dad de las Her­ma­nas de la Sa­gra­da Fa­mi­lia de Na­za­ret en Be­ni­càs­sim, que se de­di­ca­rán a la pas­to­ral fa­mi­liar.

Hoy quie­ro re­sal­tar es­pe­cial­men­te que nues­tro Se­mi­na­rio Dio­ce­sano Ma­ter Dei cuen­ta con seis nue­vos se­mi­na­ris­tas: tres en el Se­mi­na­rio Ma­yor y otros tres en el Se­mi­na­rio Me­nor. Y, co­mo fru­to gra­na­do de nues­tro Se­mi­na­rio, Dios nos ha re­ga­la­do un nue­vo sa­cer­do­te, Ser­vi­lien Nda­gi­ji­ma­na, el pa­sa­do día 6 de oc­tu­bre. To­dos ellos son do­nes de Dios a nues­tra Igle­sia, an­te lo que so­lo ca­be por nues­tra par­te dar gra­cias a Dios y se­guir plan­tan­do y tra­ba­jan­do en es­ta pe­que­ña par­ce­la de la vi­ña del Se­ñor, que es nues­tra Igle­sia dio­ce­sa­na. El au­men­to de las vo­ca­cio­nes al sa­cer­do­cio, su san­ti­fi­ca­ción y ma­du­ra­ción son don de Dios, pe­ro tam­bién res­pon­sa­bi­li­dad nues­tra y fru­to de nues­tro tra­ba­jo.

To­dos los dio­ce­sa­nos de­be­ría­mos sen­tir nues­tros Se­mi­na­rios co­mo al­go muy nues­tro, co­no­cer­los, que­rer­los, acer­car­nos a ellos, y apo­yar­los en to­dos los sen­ti­dos. Ra­ra es la co­mu­ni­dad pa­rro­quial que no pi­de sa­cer­do­tes. Sa­be­mos, no obs­tan­te, que el re­nue­vo se ha­ce ca­da día más di­fí­cil por la es­ca­sez de vo­ca­cio­nes sa­cer­do­ta­les. Es­ta si­tua­ción nos lla­ma a una im­pli­ca­ción ac­ti­va y go­zo­sa de to­dos en la pas­to­ral vo­ca­cio­nal: el Obis­po y los sa­cer­do­tes, en pri­mer lu­gar; pe­ro tam­bién los cris­tia­nos y las fa­mi­lias, los ca­te­quis­tas y los pro­fe­so­res de re­li­gión, las co­mu­ni­da­des pa­rro­quia­les y ecle­sia­les en ge­ne­ral de­be­ría­mos com­pro­me­ter­nos ac­ti­va­men­te con las vo­ca­cio­nes al sa­cer­do­cio or­de­na­do.

*Obis­po de Se­gor­be-Cas­te­llón

El au­men­to de vo­ca­cio­nes al sa­cer­do­cio son don de Dios, pe­ro tam­bién res­pon­sa­bi­li­dad nues­tra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.