AQUÍ VI­VE.

Re­fi­na­da, ex­qui­si­ta y con un es­ti­lo in­cues­tio­na­ble. Así es Han­nah Ce­cil Gur­ney, di­rec­to­ra de la fir­ma de pa­pe­les De Gour­nay, y así es su apar­ta­men­to lon­di­nen­se. Wel­co­me!

ELLE Decoration (Spain) - - Front Page - POR ANA M. JI­MÉ­NEZ. FO­TOS: NA­TA­LIE DINHAM.

Han­nah Ce­cil Gur­ney, de De Gour­nay, re­ci­be a Elle­de­co­ra­tion en su apar­ta­men­to lon­di­nen­se.

Ape­nas ha­cía dos años que su pa­dre, Claud, ha­bía fun­da­do la com­pa­ñía cuan­do Han­nah Ce­cil Gur­ney ya ju­gue­tea­ba en­tre pa­pe­les cen­te­na­rios y an­ti­güe­da­des. De­fi­ni­ti­va­men­te, eso mar­ca, por­que ha desa­rro­lla­do un gus­to por lo be­llo que ha ele­va­do a De Gour­nay a los al­ta­res de la mo­da ( ha co­la­bo­ra­do con Cha­nel y Dior) y a con­tar en­tre sus fans ¡con el mis­mí­si­mo prín­ci­pe de Ga­les! “El ar­te y las pie­zas he­chas a mano son el nue­vo lu­jo”, co­men­ta. Un lu­jo que im­pe­ra en su ca­sa de South Ken­sing­ton, don­de vi­ve des­de ha­ce tres años. ÀQUŽ te enamor— de ella? Su cer­ca­nía con Ken­sing­ton Gar­dens, pa­ra po­der pa­sear a mis pe­rros. Lo me­jor es que, co­mo el con­cep­to de di­se­ño in­te­rior de mi ma­ri­do (Ed­ward Har­den) es una pan­ta­lla gi­gan­te de TV, ¡tu­ve li­ber­tad to­tal en la de­co­ra­ción! Àc—mo es tu es­ti­lo? Creo que las ca­sas de­be­rían re­fle­jar a sus due­ños, con ob­je­tos pro­ce­den­tes de via­jes y re­ga­los de ami­gos. To­dos esos ele­men­tos nos cuen­tan his­to­rias y de­be­rían de es­tar co­lo­ca­dos de una for­ma na­tu­ral. Tam­bién me gus­ta mez­clar. Y an­te to­do, el co­lor (en es­pe­cial, los to­nos bri­llan­tes). ÀY c—mo lo uti­li­zas? Me gus­ta que ca­da ha­bi­ta­ción ten­ga una pa­le­ta di­fe­ren­te, que evo­que di­fe­ren­tes es­ta­dos de áni­mo y te trans­por­te a dis­tin­tos mun­dos. Àlas mez­clas siem­pre son en­ri­que­ce­do­ras? Sí, cuan­do la de­co­ra­ción es muy uni­for­me, te pier­des co­sas. En cam­bio, si com­bi­nas ele­men­tos dis­pa­res, lla­ma tu aten­ción y te fi­jas en más de­ta­lles.

La ma­yo­ría de tus mue­bles son vin­ta­ge. ¿Es­tá prohi­bi­do lo nue­vo? ¡En ab­so­lu­to! Lo que su­ce­de es que uno de mis hob­bies es via­jar con mi pa­dre por los mer­ca­di­llos de an­ti­güe­da­des fran­ce­ses pa­ra encontrar auténticos te­so­ros, y es­to nos pro­por­cio­na un pla­cer que nun­ca nos da­ría com­prar al­go nue­vo. Una de las co­sas que más me gus­ta es res­tau­rar las pie­zas de­te­rio­ra­das con te­las mo­der­nas. ¿Cuál es tu pie­za fa­vo­ri­ta? La có­mo­da de mi cuar­to. La com­pró mi pa­dre en un des­gua­ce cuan­do yo te­nía 13 años y pa­só un ve­rano res­tau­rán­do­la. Me la re­ga­ló cuan­do me ins­ta­lé en es­ta ca­sa. ¡Y no pue­do es­pe­rar a que la he­re­den mis hi­jos! ¿Y tu rin­cón pre­fe­ri­do? Mi dor­mi­to­rio, por el co­lor inusual del pa­pel, que imi­ta la pla­ta en­ve­je­ci­da. Cuan­do ano­che­ce, las pa­re­des pa­re­cen bri­llar y lo con­vier­ten en el lu­gar más aco­ge­dor de la Tie­rra. El al­ma de tu ca­sa es... Mis dos pe­rros. Me en­can­ta que me re­ci­ban sú­per con­ten­tos, tum­bar­me con ellos en el so­fá... Las ca­sas es­tán he­chas pa­ra ser vi­vi­das y es­to es lo que las con­vier­te en un ho­gar. Los pa­pe­les y las te­las son pro­ta­go­nis­tas. ¿Qué va­lor te apor­tan? Pa­ra mí tie­nen un com­po­nen­te sen­ti­men­tal im­por­tan­te, que es vi­tal pa­ra cual­quier in­te­rior, por­que me re­cuer­dan los lo­gros de mi pa­dre. Tam­bién me ins­pi­ran nue­vas ideas. To­dos los que he ele­gi­do son muy co­lo­ri­dos y re­fle­jan mi op­ti­mis­mo ¡y mi inex­pe­rien­cia co­mo in­terio­ris­ta! En la mez­cla “alo­ca­da” de to­nos y mo­ti­vos se no­ta que me gus­ta el caos, aun­que es­pe­ro que mi es­ti­lo evo­lu­cio­ne cuan­do tra­ba­je en mi pró­xi­ma ca­sa. O sea, que no se­rá la de­fi­ni­ti­va... Aca­bo de te­ner un be­bé; así que, no. Ne­ce­si­ta­re­mos pron­to al­gu­na con más dor­mi­to­rios (di­ce en­tre ri­sas). ¿Prue­bas las nue­vas co­lec­cio­nes ‘in si­tu’? Sí, cam­bio los pa­pe­les ca­da seis me­ses más o me­nos y tam­bién va­río la ubi­ca­ción de los mue­bles, pon­go pie­zas de los show­rooms... Así la ca­sa se trans­for­ma en un lu­gar di­ver­ti­do y lleno de ener­gía y sa­tis­fa­go mi pa­sión por el di­se­ño in­te­rior. ¡Nun­ca me abu­rro! Flores, ani­ma­les y plan­tas na­tu­ra­les pue­blan tu apar­ta­men­to. Es evi­den­te tu amor por la na­tu­ra­le­za... Sí, la ado­ro. Mi in­ter­na­do es­ta­ba en el cam­po y, cuan­do era ni­ña, pa­sa­ba los fi­nes de se­ma­na

“El ar­te y las pie­zas he­chas a mano, en las que los ar­tis­tas po­nen to­da su al­ma, son el nue­vo lu­jo”

Un jar­dín in­te­rior. La abun­dan­te luz na­tu­ral ani­mó a Han­nah a re­crear­lo en es­te rin­cón del sa­lón. Es­pe­jo, de De Gour­nay, y sue­lo geo­mé­tri­co de már­mol cus­tom­ma­de. Ho­me­na­je a la mo­da. El pa­pel pin­ta­do del li­ving, el fa­vo­ri­to de Han­nah, es el mo­de­lo Stlau­rent, y es­tá ins­pi­ra­do en uno que tu­vo Yves Saint Laurent en su apar­ta­men­to de Pa­rís. Cuad­ro, de la ga­le­ría Broad­bent; si­llas vin­ta­ge; th­row ama­ri­llo, de Co­log­ne & Cot­ton; juego de ca­fé, de De Gour­nay, y por­ta­ve­las azul, de For­na­set­ti. En el pa­si­llo, con­so­la y baúl an­ti­guos, y lám­pa­ras ro­jas, de Co­llier Webb. Me­sa tra­di­cio­nal. Man­tel y can­de­la­bros an­ti­guos, y va­ji­lla, de De Gour­nay.

en la ca­sa de mi abue­la, en Kent. Cre­cí ro­dea­da de ove­jas, pe­rros, ga­lli­nas... y me en­can­ta mon­tar a ca­ba­llo. Me en­se­ñó ella cuan­do te­nía tres años y aho­ra yo es­toy in­ten­tan­do que apren­da mi ma­ri­do. ¿Cam­po o ciu­dad? ¡Los dos! Pa­ra tra­ba­jar, es muy es­ti­mu­lan­te es­tar en la ciu­dad. Además, mis ami­gos es­tán aquí y me en­can­ta sa­lir a ce­nar y to­mar un buen vino. Sin em­bar­go, al ca­bo del tiem­po sien­to claus­tro­fo­bia y ne­ce­si­to pa­sear por el cam­po con mis pe­rros. Por eso, aho­ra Ed­ward y yo vi­vi­mos en­tre Lon­dres y su ca­sa cen­te­na­ria de Ga­les. Des­pués de via­jar tan­to en tu día a día, ¿có­mo te sien­tes cuan­do lle­gas a ca­sa? Cuan­do es­toy fue­ra, la echo de me­nos. Y cuan­do pa­so de­ma­sia­do tiem­po en ella, año­ro via­jar. Su­pon­go que es se­ñal de que ten­go una ca­sa ma­ra­vi­llo­sa y un trabajo pre­cio­so, ¡que me per­mi­te des­cu­brir lu­ga­res in­creí­bles! Cuan­do vuel­vo, mi ma­ri­do siem­pre va a re­co­ger­me al ae­ro­puer­to con los pe­rros y me emo­cio­na mu­chí­si­mo vol­ver a ver­los. Al fin y al ca­bo, mi ca­sa • es­tá don­de es­tán mi ma­ri­do, mi hi­jo y mis pe­rros...

Pa­sa­je a la In­dia, con el pa­pel pa­no­rá­mi­co que re­co­rre el pa­si­llo, mo­de­lo Early­view­sof In­dia, de De Gour­nay. Bu­ta­ca an­ti­gua, de Bir­git Is­rael, y es­pe­jo, de Jamb Lon­don. Han­nah, ves­ti­da de Mary Ka­tran­tzou, sobre una ca­ma LUISXVI ta­lla­da a mano. De fon­do, p

Dor­mir en la na­tu­ra­le­za... ¡O ca­si! Pa­pel pin­ta­do, mod. Tem­ple New­sam Green, y es­pe­jo chino Chip­pen­da­le, am­bos de De Gour­nay; lám­pa­ra, de Por­ta Ro­ma­na; ro­pa de ca­ma, de Fer­moie, y en la có­mo­da, man­za­na do­ra­da, de Nicky Has­lam. Pa­sean­do a Pe­pi­to Gri­llo. As

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.