CHIC MAI­SON.

Un apar­ta­men­to en el co­ra­zón de Lyon re­ple­to de di­se­ño, luz y un in­con­fun­di­ble charm fran­cés.

ELLE Decoration (Spain) - - Contents - FO­TOS: FELIX FO­REST. TEX­TO: TES­SA PEARSON/ MÍRIAM NÚÑEZ DEL BOS­QUE.

Oh­là­là! Se­duc­to­ra, fas­ci­nan­te y lle­na de luz, co­mo una da­ma fran­ce­sa con rou­ge en los la­bios que cau­ti­va, con su be­lle­za na­tu­ral y su desen­vuel­ta pre­sen­cia, mien­tras se to­ma un ca­féau­lait y -si­guien­do con el tó­pi­co- un crois­sant de man­te­qui­lla, sin de­jar de su­je­tar su ci­ga­rro de Yves Saint Lau­rent ( por su­pues­to). Así es es­te re­fi­na­do apar­ta­men­to de Lyon, una mez­cla ex­per­ta de di­se­ño con­tem­po­rá­neo, pie­zas icó­ni­cas, an­ti­güe­da­des y te­so­ros ebrios de charm fran­cés, un lu­gar con ese cu­rio­so “je­ne­sais­quois” que te ha­ce re­cor­dar la ma­gia de Mid­nigh­tin­pa­ris o Amé­lie, sien­do el re­sul­ta­do el mis­mo: un man­so an­he­lo de po­der via­jar al país que tu­vo en sus ca­fés a Vic­tor Hu­go, Er­nest He­ming­way o Ju­lio Cortázar. Quien se pasea por los sue­los de ma­de­ra vintage es Truf­fe, un Jack Rus­sel que, si bien no mi­de más de 60 cm, es el señor in­dis­cu­ti­ble de es­te apar­ta­men­to de mi­tad del si­glo XIX. Se cons­tru­yó en su día en Ai­nay, un an­ti­guo ve­cin­da­rio -hoy lleno de tien­das de de­co­ra­ción y res­tu­ran­tes de mo­da- que so­lía al­ber­gar a fa­mi­lias aco­mo­da­das que ha­bían he­cho su for­tu­na en el co­mer­cio de se­da. Y si al­guien se pre­gun­ta có­mo un pe­rro pue­de ser due­ño de al­go así, os di­ré que, en reali­dad, no vi­ve so­lo, la bue­na com­pa­ñía de la que ha­blo es la ar­tís­ti­ca pa­re­ja fran­ce­sa Pie­rre Em­ma­nuel Mar­tin y Stéphane Ga­ro­tin, el dúo de­trás de Mai­son Hand, su tien­da de di­se­ño que aú­na

una cui­da­da se­lec­ción de mue­bles, textiles y ac­ce­so­rios de al­re­de­dor del mun­do. “Es nues­tra in­ter­pre­ta­ción de lo que es­tá ahí fue­ra, en el mun­do del di­se­ño”, di­ce Pie­rre, “es un es­ti­lo de vi­da y no una co­lec­ción de nom­bres fa­mo­sos”. Qui­sie­ron crear al­go muy fres­co y lu­mi­no­so, so­se­ga­do y pla­cen­te­ro, que fun­cio­na­ra co­mo mu­ro pa­ra, así, de­jar fue­ra to­dos los asun­tos de la vi­da co­ti­dia­na. “Es un ter­cer pi­so y la ma­yo­ría de las ven­ta­nas dan al sur, así que apro­ve­cha­mos to­da la luz na­tu­ral po­si­ble”, cuen­ta Stéphane. La pre­di­lec­ción de la pa­re­ja por la ele­gan­cia de lí­neas y ma­te­ria­les no sus­ti­tu­yó su de­seo pa­ra­le­lo de te­ner un lu­gar don­de fue­ra fá­cil vi­vir. “Te­ne­mos có­mo­dos so­fás, un mon­tón de co­ji­nes y al­fom­bras. Es un es­pa­cio muy re­la­ja­do”, con­ti­núan di­cien­do. El dúo es fiel a la mez­cla, ca­da pieza de sus in­can­sa­bles via­jes se com­bi­na con ma­te­ria­les na­tu­ra­les, co­mo el már­mol o la ma­de­ra; su co­ci­na y ba­ño de Bof­fi de lí­neas puras con­vi­ve con an­ti­güe­da­des y ele­men­tos clá­si­cos que sua­vi­zan el in­te­rior y lo co­nec­tan con la his­to­ria. El lu­gar pre­sen­ta un to­que re­fi­na­do, gra­cias a pie­zas co­mo el es­pe­jo Ad­netby­gu­bi, el re­tra­to de An­toi­ne Sch­neck, de la ga­le­ría Bert­het Ait­toua­res, o las es­cul­tu­ras, de At­mosp­hè­re d’ai­lleurs, y un es­ti­lo clásico muy fran­cés, el cual ca­li­fi­ca­ba Ca­ro­li­ne Bin­gley en Or­gu­lloy­pre­jui­cio co­mo “po­co pa­trió­ti­co” pues ha si­do siem­pre un es­ti­lo en­vi­dia­do con el que hoy, Pie­rre y Stéphane, se sien­ten co­mo en ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.