EL OTRO GIA­CO­MET­TI NO TE PIER­DAS A...

ELLE Decoration (Spain) - - Elle Deco Arty - POR JESÚS CANO.

La ins­pi­ra­ción exis­te, pe­ro tie­ne que en­con­trar­te tra­ba­jan­do”, con­fe­sa­ba Pa­blo Pi­cas­so. In­ten­to con­vo­car a las mu­sas, in­clu­so por what­sapp, y na­da. Pá­gi­na en blan­co… Re­leo un mensaje de re­dac­ción sobre el en­car­go de es­ta co­lum­na: “¿qué te pa­re­ce ha­blar de consolas y apa­ra­do­res? Qui­zás ha­ya ar­tis­tas que los in­ter­vie­nen y le bus­ca­mos esa ca­ra arty al con­te­ne­dor puro y du­ro. Why­not?”. No le veo fu­tu­ro… Si­go en blan­co.

¿Qué ha­ría Pi­cas­so en es­tos ca­sos? ¿Pa­ra­da mar­cial an­te el óleo ar­ma­do con pin­ce­les y pa­le­ta? ¿Se en­cen­de­ría un “pi­ti”? De to­das for­mas, yo no fu­mo. Si­go con Pa­blo… En su mu­seo de París, es­tos días se pue­de re­des­cu­brir al maes­tro a tra­vés de la pri­me­ra de sus es­po­sas, Ol­ga, la ru­sa. Al prin­ci­pio, él la re­tra­ta gran­dio­sa con man­ti­lla o con de­li­ca­de­za abra­zan­do a su hi­jo y do­ce años –y una aman­te– des­pués, co­mo un mons­truo de bo­ca vo­raz. Fue su épo­ca más pro­duc­ti­va. La ex­po­si­ción es mag­ní­fi­ca.

El Mu­seo Pi­cas­so se rei­nau­gu­ró ha­ce dos años des­pués de cinco ce­rra­do por obras. El Hô­tel Sa­lé –su se­de– lu­ce su me­jor ca­ra. Y so­lo se gas­ta­ron 56 mi­llo­nes –33 más de lo pre­vis­to–. En mi úl­ti­ma visita al mu­seo del ma­la­gue­ño uni­ver­sal, me enamo­ré de Gia­co­met­ti. No me re­fie­ro a Al­ber­to, al que to­do el mun­do co­no­ce, sino a su her­mano pe­que­ño, Die­go. En el an­ti­guo pa­la­cio del si­glo XVII se ex­hi­ben 50 pie­zas de mo­bi­lia­rio crea­das por Die­go Gia­co­met­ti pa­ra la inau­gu­ra­ción del cen­tro en 1985. In­clu­ye di­fe­ren­tes mo­de­los de lám­pa­ras, ban­cos, si­llas y me­sas –por no de­cir, consolas– de bron­ce. ¡Eu­re­ka! ¡Ten­go mis consolas! En ellas, y en las otras pie­zas, en­con­tra­mos la sim­ple­za de lí­neas del mo­bi­lia­rio grie­go que so­lo es que­bra­da por tu­li­pa­nes y ho­jas o pe­que­ños ani­ma­les des­can­san­do sobre esas fic­ti­cias ra­mas me­tá­li­cas. Die­go Gia­co­met­ti nun­ca se con­si­de­ró ar­tis­ta pe­ro sus pie­zas ba­ten

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.