El di­se­ña­dor ita­liano Mat­teo Ci­bic, nues­tro Premio EDIDA Young Ta­lent 2017, nos se­du­ce on­ce again.

Bra­vis­si­mo! Con ca­ris­ma y en­can­to, es­te ita­liano, ga­na­dor del Premio Edida Young Ta­lent 2017, de­rro­cha crea­ti­vi­dad con unas pie­zas de di­se­ño que co­que­tean con el ar­te y la ar­te­sa­nía, y se nos que­dan en la re­ti­na pa­ra siem­pre.

ELLE Decoration (Spain) - - Elle Decoration - POR ANA RO­DRÍ­GUEZ FRÍAS. RE­TRA­TO: DAVIDE GALLIZIO.

Di­ná­mi­co, his­trió­ni­co, to­do un to­rren­te de ener­gía con­ta­gio­sa, Mat­teo re­ci­bió su Premio Edida a Young Ta­lent, otor­ga­do por las 25 edi­cio­nes de Elle­de­co­ra­tion du­ran­te la Milan De­sign Week, la misma se­ma­na en que lan­za­ba allí, me­dia do­ce­na de so­fis­ti­ca­dos pro­yec­tos, en­tre co­lec­cio­nes de mo­bi­lia­rio e ins­ta­la­cio­nes. Con 33 años man­tie­ne un apa­sio­na­do trián­gu­lo amo­ro­so con el di­se­ño y el ar­te y lle­va la crea­ti­vi­dad en el ADN. Su ta­len­to y ávi­da cu­rio­si­dad cua­jan en di­se­ños que han des­lum­bra­do a fir­mas co­mo Scar­let Splen­do­ur, la edi­to­ra in­dia de mue­bles de lu­jo; TIM, el gi­gan­te ita­liano de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, Bo­not­to, Ca­lli­ga­ris, Bo­sa, Pao­la C… Uno de sus úl­ti­mas ac­tos de rebeldía fue con­tro­lar su hi­per­ac­ti­vi­dad, crean­do cada día del año 2016 un ja­rrón de ce­rá­mi­ca di­fe­ren­te, pe­ro con una “na­riz”, cu­ya ima­gen col­gó re­li­gio­sa­men­te a las 12:00 h en su Ins­ta­gram y en su web­si­te en una ci­ta dia­ria que ter­mi­nó el 31 de di­ciem­bre. La co­lec­ción “Va­so­na­so” se ex­hi­bió en Mi­lán du­ran­te la De­sign Week. ¿Por qué ha­cer una pie­za ce­rá­mi­ca cada día? Soy bas­tan­te hi­per­ac­ti­vo y siem­pre he ad­mi­ra­do a las per­so­nas que se pa­san dé­ca­das ha­cien­do solo una co­sa. Los an­ti­guos pin­to­res de bo­de­go­nes es­ta­ban to­da la vi­da pin­tan­do ce­rá­mi­cas. Pa­ra en­ten­der esa ob­se­sión, co­men­cé el pro­yec­to “Va­so­na­so”. In­ves­ti­gan­do pa­ra és­te des­cu­brí que las va­si­jas de ce­rá­mi­ca es la úni­ca ti­po­lo­gía que pue­des en­con­trar en cual­quier mu­seo del mun­do desde las épo­cas y cul­tu­ras más an­ti­guas has­ta hoy. ¿Qué apren­dis­te de tu tío, el crea­dor Al­do Ci­bic? A con­fiar en lo que ha­go y la im­por­tan­cia de la em­pa­tía cuan­do di­se­ñas con otras per­so­nas. Y a ser hu­mil­de fren­te al ar­te­sano, que es el ver­da­de­ro maestro de nues­tro tra­ba­jo.

“Re­ci­bir un Edida me im­pul­sa a con­fiar en lo que ha­go, en lo que me gus­ta, a pen­sar en gran­de sin res­tric­cio­nes, a ir más allá al crear...”

Cuan­do ni­ño fuis­te mo­na­gui­llo y que­rías lle­gar a ser Pa­pa, pe­ro des­pués cam­bias­te de opinión. Y tam­bién que­ría ser co­mo Mi­chael Jordan. Desde ni­ño he te­ni­do am­bi­cio­nes, ja­ja­ja. A los 15 pa­sé mis pri­me­ras va­ca­cio­nes en Mi­lán con mi tío Al­do. Nun­ca en­ten­dí lo que ha­cía, pe­ro me en­can­ta­ba es­tar con él. Veía que en su ofi­ci­na gen­te de to­do el mun­do di­se­ña­ba día y no­che, y en la puer­ta con­ti­gua ha­bía una agen­cia de mo­de­los por la que pa­sa­ban las mu­je­res más her­mo­sas. Cada no­che, mi tío me lle­va­ba en su Ves­pa a even­tos y lan­za­mien­tos de ar­te y di­se­ño con ri­ca co­mi­da gra­tis. Ja­ja­ja. ¿Qué ob­je­tos te han cam­bia­do la vi­da? El smartp­ho­ne, el por­tá­til y los tre­nes de al­ta ve­lo­ci­dad, que me per­mi­ten tra­ba­jar en cual­quier lu­gar. Ad­mi­ro a Leo­nar­do da Vin­ci y a los maes­tros de su épo­ca que fue­ron tan pro­duc­ti­vos y re­vo­lu­cio­na­rios sin te­ner nin­gu­na de es­tas he­rra­mien­tas. Ten­ta­cio­nes que no pue­des re­sis­tir...

pro­ble­ma.• Ja­món de Par­ma, ti­ra­mi­sú y... re­sol­ver un

“Soy afor­tu­na­do al per­te­ne­cer al 0,00001% de la po­bla­ción que no vi­ve en gue­rra y tie­ne agua po­ta­ble; por te­ner sa­lud, un hi­jo pre­cio­so y una fan­tás­ti­ca es­po­sa, y ha­cer un tra­ba­jo que amo 24/7 en un país so­lea­do con una co­mi­da ideal”

Pro­lí­fi­co e ima­gi­na­ti­vo, Mat­teo Ci­bic na­ció en Par­ma, cur­só es­tu­dios se­cun­da­rios en un li­ceo ar­tís­ti­co en Ve­ne­cia, se gra­duó en di­se­ño de pro­duc­to en el Po­li­téc­ni­co de Mi­lán y es­tu­vo una tem­po­ra­da en Fa­bri­ca, el cen­tro de in­ves­ti­ga­ción de Be­net­ton. En 2006 creó su es­tu­dio crea­ti­vo con se­des en Mi­lán y en Vi­cen­za, lu­ga­res en los que vi­ve y tra­ba­ja.

Pu­ra ma­ra­vi­lla. A la iz­da., una me­ce­do­ra que pa­re­ce sa­li­da de un cuen­to: Na­noo­koft­he North, nue­va pie­za de la co­lec­ción, Va­ni­lla­noir; es de la fir­ma. in­dia Scar­let Splen­do­ur, al igual que el ar­ma­rio Lo­tus San­ctum, de de la co­lec­ción Man­da­la. ¡ Una pre­cio­si­dad!

Cria­tu­ras fan­tás­ti­cas, en por­ce­la­na blan­ca pa­ra el show­room milanés de la fir­ma Do­do. A la dcha. lám­pa­ra Lu­ce­na­ga, pa­ra Scar­let Splen­do­ur.

“Va­so­na­so”, 366 ja­rro­nes con “na­riz”, uno por cada día de 2016, pro­yec­to ar­tís­ti­co que se ex­hi­bió en Mi­lán, co­pro­du­ci­do por 5VIE y co­mi­sa­ria­do por Fe­de­ri­ca Sa­la. Aba­jo, lu­jo con un gui­ño de hu­mor, en el ar­ma­rio Mon­sieur­ver­doux, de Scar­let Splen­do­ur.

Es­cul­tu­ra- ins­ta­la­ción The­fle­xi­ble­li­ving, de 10x8x4 m, ins­pi­ra­da en el icó­ni­co náu­ti­co de Tim­ber­land, en la Piaz­za XXV Apri­le du­ran­te la De­sign Week. A la dcha., re­fi­na­da al­fom­bra Twist, en la­na, se­da y pie­zas de la­tón, pa­ra Mo­ret.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.