PA­TIOS

ELLE Decoration (Spain) - - Elle Deco Upgrade - POR ANA DO­MÍN­GUEZ- SIE­MENS.

Aque no sa­ben lo que es un “hor­tus con­clu­sus”? Pues sen­ci­lla­men­te, es la for­ma en la­tín de re­fe­rir­se a un huer­to ce­rra­do, un jar­dín cer­ca­do que es, en po­cas pa­la­bras, el an­ces­tro de nues­tra idea de pa­tio. Es un “hor­tus con­clu­sus” el lu­gar en don­de se re­pre­sen­ta­ba en el si­glo XV la Anun­cia­ción de la Vir­gen pe­ro, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ha si­do ins­pi­ra­ción tam­bién pa­ra mu­chas pro­pues­tas con­tem­po­rá­neas en el mun­do de la ar­qui­tec­tu­ra, que si no tie­nen que ver con la vir­gi­ni­dad, sí con el re­co­gi­mien­to. Por ejem­plo, re­cuer­do el pa­be­llón de ve­rano que hi­zo ha­ce unos años Pe­ter Zumt­hor en la Ser­pen­ti­ne Ga­llery de Lon­dres, con la co­la­bo­ra­ción ex­qui­si­ta del maestro jar­di­ne­ro Piet Ou­dolf. Un es­pa­cio di­se­ña­do pa­ra la con­tem­pla­ción y re­fle­xión, don­de uno se iba aden­tran­do ha­cia el pa­tio cen­tral ale­ján­do­se del rui­do y el mo­vi­mien­to ex­terno has­ta lle­gar a un es­pa­cio de to­tal in­ti­mi­dad. Allí sen­ta­da re­cor­dé el poe­ma de Bor­ges so­bre el pa­tio: “…Con la tar­de se can­sa­ron los dos o tres co­lo­res del pa­tio”. Así de can­sa­dos es­tán los co­lo­res de los pa­tios de Ri­car­do Bo­fill en su edi­fi­cio de Cal­pe (Alicante), la “Mu­ra­lla Ro­ja”, que cons­tru­yó en 1973 co­mo un la­be­rin­to de pa­tios in­ter­co­nec­ta­dos y te­ñi­dos de una mi­ría­da de ro­sas de to­das las to­na­li­da­des. Es­to es lo que lo ha­ce hoy un des­tino fa­vo­ri­to de los pe­re­gri­nos del “sel­fie”, que ma­tan por su “li­kes” en Ins­ta­gram por­que, si aca­so no se ha­bían en­te­ra­do, el ro­sa es muy ten­den­cia.

Tam­bién son una serie de pa­tios in­ter­co­nec­ta­dos las vi­vien­das so­cia­les que di­se­ñó el Prits­ker ca­li­for­niano, Thom May­ne, en Ca­ra­ban­chel. El edi­fi­cio es­tá plan­tea­do co­mo un pue­blo, al­re­de­dor de un gran pa­tio cen­tral que, se­gún con­ta­ba él mien­tras pa­sea­ba por la obra, lo ima­gi­na­ba cuan­do ya es­tu­vie­ra re­cu­bier­to de ve­ge­ta­ción, co­mo un cen­tro de in­ter­cam­bio, don­de los ve­ci­nos pu­die­ran re­unir­se y re­la­cio­nar­se. En el fon­do, el ar­qui­tec­to veía el pa­tio del mis­mo mo­do que lo vio ya Ma­ría Zambrano años an­tes: co­mo un lu­gar me­dia­dor en­tre el es­pa­cio ili­mi­ta­do y el es­pa­cio aco­ta­do, el cen­tro de la ca­sa don­de con­vi­ven sus ha­bi­tan­tes con sus hués­pe­des, una es­pe­cie de “ágo­ra” do­més­ti­ca. El pa­tio es una ti­po­lo­gía va­ria­da y uni­ver­sal, pe­ro el pa­tio his­pano, de­cía Zambrano, “es sím­bo­lo y re­cuer­do de ese tro­ci­to de pa­raí­so irre­nun­cia­ble que se­gún padres de la Igle­sia co­mo San Agustín, que­da in­tac­to en el al­ma.”

Un pue­blo, es­ta vez real, es Cao Cang Di, el si­tio a las afue­ras de Beijing don­de Ai Wei­wei tie­ne su cuar­tel ge­ne­ral. Allí el ar­tis­ta ha cons­trui­do to­do un barrio de la­dri­llo rojo y otro de la­dri­llo gris, ma­te­ria­les lo­ca­les ba­ra­tos y dis­po­ni­bles pa­ra to­do el mun­do. Pa­sear por allí es una es­pe­cie de ru­ta de des­cu­bri­mien­to, las es­tre­chas ca­lle­jue­las desem­bo­can en di­ver­si­dad de pa­tios que nos sor­pren­den por lo ines­pe­ra­do con acu­sa­dos jue­gos de lu­ces y som­bras. En el fon­do, el di­se­ño de Ai Wei­wei re­cuer­da el de los an­ti­guos y la­be­rín­ti­cos “hu­tongs” del cen­tro de Beijing, con cons­truc­cio­nes de mu­ros cie­gos tras los que na­die di­ría que en­cie­rran asom­bro­sos y be­llos pa­tios in­te­rio­res. Ayer mu­rió el es­cul­tor Xavier Cor­be­ró, de su obra lo que más im­pre­sio­na es esa ca­sa in­só­li­ta cons­trui­da en eta­pas di­ver­sas, su­mán­do­le ar­que­rías co­mo claus­tros que se mul­ti­pli­can pa­ra crear es­pa­cios en los que co­mo él de­cía “lo real­men­te im­por­tan­te es el es­pa­cio men­tal no el es­pa­cio real”. Pe­ro tam­bién al­ber­ga un ex­tra­or­di­na­rio pa­tio cir­cu­lar con va­rias ven­ta­nas oc­to­go­na­les que a él le in­tere­sa­ba en es­pe­cial por­que for­man un caleidoscopio con magníficos efec­tos de luz. Es una alu­ci­nan­te ca­sa-pa­tio, aun­que no ten­ga na­da que ver con las que hi­zo Mies van der Rohe con sus alum­nos de la Bauhaus bus­can­do so­lu­cio­nes eco­nó­mi­cas pa­ra vi­vien­das con fi­nes so­cia­les.

La Mu­ra­lla Ro­ja Ima­gen de los pa­tios in­ter­co­nec­ta­dos del edi­fi­cio cons­trui­do por Ri­car­do Bo­fill en la ur­ba­ni­za­ción La Man­za­ne­ra. (Cal­pe, Alicante).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.