D-ECO SIS­TE­MA

El sin­gu­lar apar­ta­men­to lon­di­nen­se de los di­se­ña­do­res Ni­pa Doshi y Jo­nat­han Levien es un fiel re­fle­jo de su es­ti­lo y el es­pa­cio per­fec­to pa­ra al­ber­gar sus pie­zas más co­no­ci­das. Co­mein!

ELLE Decoration (Spain) - - Elledecor Aquí Vive - TEX­TO: MAR SAN­TA­MA­RÍA. FO­TOS: FI­LIP­PO BAMBERGHI.

Orien­te se en­cuen­tra con oc­ci­den­te, más con­cre­ta­men­te In­dia con Es­co­cia. Y el re­sul­ta­do de es­te cru­ce de cul­tu­ras tan atre­vi­do es una de las pa­re­jas más ta­len­to­sas y crea­ti­vas de los úl­ti­mos años: Doshi&levien. Han di­se­ña­do pie­zas pa­ra frmas tan pres­ti­gio­sas co­mo Moroso, Kva­drat, Cap­pe­lli­ni... y en sus tra­ba­jos com­bi­nan la sen­si­bi­li­dad de los ma­kers con un pro­fun­do co­no­ci­mien­to de los ma­te­ria­les. Ni­pa y Jo­nat­han nos re­ci­ben en su apar­ta­men­to, ubi­ca­do en uno de los edif­cios más em­ble­má­ti­cos de Londres. ¿Qué os enamo­ró de es­ta ca­sa? Los pi­sos del Bar­bi­can (un edi­fi­cio di­se­ña­do por Cham­ber­lin, Po­well & Bon) pa­re­cen igua­les des­de fue­ra con sus ca­rac­te­rís­ti­cos bal­co­nes y puer­tas co­rre­de­ras, des­de el sue­lo has­ta el te­cho, pe­ro en reali­dad los apar­ta­men­tos es­tán to­dos co­nec­ta­dos crean­do asom­bro­sos es­pa­cios in­te­rio­res y con for­mas muy di­fe­ren­tes. El nues­tro es un dú­plex, dos pi­sos uni­dos por una es­ca­le­ra de ma­de­ra y tie­ne gran­des ha­bi­ta­cio­nes que van de un ex­tre­mo del edif­cio a otro. La ma­te­ria­li­dad y los de­ta­lles es­tán re­suel­tos de un mo­do muy be­llo. ¿Por qué Cen­tral Lon­don y es­te edif­cio? No­so­tros vi­vía­mos en un al­ma­cén con co­rrien­tes

de ai­re jus­to al la­do del mer­ca­di­llo Spi­tal­fields, ad­ya­cen­te a la City. Cuan­do fue el mo­men­to de mu­dar­se, bus­cá­ba­mos al­go si­mi­lar en Cen­tral Lon­don, pe­ro to­dos los es­pa­cios de al­ma­cén au­tén­ti­cos ha­bían si­do re­con­ver­ti­dos, así que cam­bia­mos nues­tro en­fo­que. Ade­más, nues­tro hi­jo Rahul es­ta­ba a pun­to de na­cer y eso aca­ba­ba con nues­tra vi­da bohe­mia, en un es­pa­cio con por­to­nes de car­ga con­ti­nua­men­te abier­tos. El Bar­bi­can era in­tere­san­te por­que es­tá to­do cons­trui­do por en­ci­ma del ni­vel de la ca­lle ¡e in­clu­ye jar­di­nes y un la­go! Los ar­qui­tec­tos, ins­pi­ra­dos en Le Cor­bu­sier, so­lían mol­dear ce­men­to, lo que pue­de ser con­si­de­ra­do bru­ta­lis­ta, pe­ro en reali­dad hay un ma­ra­vi­llo­so sen­ti­do de co­mu­ni­dad y a me­nu­do se ha­ce re­fe­ren­cia al Bar­bi­can co­mo un oa­sis en el co­ra­zón de Londres. ¿La re­mo­de­las­teis? No ne­ce­si­ta­mos reha­cer el in­te­rior por­que to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas ori­gi­na­les es­ta­ban muy bien plan­tea­das. Pa­re­ce una ca­sa muy vi­vi­da, no só­lo una ca­sa de­co­ra­da. ¿Có­mo con­se­guís ese efec­to? Uti­li­za­mos la bu­ta­ca Ca­po pa­ra leer a Rahul, quien se sien­ta en el bra­zo de la bu­ta­ca (al­go que nun­ca con­si­de­ra­mos cuan­do la di­se­ña­mos). La day­bed­char­poy

“He­mos acu­mu­la­do nues­tros mue­bles y ob­je­tos du­ran­te tiem­po y ca­da pie­za ha si­do va­lo­ra­da y se ha ga­na­do su lu­gar en la ca­sa”

es una pie­za pa­ra sen­tar­se con las pier­nas cru­za­das y ver pe­lis. Nos sen­ta­mos mu­chas ve­ces en la al­fom­bra a to­car música ( yo to­co los tam­bo­res in­dios ta­bla y Ni­pa can­ta clá­si­cos in­dios). Hay una com­bi­na­ción de pro­to­ti­pos y co­sas que en­con­tra­mos en el mer­ca­do de Spi­tal­fields. He­mos acu­mu­la­do to­dos nues­tros mue­bles y ob­je­tos du­ran­te un pe­rio­do de tiem­po y así ca­da pie­za ha si­do va­lo­ra­da y se ha ga­na­do su lu­gar en la ca­sa. ¿Có­mo os po­néis de acuer­do pa­ra de­co­rar? Te­ne­mos una dis­cu­sión con­ti­nua so­bre qué se que­da y qué se va. To­do en nues­tra ca­sa tie­ne que so­me­ter­se a es­ta es­pe­cie de jui­cio en el que yo ha­bi­tual­men­te es­toy a fa­vor de te­ner me­nos co­sas, y Ni­pa, sin em­bar­go, to­do lo con­tra­rio. ¿Vues­tra ca­sa re­fe­ja vues­tro es­ti­lo al di­se­ñar? Nues­tro tra­ba­jo tie­ne que ver so­bre to­do con la plu­ra­li­dad, con jun­tar in­fluen­cias en con­tras­te, y nues­tra ca­sa lo re­fe­ja a la per­fec­ción. ¿Cuál es el sig­nif­ca­do del lu­jo pa­ra vo­so­tros? Lu­jo es te­ner al­go fa­bri­ca­do pa­ra ti.

“Nues­tro tra­ba­jo tie­ne que ver con la plu­ra­li­dad, con jun­tar in­fluen­cias en con­tras­te y nues­tra ca­sa lo re­fle­ja”

El ge­nio y la obra. Jun­to a la zo­na de tra­ba­jo, Ni­pa Doshi po­sa sen­ta­da en la bu­ta­ca Pa­per Pla­nes, que di­se­ña­ron pa­ra Moroso, y Jo­nat­han Levien se apo­ya en la bu­ta­ca Uchi­wa, ta­pi­za­da en ro­sa, una crea­ción editada por Hay.

Reunión crea­ti­va. Va­rios di­se­ños de Doshi&levien: day­bed­char­poy, pa­ra Moroso; bu­ta­ca y ban­que­ta Ca­po, en tono mos­ta­za, pa­ra Cap­pe­lli­ni; so­fá Chan­di­garh, pa­ra Moroso, y al­fom­bra Ra­ba­ri, pa­ra Na­ni Mar­qui­na. En el me­dio, la si­lla Rat­tan­buc­ket, de Fran­co Al­bi­ni.

Pu­ro ar­te. En la pa­red, poster Chand+dl, ins­pi­ra­do en la crea­ción Ice­moon, de Doshi Levien pa­ra Haa­gen Dazs, y se­llo am­plia­do y en­mar­ca­do por Ni­pa con un re­tra­to del ci­neas­ta Sat­ya­jit Ray. Em­ble­má­ti­co. Ex­te­rior del com­ple­jo Bar­bi­can.

Aten­ta mi­ra­da. La lám­pa­ra con for­ma de ojo de neón ver­de es una re­li­quia de los es­ca­pa­ra­tes de Well­co­me Trust, que aho­ra “vi­gi­la” la me­sa de tra­ba­jo de Doshi&levien.

Work in pro­gress. En la pa­red, ma­que­ta de la si­lla Im­pos­si­ble­wood, de Doshi&levien pa­ra Moroso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.