UN TE­SO­RO ES­CON­DI­DO

Cuan­do ar­qui­tec­tu­ra, ar­te y na­tu­ra­le­za coin­ci­den, la pro­pues­ta sue­le ser irre­sis­ti­ble. Es­ta tri­ple con­cu­rren­cia la en­con­tra­mos en la ca­sa- mu­seo Di­drich­sen, si­tua­da al bor­de del mar en la is­la fin­lan­de­sa de Kuu­si­saa­ri. ¡Una jo­ya!

ELLE Decoration (Spain) - - Elledecomaker - POR BEA­TRIZ FABIÁN. FO­TOS: PA­BLO SA­RA­BIA.

Sur­car la su­perf­cie es­pe­ja­da del mar Bál­ti­co des­de la pla­za del mer­ca­do de Hel­sin­ki, pa­ra arri­bar a un em­bar­ca­de­ro so­li­ta­rio en me­dio de una na­tu­ra­le­za se­mi­sal­va­je y un si­len­cio so­lo roto por el can­to de las aves, es un lu­jo. Si el des­tino es el Di­drich­sen Art Museum pa­ra pa­sar una jor­na­da que aú­ne na­tu­ra­le­za, ar­te y ar­qui­tec­tu­ra, has da­do en la dia­na de la fe­li­ci­dad. Es­ta­mos fren­te a la que fue ca­sa de Ma­rie-loui­se y Gun­nar Di­drich­sen, aman­tes del ar­te que con­vir­tie­ron su pa­sión en una más que in­tere­san­te co­lec­ción de ar­te fnés del si­glo XX, con nombres co­mo Edel­felt, Ca­wén, Sch­jerf­beck, Sä­res­tö­nie­mi, Lin­no­vaa­ra, Hil­tu­nen y Pu­lli­nen, a la que se su­man nombres más co­no­ci­dos del ar­te mo­derno in­ter­na­cio­nal co­mo Pi­cas­so, Mi­ró, Lé­ger, Moo­re, Gia­co­met­ti y Arp. A sus na­da des­de­ña­bles fon­dos de unas mil obras de ar­te, en­tre pin­tu­ra y es­cul­tu­ra, se su­man pie­zas asiá­ti­cas y pre­co­lom­bi­nas, en­tre las que des­ta­ca la más an­ti­gua, una va­si­ja de Per­sia de ha­ce 6.000 años. To­das es­tas jo­yas las ate­so­ran las dos si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes, con Jenny Di­drich­sen co­mo re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, que ex­pli­ca la for­ma en que su abue­lo lo­gró crear es­te lu­gar tan atrac­ti­vo y ca­si des­co­no­ci­do.

Y, co­men­ta: “Él que­ría que un ar­qui­tec­to tan des­ta­ca­do co­mo Al­var Aal­to cons­tru­ye­ra su vi­vien­da en la en­ton­ces des­ha­bi­ta­da is­la de Kuu­si­saa­ri, en torno a fi­na­les de los 50, pe­ro co­mo no pro­yec­ta­ba ca­sas par­ti­cu­la­res, les re­co­men­dó a Vil­jo Re­vell, uno de sus alum­nos aven­ta­ja­dos y re­pre­sen­tan­te de la es­cue­la fun­cio­na­lis­ta, fa­mo­so por edi­fi­cios co­mo Lat­si­pa­lat­si (Pa­la­cio de Cris­tal) y el Ho­tel Pa­la­ce, en Hel­sin­ki, o el ayun­ta­mien­to de To­ron­to”. Pre­ci­sa­men­te és­te es el es­ti­lo de la ca­sa-mu­seo que con­si­guió Gun­nar, si­guien­do las má­xi­mas de Vi­tri­vio: uti­li­dad, be­lle­za y fir­me­za. Las tres se dan ci­ta en los in­te­rio­res de Di­drich­sen “que se con­ser­van tal co­mo cuan­do se mu­da­ron mis abue­los en 1958. Lo cu­rio­so es que en­ton­ces el edi­fi­cio se con­si­de­ró muy mo­derno y hoy lo si­gue sien­do”, di­ce Jenny. Se man­tu­vo vein­tio­cho años co­mo ca­sa-mu­seo –en 2015 cum­plió 50–, y hoy si­gue sien­do in­tere­san­te la vi­si­ta: por su ar­qui­tec­tu­ra, en un lu­gar tan es­pe­cial; por su co­lec­ción de ar­te, no en vano cuen­ta con el ma­yor nú­me­ro de es­cul­tu­ras de Henry Moo­re en Europa –sal­vo Reino Uni­do–; y por las tres ex­po­si­cio­nes anua­les que or­ga­ni­za, el bro­che de oro a es­te des­tino tan re­co­men­da­ble al nor­te del mar Bál­ti­co.

La pie­za Is­land, de Ee­ro Hii­ro­nen, en­mar­ca al fon­do la pie­za es­tre­lla de to­das las de Henry Moo­re, Fi­gu­ra­re­cli­na­dae­nun­pe­des­tal, y po­ne de re­lie­ve la pis­ci­na, con­ce­bi­da co­mo otra obra de ar­te en sí mis­ma. En la fa­cha­da que da al mar se apre­cia el es­ti­lo fun­cio­na­lis­ta, pe­cu­liar en su día, y brilla Ri­sing, una crea­ción de Ee­ro Hii­ro­nen. Mu­seo al ai­re li­bre. A la iz­quier­da, ca­be­za del ar­tis­ta sud­afri­cano Lio­nel Smit, una de las úl­ti­mas in­cor­po­ra­cio­nes del mu­seo.

El idí­li­co em­bar­ca­de­ro. Apún­ta­te a la ex­cur­sión que par­te to­dos los sá­ba­dos des­de Kaup­pa­to­ri, la pla­za del mer­ca­do vie­jo de Hel­sin­ki. El plan per­fec­to es dis­fru­tar del pa­seo en bar­co, del mu­seo con sus in­tere­san­tes co­lec­cio­nes, su ar­qui­tec­tu­ra e in­terio­ris­mo in­tac­tos y aca­bar to­man­do un ca­fé en una te­rra­za ba­jo los pi­nos.

De­ta­lles bes­po­ke. El ar­qui­tec­to di­se­ñó ca­da de­ta­lle a me­di­da, co­mo la li­bre­ría con el to­ca­dis­cos y la radio ca­mu­fla­dos. Una de las sa­las del mu­seo, am­plia­do tam­bién por Re­vell e inau­gu­ra­do en 1965 por el le­gen­da­rio pre­si­den­te de Fin­lan­dia, Ur­ho Kek­ko­nen. ? Por qué Henry Moo­re? Vil­jo Re­vell era ami­go del bri­tá­ni­co y se lo pre­sen­tó a los Di­drich­sen que ad­qui­rie­ron has­ta vein­ti­cin­co obras su­yas, en­tre es­cul­tu­ra y obra grá­fi­ca. Aquí po­sa jun­to a una de ellas, Jenny Di­drich­sen.

La mues­tra so­bre Juk­ka Rin­ta­la, des­ta­ca­do di­se­ña­dor de mo­da fin­lan­dés, for­ma par­te de las ce­le­bra­cio­nes de los 100 años de la in­de­pen­den­cia de Fin­lan­dia. Has­ta el 27 de agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.