EL AR­TE DEL EN­GA­ÑO

ELLE Decoration (Spain) - - Elle Decoarty - POR JE­SÚS CANO.

Oto­do por el mar­ke­ting. O un po­co de am­bas co­sas. Em­pe­za­mos por los mu­seos. Es­ta­mos en Ro­ma. In­vierno de 2009. En el Pa­laz­zo Ci­po­lla se pre­sen­ta Da Rem­brand­ta­ver­meer. Una de­li­ca­da ex­po­si­ción con un Rem­brandt en la en­tra­da y un Ver­meer en la sa­li­da. En me­dio, 53 obras de ape­lli­dos im­pro­nun­cia­bles. El tí­tu­lo, bien ele­gi­do, fue el res­pon­sa­ble de las con­ti­nuas co­las en la via del Cor­so. Más re­cien­te­men­te y más cer­ca, un cen­tro ma­dri­le­ño pro­gra­ma­ba a un maes­tro im­pre­sio­nis­ta. Ven­di­da co­mo an­to­ló­gi­ca era, se­gún al­gún crí­ti­co, “una mues­tra de des­car­tes”. Ni ras­tro de obras maes­tras y la ma­yo­ría de las pin­tu­ras es­ta­ban fe­cha­das cuan­do el ar­tis­ta su­fría una ar­tri­tis reuma­toi­de que le im­pe­día pin­tar óleos con la des­tre­za de an­tes. Al­gu­nos ape­lli­dos, pues­tos en gran­de, ven­den por sí so­los. El mar­ke­ting, el mis­mo que ven­de le­chu­gas o re­fres­cos, ha en­tra­do en los mu­seos. ¿El ob­je­ti­vo? Que pa­se­mos por ta­qui­lla. Si­ga­mos con los ar­tis­tas...

Un buen ne­go­cio es el me­jor ar­te”, sen­ten­ció Andy War­hol. Una pro­vo­ca­ción del ar­tis­ta que ne­ce­si­ta­ba las por­ta­das de los pe­rió­di­cos tan­to co­mo sus do­sis de al­cohol y dro­gas dia­rias. So­lo Sal­va­dor Da­lí ha­bía te­ni­do tan­ta adic­ción. Pe­ro es des­de la dé­ca­da de los ochen­ta cuan­do los ar­tis­tas se con­vier­ten en pro­duc­tos. Unas marcas que son cons­trui­das a ba­se de gla­mour, me­dios de co­mu­ni­ca­ción y es­tra­te­gia de mer­ca­do. En los es­tan­tes, en el pa­si­llo cen­tral, en­con­tra­mos a Keith Ha­ring, Mar­tin Kip­pen­ber­ger, Ta­kas­hi Mu­ra­ka­mi, Tra­cey Emin, Ri­chard Prin­ce, Da­mien Hirst o Jeff Koons. To­dos ellos ‘marcas pre­mium’ en el mer­ca­do del ar­te. Pe­ro nos que­da­mos con los dos úl­ti­mos que han he­cho de sí mis­mos su me­jor obra. Una ha­bi­li­dad que tal vez es­con­da su ta­len­to.

Jeff Koons (York, Pen­sil­va­nia, 1955) po­see el ho­nor ser el ar­tis­ta vi­vo con la obra más ca­ra. Ba­lloon­dog(oran­ge) se ad­ju­di­có en Ch­ris­tie’s por más de 58 mi­llo­nes de dó­la­res en no­viem­bre de 2013. Ima­gi­nen un globo de fe­ria con for­ma de pe­rro gi­gan­te y lo tie­nen. Eso sí, en ace­ro y bien pu­li­di­to. El nor­te­ame­ri­cano ha si­do no­ti­cia por una bai­la­ri­na de ca­si ca­tor­ce me­tros co­lo­ca­da en el pa­tio del Roc­ke­fe­ller Cen­ter, que al­gu­nos en­cuen­tran –más que pa­re­ci­da– a una fi­gu­ri­ta de ce­rá­mi­ca de los años 30 de Oka­sa­na Jni­kroup ( goo­gléen­lo, y de­ci­dan). Koons tam­bién ha aca­pa­ra­do por­ta­das por el di­se­ño de unos bol­sos pa­ra Louis Vuit­ton. Aun­que él, a sim­ple vis­ta, hi­zo po­co. Quie­nes tra­ba­ja­ron fue­ron Ti­ziano, Ru­bens, Fra­go­nard, Van Gogh y has­ta el mis­mo da Vin­ci. La co­lec­ción de Koons pa­ra la mí­ti­ca ca­sa pa­ri­si­na re­pli­ca cin­co cua­dros fa­mo­sos, in­clu­yen­do la Mona Lisa. Él sim­ple­men­te los eli­gió y pu­so sus ini­cia­les.

¿Co­pia o ins­pi­ra­ción? “To­dos es­tos ar­tis­tas han he­cho eso, Ru­bens es Ru­bens por­que ad­mi­ra­ba a Leo­nar­do da Vin­ci y Ti­ziano. Y Monet, ad­mi­ra­ba a Go­ya, y a Ra­fael…” Y él ad­mi­ra a to­dos ellos y pa­re­ce que in­ten­sa­men­te. Pa­so la pá­gi­na sin men­cio­nar a Cic­cio­li­na -sí, la es­tre­lla porno- con la que es­tu­vo ca­sa­do y con quien se in­mor­ta­li­zó en una se­rie más allá del ero­tis­mo.

Via­ja­mos a Ve­ne­cia pa­ra en­con­trar­nos con el otro maes­tro del des­ca­ro. Cin­co mil me­tros cua­dra­dos de es­pa­cio de ex­po­si­ción; 189 obras de ar­te, in­clu­yen­do más de 100 es­cul­tu­ras ( una de ellas de ca­si die­ci­ocho me­tros de al­to); dos mu­seos, Pa­laz­zo Gras­si y Pun­ta de la Do­ga­na; más de 50 mi­llo­nes de in­ver­sión… son las ci­fras de la úl­ti­ma ocurrencia de Da­mien Hirst ( Bris­tol, 1965), el chi­co de las ma­ri­po­sas y las va­cas en for­mol. Y to­do em­pie­za con un nau­fra­gio. Cif Amo­tan II, un es­cla­vo que se con­vir­tió en mul­ti­mi­llo­na­rio en el si­glo II, pier­de to­da su co­lec­ción de ar­te cuan­do el bar­co que la tras­la­da se hun­de. ¿ Ex­ce­so de equi­pa­je? Hirst y su equi­po lo des­cu­bren 2000 años más tar­de en al­gún lu­gar de la cos­ta de Áfri­ca orien­tal. Y aho­ra ese te­so­ro se ex­po­ne. So­lo que aque­lla es­fin­ge tie­ne un cier­to pa­re­ci­do a Ka­te Moss y aquel bus­to a Pha­rrell Wi­lliams. Em­pie­za el jue­go. Hirst y Koons aman lo kitsch, se apro­pian del tra­ba­jo de otros con pre­me­di­ta­ción y ale­vo­sía, ¿ son unos ge­nios? Sí, sin du­da, pe­ro ade­más hay que ad­mi­rar­los por su ca­ra du­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.