UN ES­TA­DO DE ANI­MO

EL AM­PUR­DÁN VIS­TO POR PAS­CUA OR­TE­GA Es­ta­mos de en­ho­ra­bue­na; el más ex­qui­si­to de los in­terio­ris­tas nos des­ve­la en pri­va­do su pai­sa­je fa­vo­ri­to. Es el Am­pur­dán, un lu­gar úni­co y re­fi­na­do, con su cul­tu­ra an­ces­tral y su pla­cen­te­ro mo­do de vi­da me­di­te­rrá­neo.

ELLE Decoration (Spain) - - Elledecotravel - FO­TOS: CE­SAR NU­ÑEZ. TEX­TO: MAR­TA RIO­PÉ­REZ.

Siem­pre que re­gre­so, se me “en­ca­ja” el al­ma”, di­ce Pas­cua Or­te­ga, el gran interiorista es­pa­ñol y maes­tro de de­ce­nas de pro­fe­sio­na­les. Au­tor de be­llas ca­sas, sen­si­ble y ener­gé­ti­co, siem­pre jo­ven, ha­bla apa­sio­na­do -co­mo ca­da vez que le en­tu­sias­ma al­go- de es­te lu­gar del mun­do que él ama tan­to. A Pas­cua le he vis­to vi­brar mu­chas ve­ces, sé co­mo po­ne el al­ma en im­pul­sar to­do lo que juz­ga va­lio­so, con ge­ne­ro­si­dad y un cri­te­rio in­dis­cu­ti­ble. Tie­ne un ojo ex­tra­or­di­na­rio pa­ra des­cu­brir el te­so­ro. De ahí, mi ale­gría cuan­do ac­ce­de a des­ve­lar­nos las di­rec­cio­nes más au­tén­ti­cas del Am­pur­dán, co­mar­ca his­tó­ri­ca de Ca­ta­lu­ña, don­de lo­ca­li­zar los pla­ce­res que ofre­ce es­ta tie­rra me­di­te­rrá­nea. An­te un mag­ní­fi­co atar­de­cer di­vi­sa­do des­de la po­si­ción de la ca­sa gran­de que ha he­re­da­do y es­tá re­for­man­do con pa­sión, con una vis­ta do­mi­nan­te de 180 º , que abar­ca de los Pi­ri­neos has­ta el mar y la vis­ta per­di­da ha­cia pi­na­res y cam­pos de cul­ti­vos, se re­la­ja y nos cuen­ta: “Aquí res­pi­ro más pro­fun­da­men­te, no se tra­ta de una cues­tión fí­si­ca, es que el áni­mo cam­bia al lle­gar.

Me asal­ta una mez­cla de sen­sa­cio­nes y de re­en­cuen­tros fa­mi­lia­res, son gra­tas im­pre­sio­nes pro­pias que su­ce­den en ple­na esen­cia de la cul­tu­ra me­di­te­rrá­nea. Cuan­do se ha­ce re­fe­ren­cia a un pai­sa­je re­fi­na­do en Europa, lo más co­mún es ci­tar la Tos­ca­na o la Pro­ven­za, pe­ro es que el Am­pur­dán no se co­no­ce y lle­ga in­clu­so a su­pe­rar­las, al me­nos res­pec­to a sus va­lo­res his­tó­ri­cos ¡fue la puer­ta de las ci­vi­li­za­cio­nes grie­ga y ro­ma­na en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca! Las rui­nas de Am­pu­rias, cu­yo ori­gen da nom­bre a la co­mar­ca, ofre­cen un tes­ti­mo­nio fiel de su im­por­tan­cia. Tam­bién los res­tos amu­ra­lla­dos de la ciu­dad íbe­ra de Ullas­tret, fun­da­da en el si­glo VI a. C. son un te­so­ro de ar­queo­lo­gía, yo me de­ten­go lar­go tiem­po an­te el sor­pren­den­te di­se­ño de unas crá­te­ras de ha­ce mi­les de años. Y qué de­cir de la eclo­sión que tu­vo aquí el ro­má­ni­co...”.

MA­NI­FES­TA­CIO­NES CUL­TU­RA­LES Me di­vier­te que cuan­do Pas­cua Or­te­ga ha­bla de las de­li­cias cu­li­na­rias de es­ta zo­na, no uti­li­za los hoy tan ma­ni­dos y de­va­lua­dos tér­mi­nos de “gastronomía” o “food”, él se re­fie­re a los “co­mes­ti­bles”, tal cual: “Es que la tra­di­ción es ri­quí­si­ma, des­de el re­cuit ar­te­sano o la co­ci­na ca­so­la­na he­cha con pro­duc­tos au­tóc­to­nos.

-¡Y qué cul­ti­vos tan be­llos con los fru­ta­les en es­pal­de­ra!-, que se en­cuen­tran a la al­tu­ra de los mu­chos res­tau­ran­tes lau­rea­dos con es­tre­llas que aquí con­ver­gen. Es­tá tam­bién la de­li­cia de sa­lir en bar­ca pa­ra to­mar el ape­ri­ti­vo en una de las cien dis­tin­tas pla­yas o ca­las es­con­di­das, en­tre las que re­co­men­da­ría aque­llas que ro­dean las Is­las Me­das. Aquí se ha­ce mu­cha vi­da en las ca­sas y la mía es­tá siem­pre lle­na, en oca­sio­nes en­car­go una me­mo­ra­ble oca amb naps en una ma­sía cer­ca­na.”

PLA­NES CON MU­CHO EN­CAN­TO ¿Mu­cha vi­da en ca­sas?, cu­rio­seo. “Hay ma­sías fan­tás­ti­cas, al­gu­na per­te­ne­ce a la mis­ma fa­mi­lia des­de ha­ce 500 años, es la al­ta bur­gue­sía ca­ta­la­na con una enor­me tra­di­ción ru­ral y muy fuer­tes in­quie­tu­des in­te­lec­tua­les. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes mu­si­ca­les se su­ce­den, a mí me en­can­ta acu­dir a los con­cier­tos que se ce­le­bran en las igle­sias en To­rroe­lla de Mont­grí, de un ni­vel al­tí­si­mo. O per­der la ma­ña­na en una fe­ria lo­cal de an­ti­cua­rios y bro­can­tes, no hay se­ma­na que no se ce­le­bre una. O vi­si­tar los ta­lle­res de ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos, de los que hay una fér­til co­lo­nia, quie­nes van to­man­do el tes­ti­go y con­vi­ven con los ar­te­sa­nos de siem­pre de­di­ca­dos a la cestería o a la ce­rá­mi­ca”. Y con­clu­ye: “Sí, de­fi­ni­ti­va­men­te es un si­tio má­gi­co en el mun­do, don­de se da cul­to a la cul­tu­ra y, lo más im­por­tan­te, don­de im­pe­ra la li­ber­tad. La li­ber­tad de al­ma”. To­ma­mos nota.

Pa­ra noc­tur­nos. Arri­ba, Mas So­rrer. “Evo­ca a la Ibi­za pri­mi­ge­nia con copas, ho­gue­ras, música en vi­vo y ce­na fru­gal. Muy agra­da­ble y di­ver­ti­do”, se­ña­la. Ma­sía con sor­pre­sa. Aba­jo, To­rre Gui­nar­da. “Es­ta ma­sía es co­no­ci­da por su to­rre que guar­da una fan­tás­ti

Vis­tas ex­tra­or­di­na­rias. El Fa­ro es un de­lei­te pa­ra to­dos los sen­ti­dos. “Si­tio mí­ti­co de la cos­ta con in­su­pe­ra­bles pa­no­rá­mi­cas muy ca­rac­te­rís­ti­cas por el co­lor del mar, las ro­cas ro­jas y los pi­nos. Ade­más, hay un es­tu­pen­do res­tau­ran­te”, cuen­ta Pas­cua.

Con tra­di­ción. Re­cuits Fonte­ta rea­li­za de­li­cias am­pur­da­ne­sas. “Es­tán es­pe­cia­li­za­dos en re­que­so­nes tra­ba­ja­dos en tra­pos de ga­sa”.

El en­can­to de lo an­ti­guo. Aba­jo, una mues­tra de lo que ofre­ce De­rri­bos Vargas. “Se pue­den en­con­trar ma­ra­vi­llas de las an­ti­guas ca­sas de pie­dra. Tre­men­da­men­te su­ge­ren­te”, di­ce.

Rui­nas con mu­cha his­to­ria. Des­ta­ca el interiorista que el Am­pur­dán fue la puer­ta de las ci­vi­li­za­cio­nes grie­ga y ro­ma­na a la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. Prue­ba de la ri­que­za his­tó­ri­ca de es­ta co­mar­ca ca­ta­la­na son los res­tos amu­ra­lla­dos de la ciu­dad íbe­ra de Ullas­tret. “Fun­da­da en el s. VI a. C., son un te­so­ro de la ar­queo­lo­gía”, ex­pli­ca Pas­cua con en­tu­sias­mo.

Maes­tros del mim­bre. Las ces­te­rías de la co­mar­ca re­co­gen el buen ha­cer de los ar­te­sa­nos de es­ta co­mar­ca ca­ta­la­na.

A pie de pla­ya. Arri­ba, Toc al Mar, si­tua­do en una de las ca­las más bo­ni­tas de Gi­ro­na, cu­ya es­pe­cia­li­dad son los pes­ca­dos a las bra­sas de en­ci­na. Muy dul­ce. A la dcha.., mues­tra de las múl­ti­ples mer­me­la­das que pue­des com­prar en la tien­da del Mu­seu de la C

Paz y ar­mo­nía. Les Ha­ma­ques, un pe­que­ño ho­tel de cam­po en Vi­la­da­mat, Gi­ro­na, na­ció de un pa­jar en rui­nas, re­con­ver­ti­do, pri­me­ro, en ca­sa de cam­po y, des­pués, en un alo­ja­mien­to ru­ral.

“Cu­na de ar­tis­tas des­de siem­pre, hoy atrae a una co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal exquisita, que se sor­pren­de an­te es­te par­ti­cu­lar mo­do de vi­vir en la cul­tu­ra”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.