SA­LU­DO AL SOL

El buen kar­ma y la cal­ma son bien­ve­ni­dos en es­te loft en Amberes de la yo­gui El­sie Matt­hijs­sens, un es­pa­cio se­re­ní­si­mo y ref­na­do, don­de el uso del blan­co y la ma­de­ra crean un en­vol­ven­te efec­to ni­do. ¡Na­mas­té!

ELLE Decoration (Spain) - - Elledecosiguesuestilo - REA­LI­ZA­CIÓN: MARC HELDENS. FO­TOS: VER­NE PHOTOGRAPHY TEX­TO: MARC HELDENS/ANA RO­DRÍ­GUEZ.

El es­trés o la an­sie­dad no es­tán in­vi­ta­dos a es­ta ca­sa. Aquí rei­nan el si­len­cio, el equi­li­brio y la ar­mo­nía, con­vo­ca­dos por una mu­jer que sa­be có­mo con­se­guir un es­ta­do de paz in­te­rior. Ex­per­ta en aquie­tar la men­te, su pro­pie­ta­ria, la yo­gui El­sie Matt­hijs­sens, fun­dó ha­ce años su es­tu­dio “Ant­werp Yo­ga” en la plan­ta ba­ja del mis­mo edi­fi­cio de fi­na­les del s. XIX, en el que, tiem­po des­pués, de­ci­di­ría mon­tar es­ta ca­sa, ocu­pan­do el pi­so su­pe­rior. Des­ha­bi­ta­do mu­cho tiem­po, és­te ha- bía si­do an­ti­gua­men­te la co­che­ra del in­mue­ble, si­tua­do en Fran­krij­klei, una de las prin­ci­pa­les ave­ni­das de Amberes. El he­cho de que el es­pa­cio ca­re­cie­ra de co­ci­na, ba­ños y dor­mi­to­rios no fue obs­tácu­lo pa­ra que El­sie op­ta­ra por con­ver­tir­lo en su re­fu­gio y en el de Nel­son, su fiel gran da­nés. Y pa­ra ello aco­me­tió una re­for­ma, cu­yo re­sul­ta­do es un se­reno loft que re­fle­ja su es­ti­lo de vi­da y en el que el si­len­cio so­lo es in­te­rrum­pi­do por sua­ves me­lo­días y so­ni­dos orien­ta­les, un plá­ci­do ru­mor de fon­do que pro­vie­ne de las prác­ti­cas de yo­ga en la plan­ta in­fe­rior.

Es­te loft no ad­mi­te ele­men­tos es­tri­den­tes ni su­per­fluos. Na­da so­bra ni na­da des­en­to­na. Al en­trar en él, nos en­vuel­ve un ai­re cá­li­do e ín­ti­mo, re­sul­ta­do de un match & mix que El­sie ha or­ques­ta­do, ca­si por azar, y só­lo guia­da por su ins­tin­to, con­tras­tan­do ma­te­ria­les y tex­tu­ras na­tu­ra­les, co­mo ma­de­ra y fi­bra, y tam­bién aca­ba­dos y te­ji­dos en va­rias to­na­li­da­des de blan­co. En el loft, los es­pa­cios se dis­tri­bu­yen si­guien­do una for­ma cua­dra­da y ro­dean­do un pa­tio in­te­rior. És­te es la fuen­te de luz na­tu­ral y, se­gún El­sie, “apor­ta cla­ri­dad, pe­ro no la su­fi­cien­te, y por ello he crea­do un es­pa­cio lo más li­ge­ro y lu­mi­no­so po­si­ble, eli­gien­do co­lo­res sua­ves”, ex­pli­ca. Ha man­te­ni­do la dis­tri­bu­ción abier­ta pen­san­do en ella, pe­ro tam­bién en su pe­rro. “Qui­se de­jar los tres es­pa­cios in­te­rio­res abier­tos pa­ra que Nel­son pu­die­ra mo­ver­se li­bre­men­te y te­ner­me siem­pre a la vis­ta. Y, tam­bién yo ne­ce­si­to una vi­sión de con­jun­to de to­da la ca­sa por­que es­to me da paz y una sen­sa­ción de má­xi­mo re­lax. No me gus­tan las ha­bi­ta­cio­nes pe­que­ñas ni las puer­tas ce­rra­das”, afir­ma. Aquí con­vi­ven mue­bles, re­cuer­dos en­tra­ña­bles de sus via­jes por Asia, li­bros de sa­bi­du­ría orien­tal y ob­je­tos que la han acom­pa­ña­do du­ran­te su vi­da. La com­bi­na­ción de pie­zas y obras de ar­te se ha he­cho “de un mo­do mu­yor­gá­ni­co”, ya que, -se­gún nos cuen­ta- ella no ha te­ni­do una idea pre­con­ce­bi­da al di­se­ñar el in­terio­ris­mo. “Real­men­te no he bus­ca­do es­tos mue­bles y ac­ce­so­rios, sino que ellos se han cru­za­do en mi ca­mino por pu­ra ca­sua­li­dad. Pe­ro to­dos tie­nen as­pec­tos en co­mún: sus for­mas sim­ples, una apa­rien­cia muy na­tu­ral y fuer­za y una be­lle­za in­te­rio­res”, sen­ten­cia. Y es­ta cohe­ren­cia... ¡fun­cio­na!

Una luz in­ti­mis­ta. La ilu­mi­na­ción de las ve­las y de las lám­pa­ras de so­bre­me­sa, de Floow Ant­wer­pen, crean un efec­to ín­ti­mo y re­co­gi­do. La ca­ma Al­to es de Okay Meu­be­len. Tam­bién aquí se ha re­cu­rri­do a la fór­mu­la de acris­ta­lar par­te del sue­lo pa­ra atraer la luz na­tu­ral. En sin­to­nía. En ca­da am­bien­te hay una fi­gu­ra de Bu­da, y el cuar­to de ba­ño no es la ex­cep­ción. El es­pe­jo se ad­qui­rió en Mai­sons du Mon­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.