LA CUR­VA AMA­BLE

ELLE Decoration (Spain) - - Editorial -

No es nin­gún se­cre­to que soy una ad­mi­ra­do­ra fer­vien­te de la cur­va. Si­nuo­sa, ama­ble, sexy, son­rien­te... y per­fec­ta­men­te só­li­da cuan­do cie­rra el círcu­lo. Me fas­ci­na. Los di­se­ños que coin­ci­den en es­te nú­me­ro, te ase­gu­ro que sin nin­gu­na in­ten­ción cons­cien­te, le ha­cen ho­nor de muy di­fe­ren­tes ma­ne­ras. Qui­zás la más evi­den­te sea la es­cul­tu­ral es­ca­le­ra en la ca­sa de Am­be­res, crea­da en 1930 por el ar­qui­tec­to po­la­co Nach­man Ka­plansky, y re­cién re­cu­pe­ra­da por el es­tu­dio B-ar­chi­tec­ten ba­jo la ba­tu­ta de Dirk En­ge­len, ¡mis­te­rio­sa y su­bli­me! Pe­ro tam­bién la he en­con­tra­do, so­ña­do­ra, en los de­li­cio­sos di­bu­jos de ras­go orien­tal em­plea­dos por Vi­to Nes­ta en sus pie­zas y, del to­do poé­ti­ca, dan­do for­ma a las pie­zas de ma­de­ra del maker Jo­seph Walsh. Os ani­mo a des­cu­brir­las en es­tas pá­gi­nas y a dis­fru­tar con su apre­cia­ción, es­tos di­se­ños char­la­ta­nes que se en­ros­can so­bre sí mis­mos tie­nen mu­cho que con­tar en su diá­lo­go ri­za­do. Al es­cu­char­les he vis­to desafío. Sí, son re­ta­do­res a las le­yes de la fí­si­ca, de la gra­ve­dad y de la ló­gi­ca; as­cien­den cuan­do de­be­rían caer y son ca­pa­ces de do­ble­gar aún el ma­te­rial más du­ro con una sol­tu­ra que pa­re­ce­ría que ape­nas les cos­tó es­fuer­zo. ¡Có­mo no voy a rom­per en aplau­sos! La cur­va tam­bién me gus­ta por cuan­to re­sul­ta de envolvente, mi­ra el so­fá de ter­cio­pe­lo azul que Di­dier Ben­der­li ha co­lo­ca­do en la reha­bi­li­ta­ción del châ­teaux fran­cés, ¡qué asien­to!, ¡qué res­pal­do! Ver­le en ese sa­lón, aún sin lle­gar a sen­tar­me, ya me su­po­ne un gran abra­zo de bien­ve­ni­da. Y ter­mino re­la­tan­do otra au­da­cia que aca­bó bien, es la obs­ti­na­ción en es­te re­cur­so uti­li­za­do en Pa­rís por Pie­tro Rus­so y que he­mos que­ri­do ho­me­na­jear con la ecua­ción de la por­ta­da: so­bre el cen­tro de la al­fom­bra re­don­da, una me­sa re­don­da y, en­ci­ma, un pla­to con­cén­tri­co. Los asien­tos, de lí­neas cur­vas dis­pues­tos en círcu­lo. ¿Adi­vi­nas el re­sul­ta­do? Pues eso, re­don­do.

Es re­ta­do­ra, ca­paz de do­ble­gar el ma­te­rial más du­ro con una sol­tu­ra que pa­re­ce no cos­tar­le es­fuer­zo”

MARTA RIOPÉREZ. DI­REC­TO­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.