BIOM­BOS DE CO­RO­MAN­DEL

ELLE Decoration (Spain) - - Elle Deco Upgrade - POR ANA DOMÍNGUEZ- SIE­MENS.

En 1957 a Jac­ke­li­ne Ken­nedy la re­tra­tó el gran You­suf Karsh y de­ci­dió ha­cer­lo si­tuán­do­la fren­te a un biom­bo de Co­ro­man­del. Se­gún ex­pli­có el fo­tó­gra­fo tiem­po des­pués, la ra­zón era que di­cho biom­bo com­ple­men­ta­ba a la per­fec­ción su os­cu­ra be­lle­za. Y es que la la­ca bri­llan­te y ne­gruz­ca que cu­bre el fon­do de esos biom­bos tie­ne un atrac­ti­vo sin­gu­lar. El fa­mo­sí­si­mo de­co­ra­dor ame­ri­cano Billy Bald­win -que hi­zo el in­te­rior de al­gu­nas ca­sas de Jac­kie-, del que se de­cía que era un maes­tro del co­lor, tan­to que una vez pa­ra ex­pli­car­le a un pin­tor el tono que que­ría pa­ra su sa­lón le en­tre­gó una ho­ja ver­de de gar­de­nia con un es­cu­pi­ta­jo, y le di­jo que ése era jus­to el co­lor que bus­ca­ba, con es­cu­pi­ta­jo in­clui­do.

Bueno, pues Billy, es­ta­ba tan fas­ci­na­do por los biom­bos la­ca­dos que se in­ven­tó el “co­lor co­ro­man­del”, una es­pe­cie de muy bri­llan­te, pro­fun­do y po­ten­te ne­gro/ma­rrón que él usa­ba con pro­fu­sión, ya que co­mo de­cía, los biom­bos de Co­ro­man­del se sien­ten co­mo en ca­sa en cual­quier par­te, có­mo­dos en un pa­la­cio y nun­ca de­ma­sia­do or­gu­llo­sos pa­ra es­tar en un “cot­ta­ge”. Así lo de­bía ver tam­bién Co­có Cha­nel que, des­de años an­tes, vi­vía ro­dea­da de ellos en su apar­ta­men­to pa­ri­sino de la rue Cam­bon y de siem­pre han si­do una re­fe­ren­cia en las co­lec­cio­nes de la Mai­son. Por lo vis­to de­cía Ma­de­moi­se­lle que ca­si se des­ma­ya de fe­li­ci­dad el día que vio uno por pri­me­ra vez. Ella, que era así de vehe­men­te y la ata­ca­ba un sín­dro­me de Stend­hal en cuan­to se des­cui­da­ba. Es­te ti­po de biom­bos, con sus de­co­ra­cio­nes a ba­se de pan de oro e in­crus­ta­cio­nes de pie­dras se­mi­pre­cio­sas, vuel­ve a es­tar aho­ra de mo­da con la vuel­ta de los in­te­rio­res lu­jo­sos y pro­fu­sa­men­te or­na­men­ta­dos. Sus di­se­ños apor­tan tex­tu­ra, ri­que­za y na­rra­ti­va, ya que es­tán ador­na­dos con to­da cla­se de flo­res, pá­ja­ros, pai­sa­jes y es­ce­nas de la vi­da co­ti­dia­na chi­na, de don­de son ori­gi­na­rios, a pe­sar de que to­men el nom­bre del puer­to de la In­dia des­de don­de eran en­via­dos a Eu­ro­pa, don­de ya des­de el si­glo XVII ha­cían fu­ror. Ade­más, los biom­bos en­cie­rran en sí mis­mos un am­plio aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des, un biom­bo con sus ho­jas des­ple­ga­bles, tie­ne la ca­pa­ci­dad de trans­for­mar el es­pa­cio, de di­vi­dir­lo crean­do zo­nas de in­ti­mi­dad, de ocul­tar co­sas, de en­fa­ti­zar otras. El ca­so es que hu­bo que es­pe­rar has­ta el si­glo XX pa­ra que apa­re­cie­ran biom­bos de la­ca con un es­pí­ri­tu to­tal­men­te di­fe­ren­te en su estética.

El cam­bio lle­gó de la mano del maes­tro ja­po­nés Sei­zo Su­ga­wa­ra que en­se­ñó la téc­ni­ca tra­di­cio­nal ja­po­ne­sa a Jean Du­nand y a Ei­leen Gray en el Pa­rís de prin­ci­pios de si­glo. De la mano de es­tos dos crea­do­res se vi­vió en­ton­ces un re­vi­val de la la­ca, que fue en­ton­ces re­in­ter­pre­ta­da, pa­ra dar con di­se­ños geométricos abs­trac­tos y que tu­vo mu­chos adep­tos en la épo­ca, co­mo el “coutu­rier” Jac­ques Dou­cet que en­car­gó va­rios. El más ra­di­cal de los di­se­ños de la Gray fue el biom­bo lla­ma­do Brick, que reali­zó en los años 20 pa­ra el in­te­rior del apar­ta­men­to de la som­bre­re­ra Ma­da­me Ju­liet­te Lévy. El biom­bo se com­po­nía de rec­tán­gu­los geométricos mo­vi­bles, de mo­do que al si­tuar­los de­lan­te de la pa­red, al­gu­nas pie­zas se se­pa­ra­ban del mu­ro, pro­yec­ta­dos en án­gu­lo rec­to, dan­do así un mo­vi­mien­to ines­pe­ra­do al pa­ra­men­to. El biom­bo fue ala­ba­do por el crí­ti­co de ar­qui­tec­tu­ra Jean Ba­do­vi­ci, que lo po­seía, y que des­pués se con­ver­ti­ría en su pa­re­ja, con la que hi­zo la ca­sa E-1027 en la Cos­ta Azul. Ca­sa cu­yas prís­ti­nas pa­re­des blan­cas lle­nó de mu­ra­les Le Cor­bu­sier, en un ac­to que ella con­si­de­ró de pu­ra misoginia. Pe­ro en fin, ese ya es otro can­tar.

Be­lle­zas com­ple­men­ta­rias. El ge­nial You­suf Karsh pu­so fren­te a su ob­je­ti­vo a Jac­kie con un biom­bo de Co­ro­man­del. You­suf Karsh/ca­me­ra Press/con­tac­to Jac­que­li­ne Ken­nedy, 1957

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.