En la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, en Mé­xi­co, es don­de el crea­dor fran­cés Em­ma­nuel Pi­cault ha pues­to en va­lor una man­sión en rui­nas.

¿Qué pa­sa cuan­do un di­se­ña­dor fran­cés, enamo­ra­do de Mé­xi­co, des­cu­bre una man­sión del s. XIX en rui­nas ocul­ta en la jun­gla ma­ya? Em­ma­nuel Pi­cault de­vuel­ve el es­plen­dor y la vi­da a la Ha­cien­da Xu­cu. ¡Cha­peau!

ELLE Decoration (Spain) - - Contents - FOTOS: MI­CHAEL DE PASQUALE & MARTINA MAFFINI/LI­VING IN­SI­DE. TEX­TO: ANA RODRÍGUEZ/MARZIA NICOLINI.

Con la mis­ma ve­ne­ra­ción por el pa­sa­do y res­pe­to a la hue­lla del tiem­po que pro­fe­sa un res­tau­ra­dor cuan­do pre­ser­va la esen­cia de una obra, el fran­cés Em­ma­nuel Pi­cault aco­me­tió la re­for­ma de es­ta man­sión ocul­ta en lo más pro­fun­do de la jun­gla ma­ya, la Ha­cien­da Xu­cu, en la Pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, al su­r­es­te de Mé­xi­co. El di­se­ña­dor ga­lo se la en­con­tró tras me­dia ho­ra de re­co­rrer en co­che la es­pe­su­ra del bos­que tro­pi­cal, y que­dó des­lum­bra­do por su de­ca­den­te be­lle­za. Edif­ca­da en 1830 por una fa­mi­lia de ori­gen vas­co, sus 5.000 m2 cons­trui­dos, ro­dea­dos de cin­co hec­tá­reas de exu­be­ran­te par­que y de 1.000 hec­tá­reas de tie­rras, nos ha­blan del es­plen­dor de una ha­cien­da que vi­vió su épo­ca do­ra­da du­ran­te el au­ge de la ex­plo­ta­ción de la fbra de si­sal. La apa­ri­ción de ma­te­ria­les sin­té­ti­cos pro­pi­ció la caí­da de la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va. La Ha­cien­da Xu­cu de­tu­vo la pro­duc­ción en 1950 y fue aban­do­na­da en 1970. En rui­nas, in­va­di­da por la ve­ge­ta­ción sal­va­je, la ca­sa es­tu­vo a pun­to de ser pues­ta a la ven­ta por sus ac­tua­les pro­pie­ta­rios me­xi­ca­nos. Dos pa­la­bras cla­ve guia­ron el pro­yec­to de Em­ma­nuel: “res­ca­tar” y “trans­mi­tir”. La con­sig­na fue pre­ser­var los ele­men­tos ori­gi­na­les, de­jan­do que los ves­ti­gios del pa­sa­do y las mar­cas del de­te­rio­ro que­da­ran a la vis­ta, pa­ra po­ner en va­lor su esen­cia y el re­la­to de su his­to­ria. “Con ayu­da de tra­ba­ja­do­res de los pue­blos ma­ya ve­ci­nos se re­ti­ra­ron to­ne­la­das de es­com­bros, se­pa­ran­do del mor­te­ro las pie­dras la­bra­das o de buen ca­li­bre; los pla­fo­nes de­rrui­dos se re­ti­ra­ron del sue­lo. Tam­bién se re­cu­pe­ra­ron las vi­gas de ma­de­ras tro­pi­ca­les que po­dían ser re­uti­li­za­das, y las pie­dras la­bra­das se vol­vie­ron a ta­llar a mano pa­ra for­mar las ga­le­rías de co­lum­nas. Las pa­re­des de con­ten­ción se le­van­ta­ron nue­va­men­te y aque­llas que se ha­bían con­ser­va­do fue­ron res­pe­ta­das y es­ta­bi­li­za­das”, nos de­ta­lla Em­ma­nuel. Los sue­los ori­gi­na­les, in­clu­so aque­llos in­com­ple­tos y de­te­rio­ra­dos, fue­ron con­ser­va­dos. Una puer­ta de ma­de­ra ori­gi­nal de la ca­sa sir­vió de mo­de­lo a eba­nis­tas lo­ca­les pa­ra rea­li­zar otras 90 idén­ti­cas que fue­ron ins­ta­la­das en una ca­so­na que in­clu­ye una zo­na no­ble con nue­ve dor­mi­to­rios y va­rios sa­lo­nes, una ga­le­ría de 50 m de lon­gi­tud, una gran co­ci­na, si­tua­da en el vie­jo cuar­to de má­qui­nas don­de se tra­ta­ba el si­sal, y has­ta una ca­pi­lla. Mag­níf­cas te­rra­zas con fuen­tes de agua y jar­di­nes con pre­cio­sas es­pe­cies au­tóc­to­nas, son dis­fru­ta­dos por sus ac­tua­les due­ños, quie­nes tam­bién la al­qui­lan pa­ra even­tos muy es­pe­cia­les. La re­for­ma du­ró tres años, in­clui­da la ar­dua bús­que­da de las pie­zas de mo­bi­lia­rio que hi­cie­ran jus­ti­cia a una ca­ja tan sin­gu­lar. Una ex­qui­si­ta se­lec­ción de antigüedades y ob­je­tos con­tem­po­rá­neos pro­ce­den­tes de Chicb­yac­ci­dent, la ga­le­ría y tien­da de Em­ma­nuel, pie­zas de an­ti­cua­rios, ade­más de mue­bles o rea­li­za­das a mano por ar­te­sa­nos lo­ca­les, com­ple­tan una de­co­ra­ción que, sin du­da, ha­ce ho­nor a los vie­jos tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.