BUS­CA UNA BUE­NA CA­JA

ELLE Decoration (Spain) - - Editorial -

Una de las co­sas que más me gus­ta ha­ber apren­di­do en la vi­da es a ale­jar­me. Y no me re­fie­ro a po­ner dis­tan­cia de na­da, quie­ro de­cir a ver­lo to­do des­de arri­ba, se ve más, os ase­gu­ro. Des­de allí lo im­por­tan­te sal­ta a la vis­ta y, una vez es­cru­ta­do, se apre­cia lo anec­dó­ti­co. Apli­car aquí es­ta pers­pec­ti­va, en los pro­yec­tos que va­lo­ra­mos an­tes de de­ci­dir si me­re­cen ser pu­bli­ca­dos, es un re­cur­so al­ta­men­te efi­caz. Lo pri­me­ro que de­be pa­sar el exi­gen­te fil­tro es "la ca­ja", es­to es, la ar­qui­tec­tu­ra, las pro­por­cio­nes del es­pa­cio ha­bi­ta­do, la en­tra­da de luz y los re­cur­sos cons­truc­ti­vos ina­mo­vi­bles. Sin una bue­na ca­ja, no hay es­plen­dor. Ad­mi­tá­mos­lo. Pue­de ha­ber be­lle­za, in­te­li­gen­cia, buen tra­ba­jo, ex­ce­len­tes ma­te­ria­les... pe­ro es­plen­dor, no. Voy a ex­pli­car­me con prue­bas, aun­que in­tu­yo que no es ne­ce­sa­rio pa­ra vosotros. Em­pe­za­mos con el apar­ta­men­to ma­dri­le­ño crea­do por el ar­qui­tec­to Héc­tor Ruiz Velázquez, por fa­vor, de­te­néos en el diá­lo­go que ha es­ta­ble­ci­do en­tre las vi­drie­ras ori­gi­na­les del edi­fi­cio y la mo­der­na apli­ca­ción de la ma­de­ra y el már­mol de­li­mi­tan­do vi­sual­men­te los es­pa­cios, esa bue­na ca­ja se ha con­ver­ti­do aho­ra en ex­ce­len­te. La luz que en­tra por los bal­co­nes que se abren a la Gran Vía es la gran alia­da. Se­gui­mos por Pa­rís, el pi­so que he­mos en­con­tra­do en la Ri­ve Gau­che no tie­ne mé­ri­to, su es­plen­dor es con­gé­ni­to co­mo el de tan­tas per­so­nas be­llas. Las mol­du­ras en te­chos y paredes, el sue­lo en espiga de gran­des la­mas de ro­ble, los sa­lo­nes con­ca­te­na­dos... ¡tan hauss­ma­nia­na! Así cual­quie­ra, de­ci­mos y le da­mos un so­bre­sa­lien­te an­tes de exa­mi­nar­la. Del pa­la­cio cua­ja­do de ar­te en Umbría ni hablo, se me escapa un so­llo­zo so­lo al in­ten­tar­lo. Es­plén­di­do. Id a mi­rar­lo sin per­der el tiem­po de leer es­to. Tam­bién la gran­ja en Con­nec­ti­cut, trans­pa­ren­te a los cam­pos o la ca­sa de Am­be­res con su au­sen­cia de co­lor y de or­na­men­to... Sí, hay que en­con­trar la ca­ja.

Pue­de ha­ber be­lle­za, in­te­li­gen­cia, buen tra­ba­jo, ex­ce­len­tes ma­te­ria­les... pe­ro el es­plen­dor es otra co­sa”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.