LAR­GA VI­DA AL SI­LO

THE SI­LO HO­TEL El es­tu­dio de Tho­mas Heat­her­wick ha trans­for­ma­do un edi­fi­cio de hor­mi­gón en desuso en el nue­vo rey del sky­li­ne de Ciu­dad del Ca­bo. En es­te es­pa­cio de lu­jo con­vi­ven un alo­ja­mien­to singular y un mu­seo.

ELLE Decoration (Spain) - - Elledecorarquitectura - TEX­TO: SIL­VIA CRIA­DO.

Cuan­do en agos­to de 1924 se po­nía en mar­cha el gran si­lo de Ciu­dad del Ca­bo, un com­ple­jo que du­ran­te más de 80 años fue el co­ra­zón de la agri­cul­tu­ra e in­dus­tria de Su­dá­fri­ca, sus tra­ba­ja­do­res no po­dían ni ima­gi­nar que, 93 años des­pués, se trans­for­ma­ría en el pla­ce­to­be del con­ti­nen­te. Tho­mas Heat­her­wick y su es­tu­dio, con se­de en Lon­dres, han si­do los en­car­ga­dos de trans­for­mar es­te es­pec­ta­cu­lar de­pó­si­to de tri­go, he­cho de 116 tu­bos ver­ti­ca­les de hor­mi­gón, ubi­ca­do en el ex­clu­si­vo com­ple­jo The V&A Wa­ter­front, en un edi­fi­cio que rei­na en el sky­li­ne de la ca­pi­tal.

CON­SER­VAR EL EN­CAN­TO ORI­GI­NAL En es­te in­mue­ble con­vi­ven dos de los me­jo­res ejem­plos de di­se­ño de Áfri­ca: The Si­lo Ho­tel, la úl­ti­ma in­cor­po­ra­ción a The Ro­yal Port­fo­lio, la com­pa­ñía de es­ta­ble­ci­mien­tos de lu­jo que Phil y Liz Bi­den po­seen en el país, y el Zeitz Mu­seum Con­tem­po­rary Art Áfri­ca, el mu­seo de ar­te con­tem­po­rá­neo afri­cano más gran­de del mun­do. “El desafío téc­ni­co fue en­con­trar la for­ma de crear es­pa­cios y ga­le­rías en los diez pi­sos de ni­do de abe­ja tu­bu­lar, sin des­truir por com­ple­to la au­ten­ti­ci­dad del edi­fi­cio ori­gi­nal”, ex­pli­ca Heat­her­wick.

Nombre de bar­co. Arri­ba, el Wi­llas­ton­bar, que se lla­ma así por el pri­mer bar­co que lle­vó tri­go des­de es­te si­lo ha­cia Eu­ro­pa en 1924. Las si­llas, he­chas por Moor­gas&sons, es­tán ta­pi­za­das con piel traí­da por Liz Bi­den des­de Ita­lia, en uno de sus via­jes. Las lám­pa­ras, de ADA Ligh­ting, y el sue­lo de ma­de­ra, de Og­gie Floo­ring. Con co­lor. A la dcha., rin­cón de una de las cua­tro Room: si­llas y mue­ble bar, de Moor­gas&sons; me­sa, de Block & Chi­sel, y cua­dro, de Lio­nel Smit.

“El re­sul­ta­do ha si­do un pro­ce­so de di­se­ño y cons­truc­ción cen­tra­do tan­to en la in­ven­ción de nue­vas for­mas de to­po­gra­fía y apo­yo es­truc­tu­ral co­mo en las téc­ni­cas ha­bi­tua­les de con­truc­ción”, aña­de el di­se­ña­dor. The Si­lo Ho­tel, una au­tén­ti­ca oda al ar­te, di­se­ño y ar­qui­tec­tu­ra, ocu­pa on­ce ni­ve­les de la cons­truc­ción ini­cial. Liz Bi­den se ha en­car­ga­do, per­so­nal­men­te, de di­se­ñar ca­da una de las 28 ha­bi­ta­cio­nes del es­ta­ble­ci­mien­to, así co­mo to­dos sus rin­co­nes y es­tan­cias. “De­co­rar ca­da una de nues­tras pro­pie­da­des es un nue­vo re­to. Pe­ro és­te era muy di­fe­ren­te por­que el es­pa­cio es­ta­ba li­mi­ta­do por los dos hue­cos de los as­cen­so­res cen­tra­les que re­co­rren el edi­fi­cio y por la geo­me­tría cú­bi­ca de ca­da plan­ta”, ase­gu­ra. “Mi ob­je­ti­vo ha si­do siem­pre con­se­guir la mez­cla per­fec­ta en­tre lu­jo y co­mo­di­dad pa­ra nues­tros clien­tes. Por ello, he bus­ca­do el equi­li­brio en­tre el es­ti­lo in­dus­trial y austero de la ar­qui­tec­tu­ra con to­ques del gla­mour clá­si­co y con­for­ta­bi­li­dad mo­der­na”, de­cla­ra.

“A la ho­ra de di­se­ñar un es­pa­cio, mi ins­pi­ra­ción vie­ne de los via­jes que ha­go al­re­de­dor del mun­do. No hay na­da más ins­pi­ra­dor que vi­si­tar un nue­vo ho­tel o un edi­fi­cio his­tó­ri­co”, cuen­ta Liz. To­das las pie­zas del mo­bi­lia­rio han si­do he­chas a mano por Moor­gas&sons, fá­bri­ca de Ciu­dad del Ca­bo, y de sus te­chos cuel­gan más de 80 lám­pa­ras de cris­tal rea­li­za­das en Egi pto. Ca­da ha­bi­ta­ción adopta su pro­pio es­que­ma de co­lo­res ba­sán­do­se en una pie­za par­ti­cu­lar que pue­de ser un cua­dro, una al­fom­bra o un mue­ble. Por ejem­plo, el ca­be­ce­ro prin­ta­ni­mal, de Ard­mo­re Ce­ra­mics, es so­bre el que gi­ra to­do el in­terio­ris­mo de la ha­bi­ta­ción 603.

El ho­tel po­see su pro­pia co­lec­ción de ar­te con­tem­po­rá­neo afri­cano, cu­yas obras es­tán re­par­ti­das en­tre The Vault, su ga­le­ría pri­va­da y el res­to del es­ta­ble­ci­mien­to. En las paredes del lobby, rei­nan las pin­tu­ras Must­be the­rain y Soe­xo­tic, de Jody Paul­sen, y Blue­vel­vet y Hoo­ded­lad­yi,iiyiii, de Fran­ces Good­man.

•THE SI­LO HO­TEL CIUDADDELCABO Si­los­qua­re.v&awa­ter­front.8001.ciu­dad­del Ca­bo.su­dá­fri­ca.te­lé­fono:+27(0)216700500. www.the­ro­yal­port­fo­lio.com/the-si­lo/over­view/

Más de 80 lám­pa­ras de cris­tal, he­chas a mano en Egip­to, ilu­mi­nan ca­da es­pa­cio.

Cam­bios vi­si­bles. En el ex­te­rior del in­mue­ble, la trans­for­ma­ción más sig­ni­fi­ca­ti­va ha si­do aña­dir a la es­truc­tu­ra ori­gi­nal, pa­ne­les de cris­tal so­bre­sa­lien­do en la geo­me­tría de las plan­tas del es­ta­ble­ci­mien­to.

Am­plia te­rra­za con vis­tas. La fir­ma sud­afri­ca­na Wey­landts ha si­do la en­car­ga­da del mo­bi­lia­rio del Roof­top. Una pla­ta­for­ma de ex­cep­ción so­bre la ciu­dad.

Un Las pin­tu­ras Soe­xo­tic y It’smust­bet­he rain, de Jody Paul­sen, y Hoo­ded­lad­yi, IIYIII, de Fran­ces Good­man, re­ci­ben a los hués­pe­des en la re­cep­ción del es­ta­ble­ci­mien­to. Los ró­tu­los son de Graf­fi­ca.

Pie­zas con nombre pro­pio. En una de las dos Ro­yal­sui­te del ho­tel, se en­cuen­tra Sea­ted­wo­man­with­pearl­nec­kla­ce, la obra de 2015 de la ale­ma­na Car­la Kra­nen­dock. La al­fom­bra es­tá fir­ma­da por Ale­xan­der Jo­les Is­fahan.

Un ba­ño in­fi­nity. Des­de la pis­ci­na del ho­tel, ubi­ca­da en el Roof­top, se ob­ser­van las me­jo­res pues­tas de sol de la ca­pi­tal sud­afri­ca­na.

Di­men­sio­nes a la al­tu­ra. De las 28 ha­bi­ta­cio­nes que tie­ne The Si­lo Ho­tel, cua­tro son Fa­mily­sui­tes. És­ta, con so­fá y si­llo­nes de Moor­gas&sons, y al­fom­bra de Her­tex, tie­ne unas vis­tas es­pec­ta­cu­la­res so­bre el puer­to de V& A Wa­ter­front.

Un ba­ño de lu­jo. Los espejos y la lám­pa­ra de cris­tal del te­cho del ba­ño de es­ta ha­bi­ta­ción de­lu­xe su­pe­rior es­tán he­chos a mano en el país ára­be. Vic­to­rian Bath­rooms fir­ma la ba­ñe­ra exen­ta.

Aten­ta mi­ra­da. Las ha­bi­ta­cio­nes de­lu­xe su­pe­rior dis­po­nen de unas es­pec­ta­cu­la­res ven­ta­nas de más de cin­co me­tros, que per­mi­ten dis­fru­tar de unas pre­cio­sas vis­tas so­bre las mon­ta­ñas de la ca­pi­tal sud­afri­ca­na. La te­la de los so­fás es de Her­tex.

Ar­tis­tas nue­vos. Arri­ba, la es­cul­tu­ra Pro­po­sed­mo­del­for­tse­ko­si­mon Nko­li­me­mo­rial, del sud­afri­cano At­hi- Pa­tra Ru­ga, con es­pu­ma de al­ta den­si­dad, flo­res ar­ti­fi­cia­les, jo­yas y bom­bi­llas. A la dcha., la com­po­si­ción Int­he­mids­tof­chaos,the­rei­sop­por­tu­nity, de Mary

En el mis­mo edi­fi­cio, el Zeitz Mu­seum Con­tem­po­rary Art Áfri­ca, que reúne la me­jor mues­tra mun­dial de ar­te con­tem­po­rá­neo afri­cano, aca­ba de abrir sus puer­tas. Obra del es­tu­dio Heat­her­wick, dis­po­ne de más de 9.500 m2 de los que más de 6.000 son es­pa­cio ex­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.