UN ACO­GE­DOR APAR­TA­MEN­TO DE IN­NO­VA­DOR DI­SE­ÑO Y SO­FIS­TI­CA­DA DE­CO­RA­CIÓN Qué

ELLE Decoration (Spain) - - Elledeco Iluminación -

agra­da­ble sen­sa­ción es­ca­par de la bu­lli­cio­sa Gran Vía ma­dri­le­ña y ac­ce­der den­tro de un an­ti­guo edif­cio, a es­te apar­ta­men­to, que más bien pa­re­ce un oa­sis. Un oli­vo, al que acom­pa­ña el ru­mor del agua de un pe­que­ño es­tan­que, te re­ci­ben en la en­tra­da. El pi­so, que ori­gi­nal­men­te aco­gió unas an­ti­guas of­ci­nas es­ta­ta­les, ha si­do to­tal­men­te re­for­ma­do por el ar­qui­tec­to Héc­tor Ruiz Velázquez, ar­tíf­ce de su nue­vo es­ta­tus y cam­bio de vi­da. De un lu­gar os­cu­ro, lleno de paredes y mu­ros, Héc­tor Ruiz se pro­pu­so crear un es­pa­cio lu­mi­no­so, aco­ge­dor y en­vol­ven­te. Des­de el re­ci­bi­dor, que él plan­tea co­mo un ca­mino ha­cia el sa­lón, es­tas vi­drie­ras, pro­pias del edif­cio, fren­te al es­tan­que, com­par­ten es­pa­cio con una obra abs­trac­ta de Vicky Us­lé y la es­cul­tu­ra “Co­ni­glies­chio”, de Mas­si­mo Gia­con y an­ti­ci­pan que, aún con es­pí­ri­tu con­tem­po­rá­neo, la ca­sa no re­nun­cia a su pa­sa­do, ni a los ves­ti­gios de su an­ti­gua ar­qui­tec­tu­ra. El lu­mi­no­so sa­lón, de gran­des ven­ta­na­les, es aho­ra un es­pa­cio cá­li­do crea­do con no­bles ma­te­ria­les. “He ele­gi­do la ma­de­ra y el már­mol que re­cu­pe­ran el gus­to clá­si­co por lo na­tu­ral”, di­ce Héc­tor Ruiz Velázquez. Su maes­tría le ha per­mi­ti­do ren­ta­bi­li­zar la al­tu­ra, da­do que los te­chos no eran de­ma­sia­do al­tos, y des­ha­cer­se de to­da la ex­ce­si­va com­par­ti­men­ta­ción de la an­ti­gua of­ci­na. “Te­nía cla­ro pres­cin­dir de to­do mu­ro in­ne­ce­sa­rio, pa­ra apos­tar por un es­pa­cio abier­to y cla­ro que per­mi­tie­se la in­ter­ac­ción y el desaho­go. Es ne­ce­sa­rio que la ar­qui­tec­tu­ra te ha­ga sen­tir al­go”, con­ti­núa di­cien­do Héc­tor. El gran sa­lón es­tá pro­ta­go­ni­za­do por una chi­me­nea en­cas­tra­da den­tro de un mue­ble, di­se­ño del pro­pio ar­qui­tec­to. El fue­go no lle­va mu­cho tiem­po en­cen­di­do, pe­ro el am­bien­te es cá­li­do y aco­ge­dor, una al­fom­bra, de Lo­ren­zo Cas­ti­llo, pre­si­de la zo­na de es­tar, de­co­ra­da con so­fás y una icó­ni­ca bu­ta­ca de Gio Pon­ti, to­do de Mol­te­ni. El co­lor ro­jo del cua­dro de Na­ta­lia Pa­la­zón y los ja­rro­nes vin­ta­ge de cris­tal ita­liano, so­bre la me­sa del co­me­dor a uno de los la­dos, bri­llan de una for­ma es­pe­cial. Los ma­te­ria­les na­tu­ra­les con los que fue cons­trui­do el apar­ta­men­to, jun­to con los es­co­gi­dos mue­bles de di­se­ño, per­mi­ten la con­vi­ven­cia, de es­ti­los y épo­cas, en un es­pa­cio diá­fano, ver­sá­til e in­no­va­dor. Tras la zo­na de es­tar y comer, una de las vi­gas ori­gi­na­les, pin­ta­das a tono con el es­ti­lo de la ca­sa, ais­la a la zo­na de la co­ci­na, ele­va­da y to­tal­men­te in­te­gra­da, ves­ti­da del mis­mo már­mol y ma­de­ra que re­vis­te el apar­ta­men­to. Su gran acier­to: la en­ci­me­ra de már­mol que pue­de des­pla­zar­se pa­ra con­ver­tir­se en una ba­rra de bar. To­do, has­ta la lu­mi­na­ria, ha si­do di­se­ña­do a me­di­da por Héc­tor Ruiz. Las líneas rec­tas de la ar­qui­tec­tu­ra se sua­vi­zan con las re­don­das que apor­ta la de­co­ra­ción, tam­bién obra del ar­qui­tec­to y pre­si­di­da por los to­nos tie­rra. Los dor­mi­to­rios son los úni­cos am­bien­tes que se ais­lan a tra­vés de cá­li­das puer­tas de ma­de­ra sin mar­co y es­con­di­das en las paredes. El prin­ci­pal cuen­ta con un ves­ti­dor y un pre­cio­so lu­cer­na­rio ce­ni­tal que le ba­ña de luz. El pro­pie­ta­rio, que ha vis­to cum­pli­do por te­ner una ca­sa pa­ra vi­vir­la en to­da su in­ten­si­dad, nos cuen­ta có­mo es su ve­la­da ideal en ca­sa: “fa­mi­lia, ami­gos, bue­na mú­si­ca y buen vino”. Mien­tras, des­de la ven­ta­na se dis­tin­gue el bu­lli­cio de la ca­lle, jus­to el re­fe­jo opues­to de es­te in­te­rior, se­reno y apa­ci­ble. Es ho­ra de en­cen­der la lám­pa­ra de pie ita­lia­na de los 60, aco­mo­dar los co­lo­ri­dos cojines del so­fá y ren­dir­se al relax. Sin du­da, un pro­yec­to lo­gra­do y ex­qui­si­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.