A

ELLE Decoration (Spain) - - Elledeco Iluminación -

un­que ha desa­rro­lla­do una exi­to­sa ca­rre­ra en el mun­do de la mo­da, a Amé­lie Gi­llier le hu­bie­se en­can­ta­do ser di­se­ña­do­ra de interiores. Se­gu­ra­men­te esa es la ra­zón por la que es­ta pa­ri­si­na, po­see­do­ra de un gus­to ex­qui­si­to y un char­me in­de­fi­ni­ble, cam­bia a me­nu­do de apar­ta­men­to. “Siem­pre es un gran pla­cer, ya que me ofre­ce la opor­tu­ni­dad de crear una nue­va at­mós­fe­ra”, nos cuen­ta. “Con el paso de los años, el au­men­to de los re­cur­sos y la ex­pe­rien­cia, he ref­na­do mu­cho mi gus­to y aho­ra pue­do evi­tar co­me­ter erro­res an­te­rio­res.” Amé­lie te­nía mu­chí­si­mas ga­nas de vol­ver a ins­ta­lar­se en el ba­rrio de su in­fan­cia, Saint- Ger­main-des-prés. “Tie­ne to­do lo que amo. Es muy pa­ri­sino, chic y cén­tri­co, con her­mo­sos puen­tes que unen las ori­llas iz­quier­da y de­re­cha del Se­na; lleno de pe­que­ñas ga­le­rías, even­tos ar­tís­ti­cos y ma­ra­vi­llo­sos res­tau­ran­tes. Y sin ol­vi­dar el pa­seo en­can­ta­dor a Le Bon Mar­ché, mi tien­da fa­vo­ri­ta y, por su­pues­to, los Jar­di­nes de Lu­xem­bur­go”. Y su sue­ño no tar­dó mu­cho en cum­plir­se. Amé­lie que­dó enamo­ra­da del pri­mer apar­ta­men­to que vi­si­tó: la en­tra­da es­ti­lo Na­po­león III, el in­ver­na­de­ro, el pa­tio in­te­rior cu­bier­to de vi­ña tre­pa­do­ra... y tres pi­sos más arri­ba, una mag­níf­ca vi­vien­da, am­plia, de te­chos al­tos y llena de luz.

A par­tir de ahí co­men­za­ba el pro­ce­so con el que ella tan­to dis­fru­ta. “Era muy im­por­tan­te pa­ra mí evi­tar crear un es­pa­cio que pa­re­cie­ra “de­co­ra­do”, no es mi es­ti­lo. In­tro­du­cir el ar­te me ha per­mi­ti­do apor­tar fuer­za y per­so­na­li­dad. Y es so­lo un buen co­mien­zo ya que con­ti­nua­ré con la bús­que­da de ob­je­tos en ca­da uno de mis via­jes”, y aña­de, “in­fun­dir vi­da a un es­pa­cio es un tra­ba­jo que mez­cla mo­da y mé­to­do, la for­ma en que se con­ci­be un pro­yec­to, la bús­que­da de la be­lle­za, los te­ji­dos y ma­te­ria­les, el tac­to, la crea­ción de un am­bien­te... tra­tan­do de en­con­trar el equi­li­brio...” Amé­lie lo­gró la ar­mo­nía de­co­ra­ti­va a par­tir de una pa­le­ta de to­nos se­re­nos ( blan­co, bei­ge, bron­ce, to­po...) y com­bi­nan­do mue­bles de au­tor con obras de ar­te con­tem­po­rá­neo y afri­cano. “El di­se­ño pu­ro no es lo mío real­men­te, me gus­ta cuan­do otras per­so­nas lo ha­cen, pe­ro yo no me sien­to de­ma­sia­do có­mo­da vi­vien­do así. Ne­ce­si­to aña­dir ar­te. Y las pie­zas afri­ca­nas se mez­clan muy bien con el ar­te con­tem­po­rá­neo; me en­can­ta esa cul­tu­ra, esa ca­li­dad he­cha a mano y el tac­to de es­tas obras, la mez­cla del ar­te tri­bal y ul­tra­mo­derno.” Los ma­te­ria­les po­de­ro­sos y ele­gan­tes tam­bién fgu­ran en­tre las pa­sio­nes de Amé­lie. “Me vuel­ve lo­ca la pie­dra con co­lor (ónix, már­mol, gra­ni­to...). Igual que pa­ra la co­ci­na, pa­ra el ba­ño bus­ca­ba el tono per­fec­to y que­dé fas­ci­na­da con unos enor­mes blo­ques de már­mol blan­co y do­ra­do, con ve­tas ver­des y gri­ses”. De­li­ca­de­za y mi­mo has­ta en el más mí­ni­mo de­ta­lle pa­ra com­po­ner un es­ce­na­rio tan chic co­mo ella.

ocu­pan un lu­gar muy im­por­tan­te en la de­co­ra­ción de es­ta ca­sa. En pri­mer plano, a la de­re­cha, es­cul­tu­ra de Ta­tia­na Trou­vé, de la Ga­go­sian Ga­llery. Jun­to a las es­tan­te­rías, de Ch­ris­tian Liai­gre,

da­ne­sa ta­pi­za­da en piel na­tu­ral. El sue­lo de par­quet en ro­ble ce­pi­lla­do se cu­bre con una al­fom­bra de si­sal. La dis­cre­ta ilu­mi­na­ción del te­cho es de la fir­ma Er­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.