“LA FUN­CIÓN DEL AR­TE ES SU DIS­FRU­TE. SI SE MAN­TIE­NE OCUL­TO EN UNA CA­SA, CA­RE­CE DE UTI­LI­DAD”

ELLE Decoration (Spain) - - Elledeco Siguesuestilo -

>La reha­bi­li­ta­ción per­se­guía dos cla­ros ob­je­ti­vos. Por un la­do, plan­tea­ba re­cu­pe­rar la ar­qui­tec­tu­ra ori­gi­nal de la cons­truc­ción, eli­mi­nan­do to­dos los aña­di­dos que sus an­te­rio­res pro­pie­ta­rios per­pe­tra­ron a lo lar­go de su his­to­ria. Así, se vol­vie­ron a abrir los ar­cos del pa­tio prin­ci­pal, que ha­bían si­do ta­pia­dos, se de­rri­ba­ron los mu­ros que fue­ron le­van­ta­dos con pos­te­rio­ri­dad, pa­ra sos­te­ner bó­ve­das y es­ca­le­ras y que rom­pían con la si­me­tría clásica y se lim­pia­ron y pu­lie­ron pie­dras y ma­de­ras de sus paredes y sue­los, pa­ra re­cu­pe­rar el as­pec­to que te­nían cuan­do se co­lo­ca­ron allí por pri­me­ra vez. La otra me­ta a lo­grar era adap­tar­la a los nue­vos usos y ac­tua­li­zar los es­pa­cios a las co­mo­di­da­des ac­tua­les, te­nien­do siem­pre en men­te co­mo pre­mi­sa es­té­ti­ca la del me­nos es más, se­ña de iden­ti­dad de to­dos los pro­yec­tos que frma el ar­qui­tec­to. “Bus­cá­ba­mos res­pe­tar la his­to­ria del pa­la­cio, no re­pe­tir­la”, ex­pli­can des­de Di­segno. Pa­ra al­ber­gar la nue­va ga­le­ría de ar­te y la ofi­ci­na de ar­qui­tec­tu­ra, era ne­ce­sa­rio apro­ve­char al má­xi­mo la luz na­tu­ral. El es­tu­dio qui­so dar más lu­mi­no­si­dad a sus interiores, con paredes pin­ta­das de blan­co, sue­los cu­bier­tos con már­mol de ese mis­mo co­lor y ven­ta­nas an­chas. De ca­ra a la ga­le­ría. So­bre es­tas líneas, otra pers­pec­ti­va del sa­lón, con Playt­he­glass, de Hi­ro­mi Ma­su­da, en la pa­red. Mues­tra co­lec­ti­va. En la otra pá­gi­na, el co­me­dor, pre­si­di­do por una obra de Mar­co Gas­ti­ni. Las si­llas son el mo­de­lo Swan, de Ar­ne Ja­cob­sen, edi­ta­das por Fritz Han­sen, y la me­sa es di­se­ño del es­tu­dio. Su so­bre de su­per­fi­cie es­pe­ja­da, ins­pi­ra­do en los fres­cos de La­cá­ma­ra­de­los Es­po­sos, del Pa­la­cio Du­cal de Man­tua, rea­li­za­dos por An­drea Man­teg­na, per­mi­te apre­ciar el te­cho pin­ta­do.

Luz es­cul­tó­ri­ca. So­bre es­tas líneas, a la iz­quier­da, la ha­bi­ta­ción de in­vi­ta­dos, de un es­ti­lo ca­si mo­na­cal en el que des­ta­ca la lám­pa­ra mo­de­lo Cad­ma, de Car­lo Mo­llino. Re­tra­to ecues­tre. A la de­re­cha, el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, con un ba­lan­cín en for­ma de ca­ba­llo dis­tri­bui­do por De Pa­do­va a prin­ci­pios de la dé­ca­da de los 80. Los sue­los de las zo­nas más ín­ti­mas se han cu­bier­to con una ma­de­ra de pa­li­san­dro in­dio. Re­ti­ro ar­tís­ti­co. La ca­sa cuen­ta con un fron­do­so jar­dín con es­pe­cies que al­can­zan los quin­ce me­tros en una de sus fa­cha­das y un pa­tio (en la ima­gen de la otra pá­gi­na) en la par­te tra­se­ra.

>Es­te te­lón de fon­do lleno de luz, tan pa­la­cie­go co­mo mi­ni­ma­lis­ta, era per­fec­to pa­ra ex­po­ner la co­lec­ción de obras de ar­te con­tem­po­rá­neo que el ma­tri­mo­nio ha ido reunien­do du­ran­te tres dé­ca­das, nu­tri­da por sus ha­llaz­gos en fe­rias co­mo la Bie­nal de Ve­ne­cia, Art Ba­sel, Ar­tis­si­ma de To­rino o AR­CO Ma­drid. A la ho­ra de po­ner el ojo en una nue­va ad­qui­si­ción, no tie­nen en cuen­ta si el nombre de su au­tor es co­no­ci­do, sino el ri­gor y ori­gi­na­li­dad de la pie­za en sí y el len­gua­je que em­plea, te­nien­do pre­di­lec­ción por el abs­trac­to más re­cien­te, co­mo las ins­ta­la­cio­nes de cris­tal o de tu­bos fuo­res­cen­tes, las es­cul­tu­ras de ma­de­ra y pa­pel, las obras rea­li­za­das con ma­te­ria­les bio­de­gra­da­bles o las pin­tu­ras mo­no­cro­má­ti­cas y rea­li­za­das con spray. Su co­lec­ción pue­de ver­se ex­pues­ta en los es­pa­cios de su ga­le­ría y en su ho­gar, con­vi­vien­do con dis­cre­tos iconos del di­se­ño del si­glo XX frma­dos por Le Cor­bu­sier, Ar­ne Ja­cob­sen o Mies van der Rohe y mue­bles crea­dos por el es­tu­dio Di­segno. “Pa­ra no­so­tros el ar­te es una pre­sen­cia im­pres­cin­di­ble en el día a día”, afrma Mas­si­mo, y aña­de, “nues­tra ac­ti­vi­dad se ca­rac­te­ri­za por la in­ter­ac­ción en­tre la ar­qui­tec­tu­ra, el di­se­ño y el ar­te”. Su pro­pia ca­sa da fe de ello. www.ga­lle­ria­di­segno.it

Di­se­ño po­ve­ra. En el sa­lón prin­ci­pal, tres so­fás mo­de­lo Man­ti­lla, de Ka­zuhi­de Ta­kaha­ma pa­ra Pa­ra­di­so­te­rres­tre, de­li­mi­tan la zo­na de es­tar. La si­lla- es­cul­tu­ra de la de­re­cha es el trono de bron­ce Mar­ga­ri­ta, de Ro­ber­to Mat­ta y, so­bre la pa­red de la iz­quierd

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.