L

ELLE Decoration (Spain) - - Elledeco Siguesuestilo -

a be­lle­za de lo im­per­fec­to, de lo sim­ple y pri­ma­rio, pro­pia de la es­té­ti­ca ja­po­ne­sa del wa­bi­sa­bi, ins­pi­ra de al­gun mo­do es­ta ca­sa, si­tua­da en Châ­te­lain, uno de los ba­rrios más cool de Bru­se­las. Su pro­pie­ta­rio, el pa­ri­sino Ar­naud Mas­son, ca­be­za de la em­pre­sa in­mo­bi­lia­ria Per­mis de Cons­trui­re, com­pra vi­vien­das an­ti­guas y las re­for­ma pa­ra po­ner­las en ven­ta en Pa­rís, Bru­se­las, los Al­pes fran­ce­ses... Y cuan­do le ha to­ca­do ha­cer­lo pa­ra su pro­pia ca­sa en la ca­pi­tal bel­ga, se ha atre­vi­do con una apues­ta arries­ga­da por lo esen­cial, que re­nun­cia al co­lor, a la ex­hi­bi­ción y a la sofs­ti­ca­ción. “Es­ta­ba can­sa­do de los ob­je­tos per­fec­tos y de la frial­dad del di­se­ño con­tem­po­rá­neo”, nos con­fe­sa. Sin em­bar­go, Mas­son aco­me­tió la re­for­ma de su ca­sa del mis­mo mo­do que en­fren­ta los pro­yec­tos de in­terio­ris­mo de las ca­sas que ven­de; es de­cir, eli­gien­do pre­via­men­te los ma­te­ria­les, la dis­tri­bu­ción, la ilu­mi­na­ción, el mo­bi­lia­rio y has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle, ayu­dán­do­se de la tec­no­lo­gía 3D pa­ra no de­jar na­da al azar y com­po­ner un con­jun­to ar­mó­ni­co. El re­to era es­ti­mu­lan­te: com­pró dos ca­sas ado­sa­das, cu­ya cons­truc­ción da­ta­ba de 1896, pe­ro que po­dían ser mo­dif­ca­das y uni­das en una so­la, to­da una va­lio­sa opor­tu­ni­dad que él su­po apro­ve­char pa­ra cons­truir el re­fu­gio en el que vi­ve des­de el mes de enero con su mu­jer y sus hi­jos. El re­sul­ta­do es una vi­vien­da de 750 m2, de 11 m de al­tu­ra, di­vi­da en seis plan­tas, in­clui­dos áti­co y só­tano. Se ha con­ser­va­do la fa­cha­da ori­gi­nal, que fue res­tau­ra­da, pe­ro las ha­bi­ta­cio­nes, paredes, sue­los y has­ta la fa­cha­da pos­te­rior y el te­ja­do, fue­ron re­cons­trui­dos to­tal­men­te. Au­tor del di­se­ño de interiores, Mas­son con­fió la eje­cu­ción del pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co al es­tu­dio bel­ga K2A Architects, y la rea­li­za­ción de los jar­di­nes al pai­sa­jis­ta De­nis Du­jar­din, quie­nes rea­li­za­ron el pro­yec­to tra­ba­jan­do en equi­po. El ob­je­ti­vo prin­ci­pal que les guió fue “crear un lu­gar que ga­na­ra be­lle­za con el paso del tiem­po, a di­fe­ren­cia de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na que tien­de a per­der be­lle­za des­pués de unos años”, nos cuen­ta Mas­son. Y la ha en­con­tra­do, sin du­da, en los ma­te­ria­les na­tu­ra­les: ar­ci­lla, pie­dra ca­li­za, ma­de­ra... “Lo que da el al­ma a es­ta ca­sa es la eli­mi­na­ción de lo no esen­cial. Es­ta fue la ma­ne­ra de re­ve­lar la be­lle­za de las co­sas im­per­fec­tas. La at­mós­fe­ra es te­rre­nal, os­cu­ra, sim­ple y sin nin­gu­na pre­ten­sión”, afrma. Pa­ra con­se­guir­lo, el equi­po de profesionales con­tó con ar­te­sa­nos lo­ca­les co­mo alia­dos de ex­cep­ción. És­tos crea­ron tex­tu­ras muy es­pe­cia­les, co­mo las paredes re­ves­ti­das de ar­ci­lla, pig­men­ta­das de os­cu­ro y tra­ta­das con acei­te de li­na­za; o el pas­te­llo­ne de los sue­los de la pri­me­ra plan­ta, un pro­duc­to na­tu­ral a ba­se de pie­dra ca­li­za, y pol­vo de már­mol, o el ta­de­lakt que lu­cen los ba­ños y la co­ci­na. Y tam­bién son bien­ve­ni­das las obras de ar­tis­tas de street art. “És­te es un ti­po de ar­te au­tén­ti­co e im­per­fec­to que en­ca­ja ab­so­lu­ta­men­te con el es­pí­ri­tu de la ca­sa”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.