A

ELLE Decoration (Spain) - - Elledeco Siguesuestilo -

un­que los di­se­ños de Tommy Hil­fi­ger re­pre­sen­tan la ame­ri­can­wa­yo­fli­fe más au­tén­ti­ca, su man­sión de Con­nec­ti­cut mues­tra el se­llo de iden­ti­dad de la vie­ja Eu­ro­pa. La pro­pie­dad, lla­ma­da Round Hill, es­tá si­tua­da a po­co más de 50 km de Nue­va York y, al en­con­trar­se en el pun­to más al­to de Green­wich, dis­fru­ta de unas vis­tas in­creí­bles. Su his­to­ria arran­ca en 1939 cuan­do el pre­mia­do ar­qui­tec­to Gre­vi­lle Ric­kard la di­se­ñó pa­ra el mag­na­te in­mo­bi­lia­rio Char­les Vin­cent Pa­terno; en 1961 fue ad­qui­ri­da por el co­lec­cio­nis­ta de ar­te Jo­seph Hirsh­horn, quien uti­li­zó la ca­sa pa­ra ex­po­ner su ex­ten­sa co­lec­ción de pin­tu­ras de los si­glos XIX y XX. En 2010, Tommy y su mu­jer Dee com­pra­ron la fn­ca y se pu­sie­ron ma­nos a la obra pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo: dis­fru­tar de una con­for­ta­ble ca­sa de cam­po in­gle­sa con ex­qui­si­tos de­ta­lles fran­co­nor­man­dos. La man­sión les con­quis­tó des­de el pri­mer mo­men­to: “te­nía el en­can­to del vie­jo mun­do y la sen­si­bi­li­dad eu­ro­pea; vi­ví la ma­yor par­te de mi vi­da adul­ta en Eu­ro­pa, así que in­me­dia­ta­men­te me sen­tí co­mo en ca­sa”, cuen­ta Dee. Pa­ra pre­ser­var esa magia que apor­ta la his­to­ria de épo­cas pa­sa­das, no re­pa­ra­ron en gas­tos ni es­fuer­zos. “Pa­ra am­bos era im­por­tan­te res­tau­rar la pro­pie­dad en vez de sim­ple­men­te re­no­var­la”, con­fe­sa Dee. Y se im­pli­ca­ron de cer­ca. “Co­mo di­se­ña­do­res, Dee y yo ado­ra­mos co­la­bo­rar y tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con un equi­po in­creí­ble en es­te pro­yec­to”, apun­ta Hilf­ger. El ar­qui­tec­to An­dré Tche­list­cheff, el cons­truc­tor Jim Xhe­ma, las frmas de di­se­ño in­te­rior Rin­fret Ltd y Martyn Law­ren­ce Bu­llard, la pai­sa­jis­ta Mi­ran­da Brooks, el hor­ti­cul­tor Phi­llip Wat­son y el can­te­ro Bobby Hilf­ger fue­ron los res­pon­sa­bles de dar for­ma a los de­seos de Dee y Tommy.

En cuan­to a la ins­pi­ra­ción, la pa­re­ja no bus­có más allá de sus pro­pias ex­pe­rien­cias. “Dee y yo te­ne­mos la suer­te de ha­ber via­ja­do mu­cho”, di­ce Hil­fi­ger. “Es­to nos ha pro­por­cio­na­do un gran apre­cio y res­pe­to por otras cul­tu­ras y es­ta ca­sa fue la opor­tu­ni­dad ma­ra­vi­llo­sa pa­ra ren­dir­les ho­me­na­je”. Y así, las evo­ca­cio­nes a In­gla­te­rra, Fran­cia, Ho­lan­da, Flan­des... sal­pi­can los am­bien­tes de to­da la ca­sa. Mue­bles, obras de ar­te y ob­je­tos de­co­ra­ti­vos que, com­bi­na­dos con maes­tría, pro­vo­can una cálida sen­sa­ción de via­je en el tiem­po. La chi­me­nea de pie­dra, la es­ca­le­ra de ma­de­ra ta­lla­da, la ca­ma de cao­ba con do­sel, los sue­los de már­mol, las ri­cas al­fom­bras y ta­pi­ce­rías... de­vuel­ven a Round Hill la dis­tin­ción que tu­vo en su origen.

El ex­te­rior de­bía es­tar a la al­tu­ra de la gran­de­za de la ca­sa y con su jar­dín acuá­ti­co, sus par­te­rres pe­ren­nes, sus sen­de­ros em­pe­dra­dos, su jar­dín de cor­te pa­ra dis­po­ner de fores fres­cas... se su­peró el desafío. “Mi­ran­da hi­zo un tra­ba­jo in­creí­ble pa­ra res­ti­tuir al jar­dín su an­ti­guo es­plen­dor”, apun­ta Dee. Des­pués de seis años se con­clu­yó el pro­yec­to

Hilf­ger.• y la man­sión se con­vir­tió en el re­fu­gio so­ña­do de la fa­mi­lia

La es­ca­le­ra de ca­ra­col de la to­rre es el es­pa­cio ideal pa­ra ex­hi­bir es­cu­dos de ar­mas del s. XIX y por­ce­la­nas Ming y Qing so­bre una me­sa de no­gal ita­liano del s. XVII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.