La im­pac­tan­te ar­qui­tec­tu­ra de es­ta vi­vien­da ro­ma­na la fir­ma Massimo D’alessandro.

ELLE Decoration (Spain) - - Contents -

Es­te sin­gu­lar apar­ta­men­to de dos plan­tas se en­cuen­tra en el ba­rrio EUR en Ro­ma. Una zo­na muy co­no­ci­da en Ita­lia des­pués de sa­lir en pe­lí­cu­las tan icó­ni­cas como “El eclip­se” de Miguel Ángel An­to­nio­ni o “El con­for­mis­ta” de Ber­nar­do Ber­to­luc­ci. Se­ría im­po­si­ble no re­la­cio­nar la ar­qui­tec­tu­ra mo­nu­men­tal del ba­rrio EUR en ge­ne­ral, y de es­ta vi­vien­da en par­ti­cu­lar, con el ar­qui­tec­to bra­si­le­ño Os­car Nie­me­yer y su ma­ne­ra de in­ter­ve­nir en ar­qui­tec­tu­ras ro­dea­das de na­tu­ra­le­za. Sus tra­ba­jos se con­vier­ten en una ins­pi­ra­ción. Massimo d’alessandro, ar­qui­tec­to y pro­pie­ta­rio de MDAA Stu­dio, es el “cul­pa­ble” de que el re­sul­ta­do de la re­for­ma rea­li­za­da en uno de los edif­cios his­tó­ri­cos de es­te ba­rrio ro­mano, sea de re­vis­ta. El prin­ci­pal desafío era el de unir dos apar­ta­men­tos in­de­pen­dien­tes y con­ver­tir­los en un dú­plex de 300 m2 don­de el te­cho y el sue­lo fue­ran tra­ta­dos de tal ma­ne­ra que se crea­ra una fuer­te co­ne­xión en­tre for­mas y tex­tu­ras. De he­cho, si pa­sea­mos por el apar­ta­men­to, nos in­va­den las lí­neas geo­mé­tri­cas tan­to en plano, con cam­bios de co­lor en el sue­lo, como tri­di­men­sio­nal­men­te, con la es­cul­tu­ral es­ca­le­ra en es­pi­ral, los hue­cos en el te­cho co­nec­tan­do las dos plan­tas, las es­tan­cias cur­vas o los vo­lú­me­nes del mo­bi­lia­rio. En la plan­ta ba­ja des­ta­ca el sa­lón por en­ci­ma de otras es­tan­cias. Es un es­pa­cio com­ple­ta­men­te abier­to def­ni­do por la aber­tu­ra ce­ni­tal que per­mi­te la in­va­sión de luz, y por LA ES­CA­LE­RA (con ma­yús­cu­las). El so­fá cur­vo es una pie­za pre­cio­sa de Fe­de­ri­co Mu­na­ri (1955), el si­llón ar­le­quín ( lla­ma­do Dis­tex de Gio Pon­ti y di­se­ña­do pa­ra Cas­si­na en1953, con te­la ori­gi­nal tam­bién di­se­ña­da por Pon­ti) y la me­sa de cen­tro con len­te de vi­drio, de Fon­ta­na Ar­te. To­do ese mo­bi­lia­rio y la de­co­ra­ción se ven in­mer­sos en la luz del día pro­ce­den­te de los gran­des ven­ta­na­les que se ase­me­jan a los pro­pios cua­dros, en ta­ma­ño y en en­cua­dre. Y es que los pro­pie­ta­rios son unos apa­sio­na­dos co­lec­cio­nis­tas de fo­to­gra­fía, so­bre to­do si es so­cial, y como re­sul­ta­do, las pa­re­des están to­tal­men­te cu­bier­tas por cua­dros a gran es­ca­la de los prin­ci­pa­les ar­tis­tas ( y ac­ti­vis­tas) con­tem­po­rá­neos. Nom­bres como Ma­ri­na Abra­mo­vic, No­bu­yos­hi Ara­ki, Ro­bert Map­plet­hor­pe, Nan Gol­din y Va­nes­sa Bee­croft lle­nan las pa­re­des de es­ta vi­vien­da en Ro­ma.

La zo­na del co­me­dor es­tá do­mi­na­da por una lám­pa­ra de ara­ña, de Johan­na Gra­wun­der, una obra de ar­te que mues­tra el gus­to de los pro­pie­ta­rios por otros ele­men­tos de­co­ra­ti­vos, no úni­ca­men­te fo­to­gra­fías. Mues­tra de ello es tam­bién la es­cul­tu­ra de la en­tra­da de Alex Pin­na. Un vo­lu­men he­cho en bron­ce y hie­rro que cuen­ta un se­cre­to si se le pres­ta la suf­cien­te aten­ción. La par­te más ín­ti­ma de la ca­sa que­da re­le­ga­da al se­gun­do pi­so, don­de las ha­bi­ta­cio­nes des­ta­can por su sen­ci­llez. Co­lo­res neu­tros como ba­se y te­ji­dos azu­les y gri­ses, pa­ra po­ner­lo fá­cil en los mo­men­tos de des­can­so. La del­ga­da lí­nea en­tre ho­gar y ga­le­ría de ar­te ha si­do di­fu­mi­na­da por Massimo d’alessandro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.