Los ar­qui­tec­tos Tu­rull-sö­ren­sen han trans­for­ma­do una an­ti­gua ofi­ci­na en un pi­so cos­mo­po­li­ta.

¿Con­tem­po­rá­neo o clá­si­co? El tí­pi­co di­le­ma que re­suel­ven de for­ma ma­gis­tral en es­te pi­so bar­ce­lo­nés los ar­qui­tec­tos Tu­rull-sö­ren­sen. Pa­re­ce des­ti­lar el pa­so del tiem­po pe­ro ocu­pa lo que fue una of­ci­na.

ELLE Decoration (Spain) - - Contents - REALIZACIÓN: MER­CE­DES RUIZ MA­TEOS. FOTOS: MON­TSE GA­RRI­GA. TEX­TO: TACHY MORA.

Con su es­ti­lo clá­si­co, mo­der­ni­za­do aquí y allá con unos ar­mo­nio­sos to­ques con­tem­po­rá­neos, es­te áti­co en la zo­na al­ta de Bar­ce­lo­na pa­re­ce que siem­pre hu­bie­ra si­do así. Se en­cuen­tra en un edif­cio de prin­ci­pios del si­glo pasado, cons­trui­do por una fa­mi­lia que tu­vo su vi­vien­da en es­te úl­ti­mo pi­so. Ha­ce mu­chos años la ca­sa se di­vi­dió, y una par­te con­ti­núa es­tan­do ha­bi­ta­da por des­cen­dien­tes de la fa­mi­lia pro­pie­ta­ria. Sin em­bar­go, la otra, que es en la que nos en­con­tra­mos, tras su eman­ci­pa­ción, no siem­pre ha si­do una vi­vien­da. Has­ta ha­ce po­co, de he­cho, era una of­ci­na. Así que la hue­lla de su pasado como ca­sa ilus­tre ha­bía em­pe­za­do a bo­rrar­se. De lo que ha­bía si­do so­lo que­da­ba la zo­na de la es­ca­le­ra de már­mol y su la­bra­da chi­me­nea de ma­de­ra, ade­más de una bue­na par­te de los sue­los. “Era la of­ci­na de una em­pre­sa de in­ge­nie­ría. Pa­ra ha­cer­la ha­bi­ta­ble de nue­vo, ha­bía que di­se­ñar­la en­te­ra”, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to Fre­di Tu­rull, que op­tó por un pro­yec­to de re­for­ma acor­de con el por­te de su opu­len­ta es­ca­le­ra, rein­ven­tan­do des­de un do­mi­nio de lo con­tem­po­rá­neo el es­ti­lo clá­si­co de la vi­vien­da ori­gi­nal. “An­tes de com­prar la ca­sa, el pro­pie­ta­rio me con­sul­tó qué po­si­bi­li­da­des te­nía. Tu­ve muy cla­ro que és­te era el ti­po de pro­yec­to que el es­pa­cio pe­día, no te­nía sen­ti­do ha­cer otra co­sa. Pa­ra el es­tu­dio, ha su­pues­to un enor­me re­to pues no es nues­tro re­gis­tro”. El re­sul­ta­do del tra­ba­jo rea­li­za­do por los ar­qui­tec­tos Tu­rull- Sö­ren­sen es tan au­tén­ti­co que cues­ta adi­vi­nar qué exis­tía an­tes de la re­for­ma y qué no, a no ser que se tra­te de ma­te­ria­les u ob­je­tos ma­ni­fes­ta­men­te ac­tua­les. Por ejem­plo, el ba­ño pa­re­ce ha­ber si­do re­no­va­do, pe­ro la ver­dad es que fue re­di­se­ña­do en­te­ro, na­da en él per­te­ne­ce a su es­ta­do an­te­rior. Y la co­ci­na tam­bién, a ex­cep­ción de una ala­ce­na y unos azu­le­jos ver­des. El ta­pi­za­do de cier­tas pa­re­des pa­re­ce ha­ber es­ta­do ahí siem­pre pe­ro… no lo es­ta­ba. En de­ter­mi­na­das zonas, la ca­sa era como un lien­zo en blan­co. A al­gu­nas áreas, como la zo­na de bi­llar y el bar de la en­tra­da, se les dio un ai­re de club in­glés. Otras, man­tu­vie­ron su por­te de pa­laz­zo ita­liano. Y otras, se con­vir­tie­ron en es­pa­cios de cor­te clá­si­co con­tem­po­rá­neo vía re­in­tro­duc­ción de mol­du­ras, par­qués te­ñi­dos y mo­bi­lia­rio de es­ti­lo mez­cla­do con pie­zas crea­das a la me­di­da del es­pa­cio por los ar­qui­tec­tos, otras de au­tor y pun­tua­les li­cen­cias in­dus­tria­les. La te­rra­za me­re­ce ca­pí­tu­lo apar­te pues, aun­que en tiem­pos ha­bía si­do un jar­dín, se ha­bía ter­mi­na­do por con­ver­tir en una de­ca­den­te te­rra­za. Aho­ra es la zo­na con más sa­bor con­tem­po­rá­neo. Por úl­ti­mo, pe­ro pa­ra na­da un ni­mio de­ta­lle: ki­ló­me­tros de ca­bles tras los ta­bi­ques ha­cen po­si­ble un sin­fín de vir­gue­rías do­mó­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.