Via­je al Ró­ter­dam del ar­qui­tec­to es­pa­ñol Asier Gi­mé­nez Or­te­ga, miem­bro del es­tu­dio ho­lan­dés MVRDV.

El ar­qui­tec­to es­pa­ñol, miem­bro del es­tu­dio ho­lan­dés MVRDV, nos guía por una ciu­dad fas­ci­nan­te y sos­te­ni­ble, a la van­guar­dia en la ar­qui­tec­tu­ra, el di­se­ño y el ar­te. Un vi­bran­te ban­co de prue­bas hip donde vie­jos mue­lles se rein­ven­tan co­mo epi­cen­tros de la

ELLE Decoration (Spain) - - Con­tents - RE­TRA­TO: MVRDV. TEX­TO: ANA RODRÍGUEZ FRÍAS.

No hay me­jor guía pa­ra re­co­rrer Ró­ter­dam, que un ar­qui­tec­to. Y si és­te per­te­ne­ce a uno de los es­tu­dios más pres­ti­gio­sos del mun­do, MVRDV, nos en­tre­ga­mos del to­do al tour que Aser Gi­mé­nez Or­te­ga nos pro­po­ne por es­ta ciu­dad, la se­gun­da de Ho­lan­da y el prin­ci­pal puer­to de Eu­ro­pa. Se for­mó en la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Va­len­cia y tras cur­sar una be­ca Eras­mus en Eind­ho­ven, re­ca­ló en Ró­ter­dam en 2006, fas­ci­na­do por su ar­qui­tec­tu­ra de van­guar­dia.

CAM­PO DE EX­PE­RI­MEN­TA­CIÓN “Es in­creí­ble lo que ha cam­bia­do. Con una ges­tión mu­ni­ci­pal ex­cep­cio­nal, de ser la ca­pi­tal de la dro­ga, con un puer­to su­cio en los 80, ha pa­sa­do a ser la ca­pi­tal del hip en Ho­lan­da, con ins­ta­la­cio­nes por­tua­rias sos­te­ni­bles y mo­dé­li­cas. Se han he­cho gran­des pro­yec­tos -la zo­na de la es­ta­ción, el Markt­hal, Wil­hel­mi­na Pier...- que la han re­vi­ta­li­za­do”, nos cuen­ta.

El im­pul­so re­no­va­dor de la ciu­dad es­tá en su ADN y se con­so­li­dó tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pe­rio­do en que fue arra­sa­da por las bom­bas. La re­cons­truc­ción se hi­zo apos­tan­do por la in­no­va­ción, y esa ac­ti­tud con­ti­núa. “No se re­cons­tru­yó a la ma­ne­ra his­tó­ri­ca.

“Van Ne­lle Fa­briek es un ejem­plo per­fec­to de van­guar­dia, la com­bi­na­ci—n de idea­les es­tž­ti­cos, fun­cio­na­les y so­cia­les de la ar­qui­tec­tu­ra del s. XX ”

Se hi­zo gra­cias a ar­qui­tec­tos y ur­ba­nis­tas de van­guar­dia que vie­ron que no te­nía sen­ti­do ha­cer una ré­pli­ca de lo an­te­rior, pues­to que las ne­ce­si­da­des ha­bían cam­bia­do. Una decisión atre­vi­da, fru­to de una men­te abier­ta”, di­ce.

RAS­CA­CIE­LOS CON VIS­TA AL MOSA Em­pe­za­mos por la zo­na sur, en el Mue­lle Wil­hel­mi­na jun­to al río Mosa, que ha ex­pe­ri­men­ta­do una es­pec­ta­cu­lar re­ge­ne­ra­ción. Se han le­van­ta­do allí “ras­ca­cie­los de fir­ma”, apun­ta Aser, co­mo De Rot­ter­dam de OMA, el es­tu­dio de Rem Kool­haas, tres to­rres de ace­ro y cris­tal de 150 m de al­tu­ra, que se co­dean con otros edi­fi­cios fir­ma­dos por Nor­man Fos­ter, Álvaro Si­za, Ren­zo Piano y los ho­lan­de­ses Me­ca­noo, etc. A es­te pai­sa­je se aña­di­rá en 2020 De Sax, una to­rre pi­xe­la­da de MVRDV. En es­ta zo­na, el Fo­to­mu­seum en Las Pal­mas ( ne­der­lands­fo­to­mu­seum.nl) en un edi­fi­cio industrial de Van den Broek & Ba­ke­ma. Una vi­si­ta me­re­ce el Ho­tel New York ( ho­tel­new­york.nl), pun­to de par­ti­da de cien­tos de mi­les de in­mi­gran­tes eu­ro­peos que, ha­ce más de un si­glo, se em­bar­ca­ban en na­víos de la Ho­lland Ame­ri­ca Li­ne rum­bo al nue­vo con­ti­nen­te.

“El ser una ciu­dad sin pre­jui­cios ni pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co evi­den­te con­tri­bu­ye a que sea un cam­po de ex­pe­ri­men­ta­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca”

La ciu­dad no ha per­di­do ese al­ma cos­mo­po­li­ta y aho­ra es ella un po­lo de atrac­ción pa­ra ex­tran­je­ros. Se­gui­mos nues­tro tour en el dis­tri­to de Linj­baan, un ra­di­cal y vi­sio­na­rio plan ur­ba­nís­ti­co de co­mien­zos de los 50, el pri­mer cen­tro ur­bano co­mer­cial pea­to­nal del mun­do, pro­yec­ta­do por Van den Broek & Ba­ke­ma. Hoog­quar­tier es otra área in­tere­san­te, po­bla­da de ate­liers de jó­ve­nes di­se­ña­do­res, ca­fe­te­rías y res­tau­ran­tes co­ol, co­mo Old Scuo­la ( olds­cuo­la.nl) que po­ne “las me­jo­res piz­zas de la ciu­dad, al au­tén­ti­co es­ti­lo na­po­li­tano; o la tien­da-ga­le­ría Groos, con lo me­jor y úl­ti­mo del ar­te y el di­se­ño lo­cal ( groos­rot­ter­dam.nl). Otro ba­rrio de ca­ra al río es Scheep­vaar­ts­quar­tier, don­de aún se sa­bo­rea el an­ti­guo Ró­ter­dam y que­da pa­ten­te el le­ga­do por­tua­rio. Un pa­seo pre­cio­so es re­co­rrer el Veer­ha­ven, el puer­to his­tó­ri­co, jun­to al río Mosa en un día so­lea­do. Un me­dio de trans­por­te son los Wa­ter­ta­xi, una for­ma lim­pia de mo­ver­se en una ciu­dad don­de la sos­te­ni­bi­li­dad es una prio­ri­dad. Aser vi­ve en un apar­ta­men­to en el cen­tro con su pa­re­ja.

La sos­te­ni­bi­li­dad es muy im­por­tan­te. Hay un puer­to lim­pio, edi­fi­cios efi­cien­tes, un sis­te­ma de trans­por­te que ha­ce al co­che in­ne­ce­sa­rio...”

Él ha de­ci­di­do no te­ner co­che y se mue­ve an­dan­do, en bi­ci­cle­ta o en trans­por­te pú­bli­co. Por su tra­ba­jo via­ja mu­cho, por eso los fi­nes de se­ma­na pre­fie­re la vi­da tran­qui­la, dar pa­seos, dis­fru­tar de ex­po­si­cio­nes o es­ca­par­se a Áms­ter­dam ( a so­lo 40 mi­nu­tos en tren) o a Am­be­res (a una ho­ra).

LO ÚL­TI­MO EN AR­TE Y DI­SE­ÑO La vi­da cul­tu­ral es vi­bran­te gra­cias a un nu­tri­do nú­me­ro de mu­seos, ga­le­rías y cen­tros de ar­te con lo más van­guar­dis­ta. El Mu­seo Boij­mans van Beu­nin­gen ( boij­mans.nl) con la me­jor co­lec­ción de ar­te de la ciu­dad, que abar­ca des­de la Edad Me­dia has­ta hoy. Otro hots­pot del ar­te con­tem­po­rá­neo es Kunst­hal ( kunst­hal.nl), uno de los edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos del es­tu­dio OMA. Otros re­fe­ren­tes son Wit­te de With Cen­tre for Con­tem­po­rary Art ( wdw.nl), “el es­ca­pa­ra­te per­fec­to pa­ra des­cu­brir la obra de jó­ve­nes ar­tis­tas, en una de las ca­lles con más vi­da de la ciu­dad”, se­ña­la. En és­ta se en­cuen­tra TENT ( ten­trot­ter­dam.nl). El Het Nieu­we Ins­ti­tuut ( het­nieu­weins­ti­tuut.nl), ins­ti­tu­to del di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra, ofre­ce un com­ple­tí­si­mo ar­chi­vo y una li­bre­ría es­pe­cia­li­za­da. Me­re­ce vi­si­ta la Van Ne­lle Fa­briek ( van­ne­lle­fa­brie­ke­vents. com), cons­trui­da por Brink­man & Van der Vlugt en 1930, se­gún los idea­les del Mo­vi­mien­to Mo­derno;

“Me en­can­ta su pai­sa­je ur­bano y que sea una ciu­dad industrial que no se aver­güen­za de ello. Tie­ne una be­lle­za du­ra muy es­pe­cial

se tra­ta de una fá­bri­ca de ta­ba­co, té y ca­fé. Los mis­mos ar­qui­tec­tos son au­to­res de otro pun­to de in­te­rés: la Ca­sa Son­ne­veld (1930), una vi­lla ur­ba­na en pleno cen­tro, “con un lu­jo es­pa­cial bien en­ten­di­do”, ex­pli­ca. Un pa­raí­so híps­ter es la bar­be­ría Scho­rem, con un éxito glo­bal ( scho­rem­bar­bier.nl). Pa­ra com­prar mo­da, Mar­greeth Olst­hoorn ( shop.mar­greet­holst­hoorn.nl) y Nen Xa­vier ( nen­xa­vier.com). Huts­pot ( huts­pot. com), ro­pa y ob­je­tos de di­se­ño in­no­va­dor. En una vie­ja na­ve del puer­to, en el ba­rrio de Ka­ten­drecht, Fe­nix Food Fac­tory ( fe­nix­food­fac­tory.nl), un mer­ca­do co­ol con lo­ca­les gour­met don­de co­mer. Y pa­ra desa­yu­nos y brun­ches es­pe­cia­les, Lof der Zoet­heid ( lof­der­zoet­hei.com) que quie­re de­cir, “elo­gio de la dul­zu­ra”. Pa­ra co­mi­das y ce­nas, Aloha ( aloha­bar.nl), en una an­ti­gua pis­ci­na re­for­ma­da. De Jong ( res­tau­ran­te­de­jong.nl), res­tau­ran­te ba­jo las vías del tren con un en­fo­que ecó­lo­gi­co, en la zo­na de De Ho­fo­gen, y Du­dok (du­dok.nl), mí­ti­co, di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to Wi­llem Du­dok en los años 50. “Su at­mós­fe­ra com­bi­na la de un gran ca­fé con la per­so­na­li­dad industrial de la ciu­dad”, con­clu­ye.

Ró­ter­dam es di­ná­mi­ca, abier­ta, con una mez­cla in­creí­ble de cul­tu­ras. El por­cen­ta­je de ex­tran­je­ros ha su­pe­ra­do el 50%”

Aser em­pe­zó en 2007 en MVRDV, y ha li­de­ra­do pro­yec­tos co­mo la se­de del DNB Bank en Os­lo, el dis­tri­to de ne­go­cios en el ae­ro­puer­to de Shang­hai, la tien­da de Bvlga­ri en Kua­la Lum­pur, la es­cue­la del fes­ti­val de rock de Ros­kil­de... Aquí po­sa en el Markt­hal, un icono.

Jo­ya ar­qui­tec­tó­ni­ca. Arri­ba, Van Ne­lle Fa­briek, pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unes­co des­de 2014, es­ta an­ti­gua fá­bri­ca de ta­ba­co, té y ca­fé, aho­ra al­ber­ga es­tu­dios de di­se­ño y de ar­qui­tec­tu­ra. Vi­vir en la azo­tea. Did­den Vi­lla­ge es un pro­yec­to de MVRDV que pro­po­ne el cre­ci­mien­to de las ciu­da­des ha­cien­do uso de es­pa­cios nor­mal­men­te no uti­li­za­dos, co­mo son las cu­bier­tas de los edi­fi­cios que ya exis­ten, crean­do así mi­ni ciu­da­des en la al­tu­ra.

Sky li­ne. El edi­fi­cio con dos to­rres al cen­tro es el mí­ti­co Ho­tel New York, en el mue­lle de Wil­hel­mi­na. Una gran­ja ur­ba­na. Es Uit je Ei­gen Stad y tie­ne un res­tau­ran­te en el que se de­gus­tan sus pro­pios pro­duc­tos. Cri­sol de ideas. Des­de la se­de de MVRDV, en el ba­rrio de Hoog­quar­tier, 200 ar­qui­tec­tos, di­se­ña­do­res y ur­ba­nis­tas crean pro­yec­tos pa­ra to­do el mun­do, co­mo la aplau­di­da li­bre­ría de Tian­jin (Chi­na), el edi­fi­cio Mi­ra­dor en Ma­drid, en­tre otros.

Tem­plo de de­sig­nad­dicts. En el ba­rrio de Hoog­quar­tier, la tien­da- ga­le­ría Groos, di­se­ña­da por MVRDV en 2017. La jo­ya de la ciu­dad. El mu­seo Boij­mans van Beu­nin­gen, el más an­ti­guo de Ho­lan­da, con un edi­fi­cio art­dé­co que al­ber­ga una im­pre­sio­nan­te co­lec­ción de ar­te y mues­tras tem­po­ra­les. Es­te mu­seo inau­gu­ra­rá De­pot en 2020, un im­pre­sio­nan­te re­cin­to que da­rá al pú­bli­co el ac­ce­so a un ar­chi­vo de 70.000 obras, pro­yec­ta­do por MVRDV.

La mo­da más hip. En la tien­da de Mar­greeth Olst­hoorn, se en­cuen­tra di­se­ño a la úl­ti­ma. Pa­ra hom­brescon es­ti­lo. Cui­dar la tra­di­ción es im­por­tan­te en Scho­rem, la bar­be­ríahips­ter de éxito mun­dial. Su fama les ha lle­va­do a abrir una aca­de­mia pa­ra di­fun­dir el ofi­cio y los co­no­ci­mien­tos de la vie­ja es­cue­la a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

En Wil­hel­mi­na . El puen­te Eras­mus, alar­de de ar­qui­tec­tu­ra que co­nec­ta el nor­te y el sur de la ciu­dad, fren­te al edi­fi­cio De Rot­ter­dam y al Fo­to­mu­seum en Las Pal­mas con su es­truc­tu­ra cur­va so­bre el te­cho. El me­jor ca­fé de la ciu­dad. Se en­cuen­tra en Man Met Bril Hoof­kan­toor ( man­met­bril­kof­fie.nl), una tien­da y ca­fe­te­ría. Un mer­ca­do hip. En un aban­do­na­do almacén del puer­to se ha ins­ta­la­do Fe­nix Food Fac­tory, con pro­duc­tos gour­met y pues­tos de co­mi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.