Vo­lú­me­nes hauss­man­nia­nos y pie­zas de di­se­ño dia­lo­gan en un sofisticado apar­ta­men­to pa­ri­sino de­co­ra­do por Cha­di Abou Jaou­de.

Con­ju­gar vo­lú­me­nes hauss­man­nia­nos y pie­zas de di­se­ño, un ejer­ci­cio de ab­so­lu­to equi­li­brio que el ar­qui­tec­to e in­terio­ris­ta Cha­di Abou Jaou­de rea­li­za con sol­tu­ra en es­te ex­qui­si­to apar­ta­men­to del co­ra­zón his­tó­ri­co de Pa­rís.

ELLE Decoration (Spain) - - Con­tents - FOTOS: GER­MAIN SUIG­NARD. ES­TI­LIS­MO: BET­TI­NA LA­FOND. TEX­TO: MAR SAN­TA­MA­RÍA.

Com­par­tir quar­tier con ve­ci­nos tan ilus­tres co­mo No­tre Da­me im­pri­me ca­rác­ter. Es­te apar­ta­men­to hauss­man­niano de 200 m2, si­tua­do al la­do de uno de los edif­cios más an­ti­guos y em­ble­má­ti­cos de París, es­ta­ba aban­do­na­do y ame­na­za­do por el de­te­rio­ro, pe­ro con­ser­va­ba su esen­cia in­tac­ta a la es­pe­ra de que un al­ma sen­si­ble le de­vol­vie­ra to­do su es­plen­dor. Fue el ar­qui­tec­to e in­terio­ris­ta Cha­di Abou Jaou­de, a quien los pro­pie­ta­rios ha­bían con­fa­do la mi­sión de res­tau­rar y de­co­rar el an­ti­guo pi­so, quien obró la trans­for­ma­ción. “Des­de la pri­me­ra vi­si­ta de lo­ca­li­za­ción me se­du­jo tan­to por su ubicación y las vis­tas a la ca­te­dral, co­mo por la be­lle­za de sus vo­lú­me­nes y sus or­na­men­tos de épo­ca - boi­se­ries, mol­du­ras, sue­los de par­quet, chi­me­neas- que per­ma­ne­cían in­tac­tos a pe­sar del pe­so de los años.” Es­tas jo­yas no po­dían per­der­se, así que to­dos y ca­da uno de los ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos y de­co­ra­ti­vos an­ti­guos fue­ron con­ser­va­dos y res­tau­ra­dos. “Recuperan el al­ma al lu­gar y re­me­mo­ran su historia”, apun­ta Cha­di Abou Jaou­de. Sin em­bar­go, sí se mo­dif­có la dis­tri­bu­ción del apar­ta­men­to pa­ra adap­tar­la al mo­do de vi­da de los ac­tua­les pro­pie­ta­rios. “Pa­ra una pa­re­ja sin hi­jos, un dor­mi­to­rio era suf­cien­te y se ins­ta­ló en el an­ti­guo co­me­dor, es­pa­cio­so y de­co­ra­do con be­llas mol­du­ras; la co­ci­na y el of­ce se con­vir­tie­ron en ba­ño y ves­ti­dor, y el an­ti­guo dor­mi­to­rio prin­ci­pal, que te­nía la vis­ta más her­mo­sa, se am­plió y se trans­for­mó en el sa­lón”. El ar­qui­tec­to tu­vo li­ber­tad to­tal en la elec­ción de co­lo­res, ma­te­ria­les y mo­bi­lia­rio (una ex­qui­si­ta se­lec­ción de pie­zas icó­ni­cas frma­das por Ar­ne Ja­cob­sen, Char­lot­te Pe­rriand, Ser­ge Moui­lle...) y así lo­gró un in­terio­ris­mo de mar­ca­da per­so­na­li­dad. “Yo di­ría que el apar­ta­men­to es ecléc­ti­co. Es a la vez, mo­derno, clá­si­co y re­tro. Mez­cla va­rios es­ti­los y épo­cas con ar­mo­nía. Es mas­cu­lino, gráf­co y chic. Un ho­me­na­je al gris, mi co­lor fa­vo­ri­to. El gris se de­cli­na en mu­chos ma­te­ria­les, pin­tu­ra, tex­ti­les, cuero, pe­ro tam­bién pie­dra. En las pa­re­des hay dos to­na­li­da­des: una clara y otra os­cu­ra que con­tras­ta con los te­chos blan­cos y real­za las mol­du­ras. To­dos los de­más to­nos de gris pro­vie­nen de los mue­bles y al­fom­bras, de la pie­dra Car­do­so en la co­ci­na y del már­mol Ha­ba­na­dark en el ba­ño. Pe­ro el apar­ta­men­to no es mo­no­cro­mo por­que en el sue­lo, el par­quet ori­gi­nal de ro­ble ma­ci­zo ca­lien­ta la at­mós­fe­ra con su co­lor miel, así co­mo los mue­bles de no­gal cru­do Ca­na­let­to.” Cha­di Abou Jaou­de con­fe­sa que el ma­yor re­to al que se en­fren­tó en es­te pro­yec­to fue: “Re­vi­si­tar un apar­ta­men­to Hauss­mann de al­ta ca­li­dad ins­cri­bién­do­lo en el si­glo XXI; rea­li­zar una re­no­va­ción equi­li­bra­da que con­ci­lia­se el pa­tri­mo­nio del pa­sa­do con la mo­der­ni­dad, el en­can­to de lo hauss­man­niano y la fun­cio­na­li­dad de lo con­tem­po­rá­neo”. Una vez su­pe­ra­do el de­sa­fío, de lo que más or­gu­llo­so se sien­te es de “ese hi­lo con­duc­tor que re­co­rre ca­da ha­bi­ta­ción y crea ar­mo­nía en el con­jun­to; las lí­neas pu­ras y ri­gu­ro­sas; los es­pa­cios abier­tos, la co­mu­ni­ca­ción fui­da y los vo­lú­me­nes agra­da­bles y lu­mi­no­sos; la mez­cla de ma­te­ria­les bru­tos y no­bles”. Co­mo co­lo­fón, nos des­ve­la su se­cre­to pa­ra com­bi­nar con éxi­to un en­torno clá­si­co con pie­zas de di­se­ño: “Es co­mo la com­po­si­ción de un per­fu­me o una sin­fo­nía, ca­da no­ta cuen­ta. Es el ar­te de mez­clar vo­lú­me­nes, no­tas y sa­bo­res que se opo­nen pe­ro que bus­can co­exis­tir. Un ejer­ci­cio de do­sif­ca­ción, res­pe­to y pro­por­ción, in­clu­so di­ría que de equi­li­bris­mo, el más mí­ni­mo error pue­de ser fa­tal”.

132

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.