Una ca­sa de cam­po en Ex­tre­ma­du­ra con el se­llo ex­qui­si­to de Isabel Ló­pez- Quesada.

ELLE Decoration (Spain) - - Con­tents - ES­TI­LIS­MO: LORETO LÓ­PEZ- QUESADA. FOTOS: MON­TSE GARRIGA. TEX­TO: BEA­TRIZ FA­BIÁN.

Ro­dea­da de ro­bles y con vis­tas a su ro­sa­le­da, es­ta ca­sa de cam­po en Ex­tre­ma­du­ra lle­va el se­llo ex­qui­si­to de Isa­bel López-que­sa­da. La luz na­tu­ral, los to­nos del pai­sa­je y la mez­cla de mue­bles, ar­te an­ti­guo y fo­to­gra­fía, cie­rran el círcu­lo de un in­terio­ris­mo de al­to ni­vel.

na ca­sa de cam­po jo­ven”, así def­ne Isa­bel López- Que­sa­da uno de sus úl­ti­mos pro­yec­tos residenciales. La edif­ca­ción, le­van­ta­da ha­ce unos 20 años en una fn­ca de Ex­tre­ma­du­ra, es­tá ro­dea­da por un bos­que de ro­bles “que en pri­ma­ve­ra y oto­ño se ti­ñen de co­lo­res pa­ra com­po­ner un pai­sa­je ma­ra­vi­llo­so”, co­men­ta la de­co­ra­do­ra, una de las más des­ta­ca­das del in­terio­ris­mo fue­ra y den­tro de Es­pa­ña -que ha tra­ba­ja­do en to­do el mun­do, de Es­ta­dos Uni­dos a Fran­cia, Japón y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na-, y to­da una es­pe­cia­lis­ta en re­cons­truir gran­des fin­cas en ple­na na­tu­ra­le­za. De ella dis­fru­tan sus pro­pie­ta­rios, ca­sas de aman­tes de ca­mi­nar por sen­de­ros, pa­sear en bi­ci­cle­ta, mon­tar sus pro­pios caballos por el en­torno na­tu­ral que ro­dea la ca­sa, cui­dar los fru­ta­les o mi­mar la ro­sa­le­da, la pa­sión de la due­ña que cuen­ta con ejem­pla­res del fa­mo­so hor­ti­cul­tor bri­tá­ni­co Da­vid Aus­tin. López- Que­sa­da siem­pre in­ten­ta ha­cer los es­pa­cios más be­llos, un ob­je­ti­vo que com­par­te con los due­ños, “per­so­nas muy cer­ca­nas, con las que man­ten­go una bue­ní­si­ma re­la­ción y que de­po­si­ta­ron en mí to­da la con­fian­za”, ex­pli­ca. De­bi­do a la an­ti­güe­dad de la cons­truc­ción, la reha­bi­li­ta­ción ha si­do in­te­gral, co­mo Isa­bel in­di­ca: “Se ha re­for­ma­do por com­ple­to, hu­bo que reha­cer to­da la dis­tri­bu­ción pa­ra ha­cer­la más fran­ca y más am­plia. He­mos eli­mi­na­do pasillos, re­co­ve­cos y es­pa­cios pe­que­ños, pa­ra con­se­guir un mo­vi­mien­to más na­tu­ral. Un buen ejem­plo es la co­ci­na que se ha ado­sa­do al co­me­dor de for­ma que am­bos es­pa­cios pa­re­cen fun­dir­se”, aña­de.

La in­terio­ris­ta, apro­ve­chan­do la for­ma lon­gi­tu­di­nal de la plan­ta, ha tra­za­do una lí­nea ima­gi­na­ria que va del sa­lón al co­me­dor y es­té­ti­ca­men­te crea una si­me­tría gra­cias a la exis­ten­cia de dos chi­me­neas equi­dis­tan­tes. “He crea­do un en­fla­de -ex­pre­sión fran­ce­sa-, de mo­do que la bi­blio­te­ca se ideó co­mo un es­pa­cio de pa­so, si­tua­do en­tre el sa­lón y el co­me­dor, y la co­ci­na se co­lo­có a con­ti­nua­ción”, ex­pli­ca. Las af­cio­nes de los pro­pie­ta­rios “que son muy cam­pe­ros” han mar­ca­do el es­ti­lo de­co­ra­ti­vo que os­ci­la en­tre el shabby­chic in­glés y el en­can­to pro­ven­zal fran­cés. La for­ma de tra­tar las tex­tu­ras de las pa­re­des, fo­rra­das con ta­blo­nes o en li­nos an­ti­guos y el aca­ba­do na­tu­ral de la ma­de­ra “en se­co” se unen a “un ele­men­to co­mún, el sue­lo de ma­de­ra an­ti­gua de no­gal y ro­ble re­cu­pe­ra­do del si­glo XVIII, tra­ta­do de igual for­ma con la in­ten­ción de que to­do sea ar­mó­ni­co y es­té muy co­nec­ta­do”, con­clu­ye.

146

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.