DES­DE LO MÁS PRO­FUN­DO

El nue­vo Amos Rex, si­tua­do en el co­go­llo con más mu­seos por me­tro cua­dra­do de Hel­sin­ki, va a ser vi­si­ta obli­ga­da por su ar­qui­tec­tu­ra sub­te­rrá­nea y por su ca­rác­ter lú­di­co. La pro­yec­ción di­gi­tal in­ter­ac­ti­va de los ja­po­ne­ses Team­lab lo ava­la. Ha­ve­fun!

ELLE Decoration (Spain) - - Arty -

La es­ce­na mu­seís­ti­ca fn­lan­de­sa cre­ce y, a la vis­ta de la úl­ti­ma y apo­teó­si­ca inau­gu­ra­ción que vi­mos en Hel­sin­ki, vi­ve una me­ta­mor­fo­sis. El me­jor ejem­plo es el fa­man­te es­pa­cio pa­ra las ar­tes Amos Rex que to­ma el nom­bre del em­pre­sa­rio y me­ce­nas Amos An­der­son, crea­dor de la ma­yor co­lec­ción pri­va­da de ar­te en Fin­lan­dia. Es un com­ple­jo sub­te­rrá­neo al que se ac­ce­de a tra­vés de una de las jo­yas de la ar­qui­tec­tu­ra fun­cio­na­lis­ta, La­si­pa­lat­si. Lla­ma­do pa­la­cio de cris­tal por su ce­rra­mien­to con gran­des es­ca­pa­ra­tes de sue­lo a te­cho, co­men­zó a le­van­tar­se en 1935 co­mo edif­cio de of­ci­nas, idea­do co­mo pro­yec­to de fn de ca­rre­ra de tres jó­ve­nes ar­qui­tec­tos, Vil­jo Re­vell, au­tor tam­bién del Mu­seo Di­drich­sen, Hei­mo Riihi­mä­ki y Nii­lo Kok­ko. Aho­ra se ha re­for­ma­do con éxi­to al igual que su no me­nos in­tere­san­te sa­la Bio Rex, lis­ta pa­ra el pró­xi­mo fes­ti­val de ci­ne. Am­bas cons­truc­cio­nes his­tó­ri­cas vuel­ven a bri­llar co­mo me­re­cen con el im­pul­so del nue­vo es­pa­cio y, ba­jo un di­no­sáu­ri­co ape­lli­do, el Amos Rex lle­va la frma del equi­po JKMM que tra­ba­ja en la am­plia­ción del ae­ro­puer­to de Hel­sin­ki. Pa­ra As­mo Jaak­si, so­cio fun­da­dor de es­te exi­to­so es­tu­dio, “aña­dien­do una nue­va ca­pa au­daz a La­si­pa­lat­si, sen­ti­mos que es­ta­mos co­nec­tan­do pa­sa­do y pre­sen­te”, y agre­ga, “es­pe­ra­mos que es­tas agra­da­bles cur­vas de las cú­pu­las se per­ci­ban co­mo un sím­bo­lo más de bien­ve­ni­da a la cul­tu­ra ur­ba­na de la ciu­dad”, di­ce.

HOT POINT. Con el fla­man­te pro­yec­to del exi­to­so es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra JKMM, la ciu­dad de Hel­sin­ki ga­na un sin­gu­lar cen­tro de ar­te y una pla­za pú­bli­ca es­pec­ta­cu­lar.

>Ve­cino del Kias­ma, del Hel­sin­ki Art Mu­seum y de la bi­blio­te­ca Oo­di -que abri­rá a fi­na­les de 2018-, Amos Rex es en pa­la­bras de su di­rec­tor, Kai Kar­tio, el me­jor con­ti­nen­te pa­ra mos­trar que “el ar­te es ca­da vez más in­te­rac­ti­vo y con­ver­sa­cio­nal. Es al­go que las per­so­nas ha­cen y ex­pe­ri­men­tan jun­tas”. Y, de es­te mo­do, de­fi­ne bien el mon­ta­je inau­gu­ral de los crea­do­res ja­po­ne­ses Team­lab. Has­ta el 6 de enero ex­po­nen su in­ter­ven­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca Mass­less, la ci­ta es­tre­lla del oto­ño ar­tís­ti­co fin­lan­dés. Es un show com­pues­to por cin­co obras que jun­tas for­man una ex­pe­rien­cia ar­tís­ti­ca in­mer­si­va e in­ter­ac­ti­va. A tra­vés de re­pre­sen­ta­cio­nes en ren­der de fe­nó­me­nos na­tu­ra­les los es­pec­ta­do­res se sien­ten den­tro del mon­ta­je y en los si­te-spe­ci­fics, co­mo bri­llan­te apues­ta por el ar­te ge­ne­ra­ti­vo crea­do por los ni­po­nes. Pa­ra la di­rec­to­ra del mu­seo EM­MA de Es­poo, Mar­ja Mi­ller “real­men­te que­da por ver có­mo es esa ar­qui­tec­tu­ra in­te­rior va­cía” ves­ti­da aho­ra con el mon­ta­je. En al­gu­na sa­la al­can­za los 20 me­tros de al­tu­ra y pron­to se­rá el es­ce­na­rio ideal pa­ra la fu­tu­ra mues­tra de Stu­dio Drift. Co­mo di­ce el ar­tis­ta Rii­ko Sak­ki­nen, “te­ner un nue­vo es­pa­cio de ar­te es bue­na no­ti­cia y re­pre­sen­ta un nue­va atrac­ción en la ciu­dad”.

AMOS AN­DER­SON El em­pre­sa­rio y me­ce­nas de las ar­tes, que creó la ma­yor co­lec­ción pri­va­da en su país en­tre los 40 y 60, le da nom­bre.

Oprue­ben con #Ya­yoi­ku­sa­ma. Les pre­sen­to a la ar­tis­ta más po­pu­lar del mun­do. Es una ja­po­ne­sa a pun­to de cum­plir los no­ven­ta. Vi­ve en un ma­ni­co­mio –por de­ci­sión pro­pia– y di­bu­ja com­pul­si­va­men­te pa­ra ale­jar sus neurosis. Pa­só ham­bre en el Nue­va York de los se­sen­ta –le fue di­fí­cil en­con­trar ga­le­ría y ven­der su obra– y hoy, me­dio si­glo des­pués, ba­te ré­cords en las subas­tas y pro­ta­go­ni­za es­ca­pa­ra­tes de Louis Vuit­ton. Un lien­zo su­yo se ven­dió en 2014 por más de sie­te mi­llo­nes de dó­la­res, el ma­yor pre­cio pa­ra la obra de una ar­tis­ta vi­va. Hoy los crí­ti­cos la se­ña­lan –y apun­tan con el de­do– co­mo una fi­gu­ra cla­ve, tan­to del ar­te mi­ni­ma­lis­ta co­mo del pop. Ha crea­do un víncu­lo en­tre las dos co­rrien­tes y a ella, pa­re­ce ser que le im­por­ta un ble­do. In­clu­so ha per­do­na­do a Andy War­hol y Claes Ol­den­burg que se apro­pia­ran de al­gu­nas de sus ideas. Por su pri­me­ra ex­po­si­ción en Man­hat­tan, en 1958, no pa­só na­die. “Ya­yoi Ku­sa­ma: In­fi­ni­te Mi­rror” –su ex­po­si­ción an­to­ló­gi­ca– ven­dió 90.000 en­tra­das en una tar­de cuan­do re­ca­ló en Los Án­ge­les. En Was­hing­ton las co­las pa­ra en­trar eran de dos ho­ras y el vi­si­tan­te te­nía 30 se­gun­dos es­ca­sos pa­ra ex­pe­ri­men­tar ca­da una de sus ins­ta­la­cio­nes.

Ku­sa­ma no usa mó­vil ni tie­ne per­fil en las re­des so­cia­les, pe­ro su obra pa­re­ce pen­sa­da pa­ra aca­pa­rar “li­kes” en Ins­ta­gram. Su tra­ba­jo ne­ce­si­ta de la com­pli­ci­dad del es­pec­ta­dor. Sin él no es na­da. Pe­ro don­de ella quie­re ha­blar de sus trau­mas in­fan­ti­les o de sus ob­se­sio­nes, la ma­yo­ría de los vi­si­tan­tes en­cuen­tra un es­ce­na­rio don­de dar rien­da suel­ta al ges­to nar­ci­sis­ta de pu­bli­car “sel­fies”. Sus to­pos na­cie­ron fru­to de sus pri­me­ras alucinaciones in­fan­ti­les, cuan­do es­tan­do en un in­ver­na­de­ro las flo­res le em­pe­za­ron a ha­blar. Hoy son una me­tá­fo­ra de lo in­sig­ni­fi­can­tes que so­mos en el cos­mos. En cam­bio, sus fa­los blan­di­tos vie­nen de una ob­ser­va­ción mi­nu­cio­sa. Su ma­dre la obli­ga­ba a es­piar a su pa­dre mu­je­rie­go. En una de sus es­ca­pa­das, lo en­con­tró con una geis­ha. La ima­gen de él des­nu­do la ha per­se­gui­do. Al re­pro­du­cir con­ti­nua­men­te las for­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.