U

ELLE Decoration (Spain) - - Casas -

na mez­cla del sa­voir-fai­re fran­cés y la prac­ti­ci­dad ame­ri­ca­na, con to­ques de gráf­cos y te­las de ins­pi­ra­ción afri­ca­na”. Quien def­ne con tan­ta pre­ci­sión el es­ti­lo de es­te apar­ta­men­to pa­ri­sino es Ash­ley Mad­dox, la in­terio­ris­ta que obró el mi­la­gro de de­vol­ver­le su es­plen­dor per­di­do. “El pi­so, que se en­cuen­tra en la plan­ta no­ble de un edi­fi­cio de 1710, ha­bía si­do víc­ti­ma de un par de des­afor­tu­na­das re­no­va­cio­nes de los años 60, lo que sig­ni­fi­ca­ba que ha­bía li­nó­leo en el sue­lo, los ba­ños y la co­ci­na es­ta­ban re­ves­ti­dos por com­ple­to de ma­te­ria­les plás­ti­cos, y ha­bía un fal­so pla­fón que cu­bría los te­chos de 4 me­tros de al­tu­ra. Nues­tro ob­je­ti­vo fue res­ti­tuir al apar­ta­men­to sus pro­por­cio­nes ori­gi­na­les y re­sal­tar sus ca­rac­te­rís­ti­cas clá­si­cas, in­tro­du­cien­do al mis­mo tiem­po una dis­tri­bu­ción más mo­der­na y un pro­yec­to de­co­ra­ti­vo ac­tua­li­za­do”. Al tra­tar­se de un edi­fi­cio his­tó­ri­co, el pro­yec­to tu­vo que en­fren­tar­se a va­rios re­tos. Pa­ra Mad­dox, los ma­yo­res desafíos fue­ron “re­no­var la fon­ta­ne­ría y los mu­ros es­truc­tu­ra­les ¡man­te­nien­do la his­to­ria! Hoy en día, a la gen­te le gus­ta te­ner ba­ños en sui­te, lo cual pue­de ser di­fí­cil de lo­grar si la lí­nea de agua prin­ci­pal del edi­fi­cio no es de fá­cil ac­ce­so. Los mu­ros es­truc­tu­ra­les tam­bién son un pun­to de­li­ca­do ( los de es­ta ca­sa tie­nen un gro­sor de ca­si 50 cm). Por eso es cru­cial te­ner un ar­qui­tec­to ex­ce­len­te en el equi­po. Al­gu­nos di­se­ña­do­res eli­mi­nan to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas clá­si­cas, lo que me par­te el co­ra­zón en dos. No­so­tros hi­ci­mos un gran es­fuer­zo pa­ra con­ser­var las mol­du­ras, puer­tas y chi­me­neas ori­gi­na­les en to­da la ca­sa”. Por su tra­yec­to­ria y ex­pe­rien­cia en edi­fi­cios his­tó­ri­cos, Mad­dox era la per­so­na per­fec­ta pa­ra es­te pro­yec­to. “Bus­co mez­clar ele­men­tos de épo­ca con re­fe­ren­cias mo­der­nas, y soy co­no­ci­da por mis lí­neas lim­pias, el uso efi­cien­te del es­pa­cio y la pa­le­ta de co­lo­res, to­do lo cual fun­cio­na co­mo un buen com­ple­men­to de los ele­men­tos ori­gi­na­les (chi­me­neas, mol­du­ras y par­quet). Me ob­se­sio­na man­te­ner to­do sim­ple, lim­pio y bien pro­por­cio­na­do, en par­te por­que eso ayu­da a que el es­pa­cio se sien­ta fres­co y li­ge­ro, y tam­bién por­que eso sig­ni­fi­ca que el fo­co vi­sual per­ma­ne­ce en los ele­men­tos de­co­ra­ti­vos”. En es­te en­cuen­tro de cul­tu­ras, el char­me fran­ces se des­cu­bre en “los de­ta­lles clá­si­cos, los vo­lú­me­nes del si­glo XVIII y mu­chas de nues­tras re­fe­ren­cias de di­se­ño, co­mo los es­pe­jos do­ra­dos o el pa­pel pin­ta­do de la jun­gla”. ¿Y el to­que ame­ri­cano? “Es­tá pre­sen­te en el uso efi­cien­te del es­pa­cio, en los to­nos cá­li­dos y aco­ge­do­res, y en los de­ta­lles prác­ti­cos, co­mo un fre­ga­de­ro de gran ta­ma­ño, mu­chos ca­jo­nes bien de­fi­ni­dos pa­ra to­do y enor­mes du­chas de llu­via en ca­da uno de los ba­ños”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.