E

ELLE Decoration (Spain) - - Casas -

n es­ta vi­vien­da se cum­ple la pre­mi­sa de que los es­pa­cios pri­va­dos nos ha­blan de sus due­ños mu­cho más que sus dis­cur­sos o que sus cuen­tas en las re­des so­cia­les. Las ca­sas no mien­ten y lo que és­ta nos mues­tra es el es­ti­lo y la flo­so­fía que ins­pi­ra al di­se­ña­dor y ar­qui­tec­to bel­ga Vin­cent Van Duy­sen. Se le ha aso­cia­do con el mi­ni­ma­lis­mo, pe­ro él re­nie­ga de es­ta eti­que­ta, y ha con­se­gui­do un es­ti­lo pro­pio, re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te, ba­sa­do en un de­li­ca­do equi­li­brio que bus­ca be­lle­za y ca­li­dez con los mí­ni­mos ele­men­tos, y po­ne aten­ción en los ma­te­ria­les y la luz y en la re­la­ción de és­tos con el es­pa­cio. La fi­na­li­dad: crear at­mós­fe­ras y ex­pe­rien­cias es­pe­cia­les, lu­ga­res con al­ma. Y la de es­ta ca­sa des­ti­la se­re­ni­dad y sofs­ti­ca­ción. A di­fe­ren­cia de otros ar­qui­tec­tos que pro­yec­tan el es­pa­cio y, des­pués, eli­gen el mo­bi­lia­rio, él pien­sa en to­dos los ele­men­tos al mis­mo tiem­po. Y así tam­bién aco­me­tió la re­for­ma, pro­fun­da y am­bi­cio­sa, pa­ra un in­mue­ble que da­ta de 1870. Si­tua­do en el cen­tro his­tó­ri­co de Amberes, Van Duy­sen lo des­cu­brió en la ru­ta que se­guía a dia­rio pa­ra ir de su pi­so a su es­tu­dio. Aun­que es­ta­ba aban­do­na­da, des­cui­da­da y di­vi­di­da en va­rias ha­bi­ta­cio­nes, ya que ha­bía per­te­ne­ci­do a ge­ne­ra­cio­nes de no­ta­rios du­ran­te dé­ca­das, él su­po ver su po­ten­cial y, en cuan­to se en­te­ró que es­ta­ba a la ven­ta, la com­pró pa­ra con­ver­tir­la en su re­fu­gio pri­va­do, el de su pa­re­ja y el de sus tres pe­rros, Lou­lou, Gas­ton y Pa­blo, y tam­bién en el lu­gar pa­ra ins­ta­lar su co­lec­ción de ar­te y de pie­zas de di­se­ño del si­glo XX, co­mo las si­llas del ar­qui­tec­to Pie­rre Jean­ne­ret, el pri­mo y co­la­bo­ra­dor de Le Cor­bu­sier, en­tre otras. “El pro­ce­so lle­vó dos años y fue muy in­ten­so. Fue un ejer­ci­cio de re­equi­li­brar to­dos los es­pa­cios de­trás de es­ta fa­cha­da neo­clá­si­ca en un mo­do con­tem­po­rá­neo, aña­dien­do ca­pas de va­rios ma­te­ria­les. Mi ob­je­ti­vo fue crear un es­pa­cio muy neu­tro, pa­ra cal­mar los sen­ti­dos y dar un lu­gar a los ob­je­tos y el ar­te que co­lec­ciono”, ex­pli­ca. Se ti­ra­ron ta­bi­ques y el in­te­rior se va­ció por com­ple­to pa­ra ob­te­ner gran­des es­tan­cias, co­mo el sa­lón-co­me­dor de al­tos te­chos y ven­ta­nas de ca­si 4 me­tros, ves­ti­das con cor­ti­nas de lino. Tam­bién se dio pro­ta­go­nis­mo al pa­tio in­te­rior, que apor­ta luz na­tu­ral a las tres plan­tas. “Otro ob­je­ti­vo fue el res­pe­to por los ma­te­ria­les tra­di­cio­na­les y por la fa­cha­da neo­clá­si­ca... Creé un nue­vo sen­ti­do del es­pa­cio con ma­te­ria­les sos­te­ni­bles y muy na­tu­ra­les, co­mo el gra­ni­to azul bel­ga, el sue­lo de ma­de­ra... con ar­te­sa­nía bel­ga. Los fun­da­men­tos de es­ta vi­vien­da es­tán re­la­cio­na­dos con el ADN bel­ga de ma­te­ria­les y tex­tu­ras”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.