Q

ELLE Decoration (Spain) - - Siguesuestilo -

ue­ría­mos que fue­ra una mez­cla ecléc­ti­ca de lo vie­jo y lo nue­vo, lo bru­to y lo ref­na­do, con un sen­ti­do de lo lú­di­co y la de­ca­den­cia, pe­ro tam­bién que evo­ca­se una sen­sa­ción de dra­ma y emo­ti­vi­dad”. Así re­su­me la de­co­ra­do­ra Tril­bey Gor­don el pun­to de par­ti­da de es­te pro­yec­to pa­ra re­no­var por com­ple­to es­ta vi­vien­da en Lon­dres, pro­pie­dad de un di­rec­tor de ope­ra­cio­nes de una im­por­tan­te em­pre­sa in­mo­bi­lia­ria. “Él y yo tu­vi­mos una vi­sión muy cla­ra y com­par­ti­da de có­mo que­ría­mos que se vie­ra y sin­tie­ra la ca­sa; fue una ex­pe­rien­cia de co­la­bo­ra­ción real­men­te agra­da­ble”. Ori­gi­nal­men­te era una tí­pi­ca ca­sa victoriana lon­di­nen­se de cin­co dor­mi­to­rios, con un la­be­rin­to de pe­que­ñas ha­bi­ta­cio­nes, pe­ro Tril­bey Gor­don apos­tó por una dis­tri­bu­ción com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. “Qui­se abrir el es­pa­cio y tras­la­dar las ha­bi­ta­cio­nes; la co­ci­na pa­só al cen­tro de la ca­sa; el re­ci­bi­dor al fren­te y crea­mos una gran sa­la de es­tar que com­bi­na­ba una sa­la de pro­yec­cio­nes, un área de bar y un co­me­dor en la par­te tra­se­ra con el jar­dín. Abrí to­do el pri­mer pi­so pa­ra crear una enor­me sui­te co­mo dor­mi­to­rio prin­ci­pal con un gran cuar­to de ba­ño, sau­na y ves­ti­dor; con­ver­ti­mos tres de los otros dor­mi­to­rios exis­ten­tes en uno de dos pi­sos y sa­la de es­tar pa­ra una de sus hi­jas, y el pi­so de arri­ba se trans­for­mó en otro enor­me dor­mi­to­rio sui­te pa­ra su otra hi­ja”. Tras la re­for­ma del es­pa­cio, la de­co­ra­do­ra co­men­zó a dar for­ma al es­ti­lo de la ca­sa. “Que­ría re­cu­pe­rar al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas ar­qui­tec­tó­ni­cas, así que agre­gué cor­ni­sas den­ta­das, zó­ca­los al­tos y sue­los de ma­de­ra. En de­co­ra­ción, ado­ro los mue­bles mid­cen­tury y to­da esa at­mós­fe­ra de los se­ten­ta, así que ese look es­ta­ba muy pre­sen­te en la agen­da del pro­yec­to. Me en­can­ta uti­li­zar el co­lor en mi tra­ba­jo, pe­ro tam­bién era im­por­tan­te pa­ra mí que la ca­sa se sin­tie­ra mas­cu­li­na y sexy. Así que con­se­guí pie­zas ecléc­ti­cas de to­das par­tes: Pa­rís, Lon­dres, L.A., Mia­mi... a tra­vés de dis­tri­bui­do­res, ca­sas de subas­tas, y tien­das vin­ta­ge. Siem­pre tra­to de mez­clar, nun­ca quie­ro una ha­bi­ta­ción que sea so­lo una mi­ra­da, de una mis­ma fuen­te o so­lo de una épo­ca...”. Pa­ra Tril­bey Gor­don, el ob­je­ti­vo de un pro­yec­to de in­terio­ris­mo es mu­cho más que ele­gir y com­bi­nar con un gus­to ex­qui­si­to: se tra­ta de pro­vo­car sen­sa­cio­nes. “Cuan­do en­tro en un es­pa­cio, quie­ro sen­tir emo­ción, quie­ro ver mue­bles in­tere­san­tes y de co­lec­cio­nis­ta, pe­ro tam­bién es­tar en un am­bien­te que cuen­te una his­to­ria. Ca­da ob­je­to aquí fue cui­da­do­sa­men­te con­si­de­ra­do. No hu­bo com­pras apre­su­ra­das, es­pe­ra­mos las pie­zas co­rrec­tas. Creo que es muy im­por­tan­te in­ver­tir en ob­je­tos que sig­nif­quen al­go pa­ra ti. Las ten­den­cias van y vie­nen. Pe­ro si te ro­deas de pie­zas que te gus­tan, que tie­nen al­ma... bueno, ese ti­po de es­ti­lo es eterno”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.