ENER­GÍA EN CA­DA PLA­TO

Cam­bió de vi­da cuan­do des­cu­brió que era ce­lia­ca. Nu­tri­cio­nis­ta y chef or­gá­ni­ca, apues­ta por lo na­tu­ral pa­ra su me­sa en No­che­bue­na. ¿Te apuntas a la ali­men­ta­ción cons­cien­te?

ELLE Gourmet - - Sumario - POR ISA­BEL SA­LI­NAS. FO­TOS: PA­TRI­CIA GA­LLE­GO

La nu­tri­cio­nis­ta Ma­ría Kin­de­lán di­se­ña un me­nú cons­cien­te pa­ra ce­le­brar.

El des­tino pro­fe­sio­nal de Ma­ría Kin­de­lán (Ba­da­joz, 1974) pa­re­cía es­tar muy le­jos de los fo­go­nes. Aun­que se con­si­de­ra una enamo­ra­da del buen co­mer, orien­tó su ca­rre­ra ha­cia el uni­ver­so em­pre­sa­rial, lo que le lle­vó a tra­ba­jar en los departamentos de mar­ke­ting de di­fe­ren­tes mul­ti­na­cio­na­les y a su­mer­gir­se en un mar de reuniones, via­jes, fe­chas de en­tre­ga... A aquel rit­mo fre­né­ti­co, siem­pre in cres­cen­do, se le fue­ron su­man­do exi­gen­cias re­la­cio­na­das con su en­torno pri­va­do, por lo que aca­bó sin­tién­do­se per­di­da y en una si­tua­ción in­sos­te­ni­ble. «Arras­tra­ba mu­cho can­san­cio... Desa­rro­llé ce­lia­quía y otras in­to­le­ran­cias», ex­pli­ca. El pri­mer pa­so pa­ra em­pe­zar a cui­dar­se con­sis­tió en ha­cer un pa­rón en su tra­yec­to­ria la­bo­ral y mon­tar una star­tup. Sin em­bar­go, la se­duc­to­ra idea de con­ver­tir­se en free­lan­ce le de­vol­vió a una nueva vo­rá­gi­ne de ta­reas y ten­sión ex­tre­ma. En­ton­ces, fue real­men­te cons­cien­te de có­mo, ade­más del es­trés, le afec­ta­ban los há­bi­tos ad­qui­ri­dos. Y, so­bre to­do, de cuán­to le cos­ta­ba trans­for­mar­los. «Por mu­cho que cam­bia­se de es­ce­na­rio, si no en­con­tra­ba una so­lu­ción den­tro de mí, no re­cu­pe­ra­ría ni la sa­lud ni la ener­gía que ha­bía per­di­do», ad­mi­te.

Mo­vi­da por su in­sa­cia­ble cu­rio­si­dad, de­ci­dió in­ves­ti­gar en qué me­di­da le in­fluía el uni­ver­so que se ha­bía cons­trui­do:

››des­de

su for­ma de vi­vir has­ta su me­nú se­ma­nal. «Com­pro­bé que, a pe­sar de que creía que co­mía sano, no le da­ba a mi cuer­po lo que ne­ce­si­ta­ba». Por eso, se pu­so en ma­nos de una ex­per­ta en ali­men­ta­ción. Con los re­sul­ta­dos (po­si­ti­vos) en la mano, se for­mó co­mo na­tu­ró­pa­ta y nu­tri­cio­nis­ta ener­gé­ti­ca en la es­cue­la de Montse Brad­ford. Su ob­je­ti­vo: ayu­dar a quie­nes li­dian con el can­san­cio ex­tre­mo.

ALI­MEN­TAR LAS EMO­CIO­NES

Se­gún Ma­ría, la cla­ve no re­si­de en so­me­ter­se a una die­ta: es cues­tión de há­bi­tos, de co­no­cer­se a uno mis­mo y de iden­tif­car la ener­gía de los ali­men­tos pa­ra usar­la en be­ne­fi­cio pro­pio. Ba­jo es­tos prin­ci­pios, creó su con­sul­ta (ma­ria­kin­de­lan.com), don­de ofre­ce un ser­vi­cio de coaching nu­tri­cio­nal com­ple­to, ta­lle­res y ac­ti­vi­da­des adap­ta­das pa­ra em­pre­sas. «Lo que co­me­mos es un 90 por cien­to de lo que so­mos y de có­mo ac­tua­mos» ase­gu­ra.

En el ges­to co­ti­diano de ali­men­tar­se re­sul­ta de­ter­mi­nan­te el fac­tor sen­so­rial: si los pla­tos no en­ga­tu­san por la vis­ta, se crea una ca­ren­cia emo­cio­nal, de ahí que Kin­de­lán apues­te por dar rien­da suel­ta a su ve­na crea­ti­va, ju­gar con tex­tu­ras y co­lo­res (sí, tam­bién en la me­sa de No­che­bue­na)... y des­cu­brir nue­vos res­tau­ran­tes. ¿Sus di­rec­cio­nes im­pres­cin­di­bles? Le fas­ci­na el tra­ba­jo con ve­ge­ta­les y su­per­ali­men­tos de Ro­dri­go de la Ca­lle en El In­ver­na­de­ro (en la lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña de Co­lla­do Me­diano; elin­ver­na­de­ro-rde­la-

ca­lle.com). Ade­más, com­par­te la flo­so­fía or­gá­ni­ca de Bump­green (bump­green. com), don­de ha crea­do la nueva car­ta de de­sa­yu­nos y de pro­pues­tas ta­ke-away. «Me en­can­ta co­la­bo­rar pa­ra que las per­so­nas que sa­len de ca­sa con pri­sa to­men al­go que cum­pla cier­tos re­qui­si­tos».

Ma­ría Kin­de­lán con­vi­ve con dos con­cep­tos a dia­rio: co­mi­da or­gá­ni­ca y ejer­ci­cio. Ele­gir una ma­te­ria pri­ma sin pes­ti­ci­das pa­ra sus pla­tos ga­ran­ti­za que man­ten­ga su sa­bor y sus pro­pie­da­des. En es­te sen­ti­do, sien­te de­vo­ción por Ki­ki Mar­ket (ki­ki-mar­ket.com), con un pun­to de «tien­da de ba­rrio» fas­ci­nan­te y una ex­ce­len­te «se­lec­ción de pro­duc­tos». Por otro la­do, co­mo apa­sio­na­da de las ar­tes mar­cia­les, sa­be que la ac­ti­vi­dad fí­si­ca es cla­ve, pues «qui­ta el óxi­do del cuer­po y mue­ve la ener­gía». El cen­tro El Gong (en Madrid, el­gong.es) es la ba­se de sus ac­ti­vi­da­des.

QUE EL RIT­MO NO PA­RE

Las in­quie­tu­des de la em­pren­de­do­ra cre­cen. Uno de sus pro­yec­tos más re­cien­tes es Trea­su­re Hun­ters Spain, ba­sa­do en re­ti­ros que com­bi­nan el bie­nes­tar ab­so­lu­to y el lu­jo or­gá­ni­co. «El si­guien­te en­cuen­tro se­rá en el ho­tel Mon­te Vel­ho Equo­re­sort, en Arraio­los –en Portugal; mon­te­vel­ho.pt–, por­que su ma­ne­ra de cui­dar los de­ta­lles (co­ci­na in­clui­da) me ha con­quis­ta­do», di­ce. ¿La pró­xi­ma aven­tu­ra? «Me­jo­rar mis con­sul­tas. El re­to pa­sar por te­ner en cuen­ta el fac­tor ge­né­ti­co. Y tam­bién quie­ro re­co­pi­lar y re­unir en un li­bro las re­ce­tas que me ayu­da­ron a re­cu­pe­rar la ener­gía». Tiem­po al tiem­po.

Ma­ría po­sa en el in­te­rior de la tien­da Ki­ki Mar­ket, en Madrid. Lle­va ves­ti­do de terciopelo y ca­mi­sa de Po­lo Ralph Lau­ren, ma­xi­pen­dien­te de An­ton Heu­nis y bo­tas de Sen­dra.

En el res­tau­ran­te Bump­green, en Madrid. Kin­de­lán lle­va ves­ti­do y bo­tas de Guc­ci.

Ki­ki Mar­ket cuen­ta con dos tien­das en Madrid (Ca­va Al­ta, 21 y tra­ve­sía de San Ma­teo, 4).

So­bre es­tas lí­neas, al­gu­nos de los pro­duc­tos fres­cos y de tem­po­ra­da (los re­po­nen a dia­rio) de Ki­ki Mar­ket. A la izq., la tien­da del res­tau­ran­te sa­lu­da­ble, or­gá­ni­co y sos­te­ni­ble Bump­green.

La nueva car­ta de de­sa­yu­nos ener­gé­ti­cos de Bump­green, que in­clu­ye al­muer­zos ta­ke-away, es obra de Ma­ría Kin­de­lán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.