SUM­MER TIME

Pau­la Or­do­vás, Te­re­sa Ba­ca y Brian­da Fitz-ja­mes Stuart se apun­tan a un re­la­jan­te break en pleno Ma­drid.

ELLE Gourmet - - Sumario - POR MI­RIAM GIMENO. FO­TOS: MA­RIO SIERRA. REA­LI­ZA­CIÓN: BÁRBARA GARRALDA

El ca­lor del as­fal­to des­apa­re­ce in­me­dia­ta­men­te en Or­ga­nic Mar­ket & Food, el oa­sis ma­dri­le­ño en el que han en­con­tra­do la som­bra –y un re­fres­can­te me­nú de pos­tín– Brian­da Fitz-ja­mes Stuart, Te­re­sa Ba­ca y Pau­la Or­do­vás. La pri­me­ra de ellas (Ma­drid, 1984) se ha per­mi­ti­do un al­to en un ca­mino en el que los pro­yec­tos se en­ca­de­nan sin des­can­so. Con un pie en Ma­drid y otro en To­kio, la di­se­ña­do­ra tie­ne en­tre ma­nos va­rias co­la­bo­ra­cio­nes con fir­mas ni­po­nas, aca­ba de ilus­trar pa­ra Mos­qui­to Books un li­bro in­fan­til de ar­te y ha con­ce­bi­do el pa­pel de pa­red con el que la ca­sa de­co Coor­don­né ce­le­bra su 40º aniver­sa­rio, ta­reas a las que hay que su­mar su po­pu­lar tra­ba­jo co­mo DJ. Se la ve fe­liz a la me­sa de mez­clas, pe­ro tam­bién dis­fru­ta si so­bre la del co­me­dor se sir­ven gui­sos o pro­pues­tas ja­po­ne­sas. Es una apa­sio­na­da de la cul­tu­ra del país del sol na­cien­te, aun­que, si no le queda más re­me­dio que ele­gir, se de­can­ta por la die­ta me­di­te­rrá­nea, de­bi­do a su va­rie­dad de le­gum­bres y ver­du­ras.

TRA­BA­JAR, CO­MER Y VIA­JAR

Al igual que Brian­da, la pe­rio­dis­ta y mo­de­lo Te­re­sa Ba­ca (Se­vi­lla, 1985) es una in­con­di­cio­nal de la gas­tro­no­mía. «Me pa­re­ce el nue­vo lu­jo ase­qui­ble... y un gran te­ma de con­ver­sa­ción –ase­gu­ra–. Es­tá al al­can­ce de to­do el mun­do y es ten­den­cia». En­fras­ca­da en la co­ber­tu­ra del Mun­dial de Fút­bol 2018 pa­ra Zo­na mix­ta, el pro­gra­ma de de­por­tes que pre­sen­ta en el ca­nal 24 Ho­ras, cum­ple con es­ta aven­tu­ra tres de sus ma­yo­res pla­ce­res: ejer­cer de re­por­te­ra, via­jar y des­cu­brir sa­bo­res. Des­pués de una lar­ga tem­po­ra­da en­tre Lon­dres y Ro­ma, siem­pre con la ma­le­ta a ras­tras, de­ci­dió asen­tar­se en Es­pa­ña pa­ra im­pul­sar su ca­rre­ra en la

co­mu­ni­ca­ción y des­vin­cu­lar­se de las pa­sa­re­las. Eso sí, no re­nun­cia a la in­dus­tria fas­hion, que le ha de­ja­do abun­dan­tes re­cuer­dos y apren­di­za­jes. Sus cua­tro años en Nue­va York, por ejem­plo, le ayu­da­ron a desa­rro­llar una fi­lo­so­fía so­bre la real food: «La can­ti­dad de quí­mi­cos, ce­ras y adi­ti­vos que tie­nen los ali­men­tos en Es­ta­dos Uni­dos te ha­ce to­mar con­cien­cia». Sa­be que la nu­tri­ción es la ba­se del bie­nes­tar fí­si­co y men­tal, de ahí que cui­de tan­to lo que co­me y sea muy cons­tan­te en el gim­na­sio.

PA­LA­DA­RES HEALTHY

Pau­la Or­do­vás (Ma­drid, 1985) no pue­de es­ta más de acuer­do. Pa­ra la em­pre­sa­ria y blo­gue­ra co­no­cer –y apli­car– los as­pec­tos po­si­ti­vos del de­por­te y de la ali­men­ta­ción healthy su­pu­so un cam­bio ra­di­cal: «Te no­tas más des­can­sa­da, la piel es­tá mu­cho me­jor... En­tre­nar­me es mi vía de es­ca­pe: me ayu­da a ca­na­li­zar el es­trés y a cal­mar la an­sie­dad». Es así co­mo en­cuen­tra la ener­gía y la con­cen­tra­ción que re­quie­re la ges­tión de su fla­man­te fir­ma de ro­pa –My Peep­toes, lan­za­da el pa­sa­do no­viem­bre– y de la

web My­peep­toes.com, don­de lle­va ca­si una dé­ca­da es­cri­bien­do de li­festy­le. Co­mien­za y ter­mi­na la jor­na­da prac­ti­can­do ejer­ci­cio, ru­ti­na que man­tie­ne cuan­do via­ja (nun­ca fal­tan las za­pa­ti­llas en su equi­pa­je), y agra­de­ce que ca­da día exis­tan más res­tau­ran­tes en los que co­mer bien fue­ra de ca­sa no sea una mi­sión im­po­si­ble. Se tra­ta de al­go im­pen­sa­ble só­lo un lus­tro atrás, cuan­do Pau­la lle­va­ba un rit­mo se­den­ta­rio y ape­nas se acer­ca­ba a la co­ci­na. Aho­ra se sien­te en ella co­mo un pez en el agua. «Cuan­do en­tras en es­ta di­ná­mi­ca des­cu­bres que el 90 por cien­to de la vi­da saludable de­pen­de de la ali­men­ta­ción». Por eso en su blog com­par­te con sus mu­chos se­gui­do­res re­ce­tas en­fo­ca­das al fit­ness.

En es­te pun­to Te­re­sa ad­mi­te que los fo­go­nes son una de sus ta­reas pen­dien­tes y que le en­can­ta­ría apun­tar­se a al­gún cur­so. Tras ro­dar un do­cu­men­tal con gran­des es­tre­llas Mi­che­lin, le in­tere­sa es­pe­cial­men­te apren­der a ex­pri­mir la ima­gi­na­ción pa­ra apro­ve­char los in­gre­dien­tes y que no ha­ya des­per­di­cios. Brian­da tam­bién se re­co­no­ce ama­teur, aun­que le gus­ta in­ves­ti­gar e in­for­mar­se de la pro­ce­den­cia de lo que to­ma. «La die­ta me­di­te­rrá­nea

era or­gá­ni­ca de ba­se. Lo ideal es apos­tar por pro­duc­tos de ori­gen local y en­te­rar­se de có­mo han si­do tra­ta­dos. Em­pie­za a per­ci­bir­se una más que ne­ce­sa­ria vuel­ta a los orí­ge­nes».

¿Pe­ro cuá­les son pla­nes foo­dies per­fec­tos pa­ra es­tas tres al­mas via­je­ras e in­quie­tas? «Yo me ima­gino jun­to al mar de Cá­diz, con mi ma­ri­do y mis me­jo­res ami­gas –de­ta­lla Pau­la–. De me­nú, un atún ro­jo fres­quí­si­mo, pre­sen­ta­do con ver­du­ras y ma­ri­da­do con vino blanco». Te­re­sa se in­cli­na por el cam­po y las ma­te­rias pri­mas de la huer­ta. «Con el ca­lor lo que más me ape­te­ce es el to­ma­te, en for­ma de gaz­pa­cho, en en­sa­la­da con una le­chu­ga re­cién co­gi­da… Y ser­vi­do con tor­ti­lla de pa­ta­ta». To­do, a la luz del atar­de­cer an­da­luz, en una me­sa enor­me, re­ple­ta de ami­gos de di­fe­ren­tes cul­tu­ras y na­cio­na­li­da­des. Por­que le en­tu­sias­ma mez­clar pa­ra en­ri­que­cer la con­ver­sa­ción y que no fal­ten las ri­sas.

EL SA­BOR DE LA TOR­MEN­TA

Por su par­te, Brian­da pre­fie­re las me­sas de ca­rác­ter más ín­ti­mo. «Es que en las gran­des al fi­nal no pue­des ha­blar bien», jus­ti­fi­ca. La ins­ta­la­ría en un bos­que del nor­te de Es­pa­ña. De pla­to prin­ci­pal eli­ge, en­tre ri­sas, una fa­ba­da: «Ve­ra­neo en Can­ta­bria, así que nun­ca so­bra el jer­sey ni en­tra mal un pla­to de cu­cha­ra». A sus car­ca­ja­das les si­gue un trueno le­jano que anun­cia tor­men­ta en Ma­drid. La DJ se ale­gra: no le gus­ta de­ma­sia­do el ca­lor.

El vien­to que co­rre por la te­rra­za de Or­ga­nic Mar­ket & Food arre­mo­li­na el ves­ti­do de Pau­la Or­do­vás, re­fres­ca el am­bien­te e in­vi­ta a la cal­ma. Ya a cu­bier­to, nues­tras an­fi­trio­nas, res­pi­ran hon­do y de­jan caer un sus­pi­ro. La fies­ta es­ti­val se sa­bo­rea me­jor con es­ta tre­gua del ter­mó­me­tro. Em­pie­za a llo­ver.

De izq. a dcha., Te­re­sa Ba­ca lle­va jer­sey sin man­gas, fal­da y cin­tu­rón de Mi­chael Kors y pul­se­ras de Dior;

Pau­la Or­do­vás, ves­ti­do de Tem­per­ley, pen­dien­tes de My Peep­toes­hop, pul­se­ras de Dior y san­da­lias de Aquaz­zu­ra; Brian­da, cha­que­ta y pan­ta­lo­nes de Isa­bel Ma­rant y cin­tu­rón de Brooks­field.

La va­ji­lla es de Pin­son Li­ving (An­to­nio Pé­rez, 16, Ma­drid); la cu­ber­te­ría, los ob­je­tos de­co y los man­te­les in­di­vi­dua­les, de Za­ra Ho­me (www.za­raho­me.com).

Ma­ce­te­ros de Za­ra Ho­me.

Pau­la, Te­re­sa y Brian­da, tres mu­je­res to­do­te­rreno... en mo­do ve­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.