SO­FÍA DE HABSBURGO

La po­li­fa­cé­ti­ca prin­ce­sa se co­ro­na co­mo ci­ce­ro­ne con una su­cu­len­ta ru­ta por la ver­sión me­nos co­no­ci­da de la Ciu­dad Eter­na.

ELLE Gourmet - - Sumario - POR ISA­BEL SA­LI­NAS. FO­TOS: PA­TRI­CIA GA­LLE­GO. REA­LI­ZA­CIÓN: SYL­VIA MONTOLIÚ

Des­cu­bri­mos los im­pres­cin­di­bles de Ro­ma de la mano de la aris­tó­cra­ta.

To­dos los ca­mi­nos lle­van a Ro­ma y no exis­ten ad­je­ti­vos su­fi­cien­tes que des­cri­ban la ca­pi­tal ita­lia­na. «El ma­yor pla­cer de es­te lu­gar es su be­lle­za. Pue­do pa­sear por la mis­ma ca­lle ca­da ma­ña­na: siem­pre me re­sul­ta nue­va. Nun­ca de­jo de sor­pren­der­me», afir­ma So­fía de Habsburgo (Pa­rís, 1959). Esa fas­ci­na­ción ha lle­va­do a la aris­tó­cra­ta a man­te­ner un idi­lio con la Ciu­dad de las Sie­te Co­li­nas que du­ra ca­si 30 años. Des­pués de vi­vir en Fran­cia, In­gla­te­rra y Es­pa­ña, en 1990 se ca­só con el prín­ci­pe Hu­go Win­disch-graetz; el jo­ven ma­tri­mo­nio se ins­ta­ló en un pa­la­cio fa­mi­liar con vis­tas a los te­ja­dos del Va­ti­cano. De Ro­ma, que ya sien­te co­mo su­ya, le gus­ta des­ta­car «el fan­tás­ti­co cli­ma y el ca­rác­ter de la gen­te». «Y, aun­que a ve­ces me po­ne his­té­ri­ca –con­ti­núa con una son­ri­sa am­plia–, tam­bién me en­can­ta ese pe­cu­liar caos en el que la luz ro­ja de los se­má­fo­ros pa­re­ce una op­ción... ¡y no una prohi­bi­ción!».

ALO­JA­MIEN­TOS FOO­DIES

Su re­si­den­cia se ubi­ca a es­ca­sa dis­tan­cia de los prin­ci­pa­les re­cla­mos tu­rís­ti­cos, pe­ro, pal­pa­da la at­mós­fe­ra, na­die lo di­ría: tras un pa­tio in­te­rior y una lu­mi­no­sa es­ca­li­na­ta, en el ho­gar se res­pi­ra una tran­qui­li­dad inusual, só­lo al­te­ra­da por al­gún pá­ja­ro des­pis­ta­do. Es­tas idí­li­cas con­di­cio­nes lo han trans­for­ma­do en pun­to de

en­cuen­tro. «Nues­tra ca­sa pa­re­ce un ho­tel. Vie­nen fa­mi­lia­res, ami­gos, co­le­gas de mis hi­jos... ¡Du­ran­te to­do el año!», con­fe­sa. La so­cia­li­te re­co­mien­da lan­zar­se a ca­mi­nar y de­jar­se sor­pren­der por los en­can­ta­do­res alo­ja­mien­tos que se es­par­cen por la ciu­dad, mu­chos de los cua­les es­con­den más de lo que pa­re­ce. ¿Al­gún ejem­plo? Al en­trar en el Ho­tel Lo­carno el vi­si­tan­te se en­cuen­tra con una te­rra­za pa­ra­di­sia­ca y un loun­ge bar que, des­de 1925, ha si­do tes­ti­gos de reunio­nes de ar­tis­tas, di­rec­to­res de ci­ne, es­cri­to­res… Sus tra­ba­ja­do­res pre­su­men de que allí se co­ció la pe­lí­cu­la El Gran Ho­tel Bu­da­pest (2014), así que no re­sul­ta di­fí­cil zam­bu­llir­se en la ma­gia del lu­gar con un Ape­rol

en­la mano. Si pre­fie­res es­ca­par de la efer­ves­cen­cia de la ur­be, a ori­llas del río Tre­ve­re se lo­ca­li­za la an­ti­gua villa de la fa­mi­lia Ma­las­pi­na, aho­ra con­ver­ti­da en el ho­tel Pa­laz­zo Da­ma. Su pis­ci­na, ro­dea­da de oli­vos y li­mo­ne­ros, te in­vi­ta a su­mer­gir­te en el lu­jo de la dolce vi­ta y el dolce far nien­te. Pe­ro, cuan­do só­lo dis­po­nes de un fn de se­ma­na, The Pant­heon Ico­nic Ro­me Ho­tel go­za de la si­tua­ción per­fec­ta; en su azo­tea, aso­ma­da a la fa­mo­sa cú­pu­la des­cu­bier­ta, ofre­cen un ca­puc­cino de­li­cio­so, con per­mi­so del des­apa­re­ci­do Caf­fè della Pa­ce, del que siem­pre nos que­da­rá su pa­pel en la pe­lí­cu­la de Woody

Allen A Ro­ma con amor (2012).

UN PATRIMONIO MI­LE­NA­RIO

Pre­ci­sa­men­te, el Pan­teón de Agri­pa es uno de los mee­ting points de la prin­ce­sa. «La ciu­dad cuen­ta con inf­ni­dad de mo­nu­men­tos, pe­ro creo que el he­cho de que ten­ga ca­si 2.000 años y po­sea una es­truc­tu­ra fue­ra de lo co­mún (la dis­tan­cia que exis­te en­tre el sue­lo y la bó­ve­da es la mis­ma que su diá­me­tro) lo ha­ce úni­co –ex­pli­ca–. Lo con­si­de­ro una ci­ta im­pres­cin­di­ble. So­bre to­do cuan­do cae el sol, gra­cias al asom­bro­so jue­go de lu­ces y som­bras que pro­yec­tan las co­lum­nas». Su me­jor con­se­jo pa­ra des­cu­brir la cit­tà más au­tén­ti­ca es sa­lir­se de la ru­ta clá­si­ca que mar­can las guías. Un en­can­to es­pe­cial se per­ci­be en la Fon­ta­na de­lle Tar­ta­rug­he, en la Piaz­za Mat­tei, que, se­gún la le­yen­da, fue en­car­ga­da por un du­que que pre­ten­día im­pre­sio­nar a su sue­gro. Otra de las pla­zas im­pres­cin­di­bles pa­ra So­fía de Habsburgo es la del Po­po­lo, un hots­pot en el que los aman­tes de la ar­qui­tec­tu­ra y la pin­tu­ra pue­den de­lei­tar­se con las igle­sias ca­si ge­me­las de San­ta Ma­ria in Mon­te­san­to y San­ta Ma­ria dei Mi­ra­co­li y con los tra­ba­jos de Ra­fael, Ber­ni­ni y Ca­ra­vag­gio en la Ba­sí­li­ca de San­ta Ma­ria del Po­po­lo. Y es que po­cos lu­ga­res pue­den sa­tis­fa­cer las in­quie­tu­des ar­tís­ti­cas de los más exi­gen­tes co­mo Ro­ma. En es­te sen­ti­do, nues­tra an­fi­trio­na re­co­mien­da che­quear las ex­po­si­cio­nes iti­ne­ran­tes y aden­trar­se en las co­lec­cio­nes pri­va­das que es­tán abier­tas al pú­bli­co, co­mo la que guar­da el Pa­laz­zo Co­lon­na (Via della Pi­lot­ta, 17). «Dis­po­ne de un sa­lón con unas pa­no­rá­mi­cas im­pre­sio­nan­tes y que es­tá re­ple­to de obras de Van­vi­te­lli. Es, sin du­da, una de mis mues­tras fa­vo­ri­tas», man­tie­ne.

«ME QUE­DO CON EL PAN­TEÓN: ES ÚNI­CO POR SU HIS­TO­RIA Y SU DI­SE­ÑO»

MU­CHO MÁS QUE PAS­TA

La gas­tro­no­mía jue­ga un pa­pel esen­cial en la ca­pi­tal. Por­que ¿a quién no le gus­ta la co­ci­na ita­lia­na? «¡A na­die!», co­rro­bo­ra So­fía. Re­co­no­ce que su fuer­te son los dul­ces aus­tria­cos, pe­ro le en­can­ta pre­pa­rar pla­tos lo­ca­les pa­ra sus in­vi­ta­dos. Su se­cre­to re­si­de en or­ga­ni­zar co­mi­das rá­pi­das a par­tir de ma­te­rias pri­mas de gran ca­li­dad cul­ti­va­das en su ca­sa del sur, don­de pa­san los fi­nes de se­ma­na. «Es un au­tén­ti­co lu­jo, aun­que siem­pre po­de­mos re­cu­rrir al mer­ca­do de Cam­po de’ Fio­ri, que ca­da ma­ña­na se lle­na de pues­tos de flo­res, fru­tas, ver­du­ras… Es muy en­tre­te­ni­do su cons­tan­te ja­leo», afrma. Otra de sus di­rec­cio­nes de re­fe­ren­cia pa­ra com­prar ví­ve­res es la sa­lu­me­ria Ros­cio­li (Via dei Giub­bo­na­ri, 21), don­de los pro­duc­tos de­li­ca­tes­sen se pue­den de­gus­tar en su zo­na de res­tau­ra­ción. Si es­tás pen­san­do en la fa­mo­sa piz­za al ta­glio, vi­si­ta el An­ti­co Forno Ros­cio­li y sa­bo­rea «la me­jor de la ciu­dad». A la ho­ra de re­ser­var me­sa, la aris­tó­cra­ta tie­ne cla­ro que pri­man los es­pa­cios que ho­me­na­jean a las recetas tra­di­cio­na­les. Una de sus pri­me­ras op­cio­nes es Ar­chi­me­de, con su car­ta de pro­duc­tos fres­cos, pos­tres ca­se­ros y una tran­qui­la te­rra­za a dos pa­sos de la zo­na tu­rís­ti­ca. Sin em­bar­go, el si­tio in­fa­li­ble pa­ra con­quis­tar el es­tó­ma­go de las vi­si­tas es la trat­to­ria Al Mo­ro: «Re­sul­ta sen­ci­lla y fa­mi­liar y sus pla­tos son tan de­li­cio­sos co­mo ita­lia­nos». La guin­da de una es­ca­pa­da vip la po­nen las vis­tas de la ciu­dad. La prin­ce­sa ad­mi­te que, a úl­ti­ma ho­ra, la te­rra­za de su ca­sa es un mi­ra­dor im­pa­ga­ble, aun­que in­sis­te en que el es­pec­tácu­lo des­de lo al­to de la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro «qui­ta la res­pi­ra­ción». Y no por los más de 500 es­ca­lo­nes que tie­nes que su­bir, sino por la pers­pec­ti­va de 360º que brin­da de la cit­tà. La al­ter­na­ti­va es jus­to la pers­pec­ti­va con­tra­ria: bus­car el en­fo­que más pe­cu­liar del san­tua­rio des­de el Pa­la­cio de los Ca­ba­lle­ros de la Or­den de Mal­ta (Piaz­za dei Ca­va­lie­ri di Mal­ta, 4). «Si mi­ras por la ce­rra­du­ra del por­tón ves có­mo unos ci­pre­ses en­mar­can la cú­pu­la. In­creí­ble». Mo­ra­le­ja: «Ro­ma hay que dis­fru­tar­la con to­dos los sen­ti­dos. Em­pie­za con un buen res­tau­ran­te y re­des­cú­bre­la a pie tan­to de día co­mo de no­che. Te enamo­ra­rá». Pa­la­bra de So­fía de Habsburgo.

«NUES­TRA CA­SA PA­RE­CE UN HO­TEL. VIE­NEN HAS­TA LOS AMI­GOS DE MIS HI­JOS»

A la izq., en el mer­ca­do de Cam­po de’ Fio­ri, con bla­zer de Ge­rard Da­rel, jer­sey de Po­lo Ralph Lau­ren, jeans de Lo­ve Mos­chino y cin­tu­rón de Gucci. Arri­ba, panorámica de Ro­ma des­de las al­tu­ras. Aba­jo, la Fon­ta­na de­lle Tar­ta­rug­he, en Piaz­za Mat­tei.

Arri­ba mer­ca­do de Cam­po de’ Fio­ri (Piaz­za di Cam­po de’ Fio­ri). A la dcha., San­ta Ma­ria dei Mi­ra­co­li (Piaz­za del Po­po­lo). Aba­jo, el ho­tel Pa­laz­zo Da­ma (Lun­go­te­ve­re Arnaldo da Bres­cia, 2). A la izq., la trat­to­ria Al Mo­ro (Vi­co­lo de­lle Bo­llet­te, 13), uno de los si­tios fa­vo­ri­tos de So­fía de Habsburgo.

A la izq., la en­tra­da del An­ti­co Forno Ros­cio­li (Via dei Chia­va­ri, 34), don­de se de­gus­ta la me­jor piz­za al ta­glio de la ca­pi­tal. A la dcha., ra­mos en los pues­tos de flo­res de Cam­po de’ Fio­ri.

Con ca­pa de Ma­je, jer­sey de Po­lo Ralph Lau­ren, pan­ta­lo­nes de Ge­rard Da­rel, pa­ñue­lo de Hermès, cin­tu­rón de San­dro y za­pa­tos de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo.

loun­ge

A la izq. pis­ci­na del ho­tel Pa­laz­zo Da­ma. Arri­ba, in­te­rior del bar del Ho­tel Lo­carno (Via della Pen­na, 22). Aba­jo, de­ta­lle de la en­tra­da del res­tau­ran­te Ar­chi­me­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.