GI­RO DE­LU­XE

Paco Ron­ce­ro y Jai­me Ha­yon for­man un tán­dem per­fec­to que vuel­ve a sor­pren­der al pú­bli­co con el úl­ti­mo ‘twist’ de es­te clá­si­co efer­ves­cen­te.

ELLE Gourmet - - Sumario - POR BEA­TRIZ FA­BIÁN. FO­TOS: PA­BLO SARABIA

La Te­rra­za del Ca­sino se re­es­cri­be. ¿Su ob­je­ti­vo? La ter­ce­ra es­tre­lla Mi­che­lin.

Es­ta es la his­to­ria de un lu­gar mí­ti­co: el Ca­sino de Madrid. Ate­so­ra jo­yas co­mo la es­ca­le­ra de ho­nor o el mis­mo edi­fi­cio que ocu­pa, pro­yec­ta­do por Jo­sé Ló­pez Sa­lla­berry a co­mien­zos del si­glo pa­sa­do, y cuen­ta con un dia­man­te, el res­tau­ran­te La Te­rra­za del Ca­sino (Al­ca­lá, 15). Si­tua­do en el áti­co del ho­tel NH Co­llec­tion, luce dos es­tre­llas Mi­che­lin y tres so­les de la Guía Rep­sol y ha re­no­va­do su in­terio­ris­mo una dé­ca­da des­pués de que lo con­ci­bie­ran dos fi­gu­ras irre­pe­ti­bles, ca­da una en su cam­po: el chef Paco Ron­ce­ro y el di­se­ña­dor Jai­me Ha­yon. Am­bos son au­to­res de obras in­con­fun­di­bles, el pri­me­ro, con su co­ci­na, am­plia­men­te ala­ba­da y re­co­no­ci­da, y el se­gun­do, con su tra­ba­jo de es­pec­tro in­ter­na­cio­nal. La per­so­na­lí­si­ma ve­ta crea­ti­va del tán­dem ha vuel­to a dar co­mo re­sul­ta­do un es­pa­cio úni­co, en el que se han cum­pli­do los ob­je­ti­vos plan­tea­dos por Ron­ce­ro: «For­mu­lar un resty­ling, con­se­guir zo­nas más cá­li­das y bus­car la ex­ce­len­cia en el de­ta­lle». Ha­yon in­sis­te en que «se bus­có la ma­ne­ra de dar­le un gi­ro al am­bien­te que se res­pi­ra en el Ca­sino, que, a tra­vés del ar­te y el amor por el ofi­cio, trans­mi­tie­se ale­gría y ce­le­bra­se el dis­fru­te de las co­sas pre­pa­ra­das con pa­sión. To­do sin per­der su só­li­da mor­fo­lo­gía es­truc­tu­ral». Los cam­bios se re­fle­jan, fun­da­men­tal­men­te, en la pa­le­ta de co­lo­res se­lec­cio­na­da, que ha pa­sa­do de la ga­ma de gri­ses a cá­li­dos to­nos ver­des y azu­les sal­pi­ca­dos con acer­ta­das pin­ce­la­das ama­ri­llas y ro­jas.

A POR LA TER­CE­RA

En cuan­to al mo­bi­lia­rio, en su ma­yo­ría ha si­do idea­do por Ha­yon ex pro­fe­so. Es el ca­so de las me­sas, que aho­ra lu­cen un pie en co­bal­to (a jue­go con las co­lum­nas en for­ma de tó­tem que tea­tra­li­zan el co­me­dor gran­de) y que se vis­ten con man­te­les cor­tos es­me­ra­da­men­te bor­da­dos con di­bu­jos rea­li­za­dos por el di­se­ña­dor, al­go úni­co, co­mo sub­ra­ya Paco Ron­ce­ro: «Yo no co­noz­co nin­gún otro res­tau­ran­te que ten­ga man­te­les bor­da­dos». Y es que el chef, co­mo di­ce el re­frán, no da pun­ta­da sin hi­lo, por­que la in­ten­ción de ac­tua­li­zar La Te­rra­za del Ca­sino no es otra que aca­ri­ciar el ter­cer as­tro. La in­tro­duc­ción de plan­tas, pie­zas de ar­te y ob­je­tos ex­clu­si­vos del in­terio­ris­ta, el he­cho de ar­mo­ni­zar la te­rra­za ex­te­rior –que se ha me­jo­ra­do no­ta­ble­men­te–, lo­grar am­bien­tes más lu­mi­no­sos y has­ta ves­tir a los ca­ma­re­ros con tra­jes de Tom Black se han or­ques­ta­do con la in­ten­ción de «ofre­cer un es­pec­tácu­lo que se sa­bo­ree con los cin­co sen­ti­dos» y de au­par el res­tau­ran­te en el olim­po Mi­che­lin. ❧

JAI­ME HA­YON HA MAN­TE­NI­DO LA BA­SE ORI­GI­NAL PA­RA DAR UN GI­RO HA­CIA UN AM­BIEN­TE VI­VO Y QUE, A TRA­VÉS DEL AR­TE Y EL AMOR POR EL OFI­CIO, TRANS­MI­TE ALE­GRÍA Y CE­LE­BRA EL DIS­FRU­TE DE

LAS CO­SAS HE­CHAS CON PA­SIÓN

El mo­bi­lia­rio ex­te­rior es de Gui­xe­res y La­for­ma.

El ver­de sus­ti­tu­ye al gris en las pa­re­des.

Som­bri­llas y me­sas de Gui­xe­res y si­llas Sen­so, de Ex­por­mim.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.