OPI­NIÓN

ELLE Gourmet - - Sumario - SHEI­LA LOE­WE PRE­SI­DEN­TA FUN­DA­CIÓN LOE­WE

Shei­la Loe­we: vo­ca­ción de an­fi­trio­na.

Ven­go de una fa­mi­lia de gran­des co­ci­ne­ras, de las que pa­re­ce que has­ta el mo­men­to no se me ha pe­ga­do mu­cho (aun­que la es­pe­ran­za y la ilu­sión son lo úl­ti­mo que se pier­de). Mi ma­dre y, has­ta ha­ce po­co, mi abue­la Mi­ma nos han aga­sa­ja­do siem­pre a to­dos con nues­tros pla­tos pre­fe­ri­dos, con su de­li­cio­so amor co­mo in­gre­dien­te más im­por­tan­te. Es al­go que tam­bién no­to cuan­do mis ami­gas me in­vi­tan a una de sus ce­ni­tas en ca­sa, pa­ra las que pa­san la tar­de en­te­ra en­tre fo­go­nes y en las que lu­cen sus me­jo­res va­ji­llas: me sor­pren­de el tiem­po y el ca­ri­ño que me de­di­can. Ellas sa­ben cuán­to lo va­lo­ro.

Lle­ga­do es­te pun­to, y una vez re­ve­la­do y su­pe­ra­do mi ca­si inexis­ten­te com­ple­jo por no ha­ber em­pe­za­do a triun­far con los fue­gos, de­bo de­cir –aun­que es­té mal– que ten­go fa­ma de re­ci­bir muy bien en ca­sa. Mi ma­ri­do es ar­gen­tino, y te­ne­mos dos hi­ji­tos a los que les en­can­ta el au­tén­ti­co asa­do de la tie­rra de su pa­dre. Por eso he­mos ins­ta­la­do en el jar­dín una pa­rri­lla, en la que ha­ce­mos car­ne pa­ra nues­tros ami­gos y nues­tra fa­mi­lia, tan­to la de acá co­mo la de allá (por­que, por suer­te, nos vi­si­tan a me­nu­do). Mi ma­ri­do es el que se en­car­ga de com­prar la ma­te­ria pri­ma con el cor­te es­pe­cial ar­gen­tino. So­le­mos pre­pa­rar asa­do de ti­ra, en­tra­ña, lo­mo y cho­ri­pán y ser­vi­mos tam­bién un pul­pi­to a la pa­rri­lla que mis ni­ños con­si­guen ha­cer des­apa­re­cer en tiem­po ré­cord.

Por su­pues­to, no fal­ta nues­tra ra­ma es­pa­ño­la, en for­ma de tor­ti­lla, gaz­pa­cho, un buen ja­món de Ja­bu­go, un rioja, ale­gría y ri­sas. Mu­chos do­min­gos co­me­mos unas pae­llas que encargo en Ca­la-mi­llor (aho­ra, Ma­na­cor; pas­te­le­ria­ca­la­mi­llor.es) y que nos en­tre­gan a do­mi­ci­lio. A mis pa­dres les gus­ta es­pe­cial­men­te la de se­tas y ja­món, que es­tá ri­quí­si­ma. Otra co­sa que nos en­can­ta es dar­nos al­gu­na vez un ho­me­na­je con pro­duc­tos de Man­ja­res Ar­te­sa­nos (man­ja­re­sar­te­sa­nos.com): ca­da se­ma­na me es­cri­ben pa­ra pro­po­ner­me ex­qui­si­tas se­lec­cio­nes de di­fe­ren­tes par­tes del país. A mí me tien­ta es­pe­cial­men­te su ma­ris­co ga­lle­go, siem­pre fres­co. Es­pa­ña y su co­ci­na for­man par­te de mí. Mi ad­mi­ra­ción, mi apre­cio, mi va­lo­ra­ción y mis me­jo­res de­seos pa­ra ella siem­pre.

So­le­mos or­ga­ni­zar ce­le­bra­cio­nes en ca­sa, in­clui­da una en ve­rano pa­ra nues­tros ami­gos, a la que asis­ten al­re­de­dor de 90 per­so­nas ( jus­to es­te año se nos echó el tiem­po en­ci­ma y no lle­ga­mos a sa­car­la ade­lan­te, no va­ya a ser que me lea al­guien cer­cano a no­so­tros y pien­se que no fue in­vi­ta­do). Pa­ra es­te y otros even­tos con­ta­mos con Ri­ga­to­ni (tel.: 620 00 58 55), el ca­te­ri­ng de unos ami­gos que lle­van más de 10 años ayu­dán­do­me a triun­far co­mo an­ftrio­na.

Me en­tu­sias­ma sa­lir a ce­nar en gru­po a des­cu­brir si­tios nue­vos o a dis­fru­tar de nues­tros clá­si­cos; si se des­cui­dan quie­nes vie­nen con­mi­go y lo de­jan en mis ma­nos, sue­lo in­ten­tar lle­var­los a un res­tau­ran­te ja­po­nés, aun­que al­guno ya se me ha pues­to un po­co en huel­ga de ja­po... ❧

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.