LA CI­MA DEL ÉXI­TO

En la es­ca­la­da ha­cia la IGUAL­DAD, Dean y Dan Ca­ten dan un pa­so al fren­te y ce­le­bran el pri­mer des­fi­le mix­to de Ds­qua­red2. Nos aden­tra­mos en su aven­tu­ra.

ELLE (Spain) - - SUMARIO - POR MA­RÍA LAUTENSCHLAEGER. FO­TOS: TOMMY TON

48

El com­bo Ds­qua­red2 con­vo­ca su pri­mer des­fi­le mix­to.

Canadá re­pre­sen­ta nues­tras raí­ces. Es el pun­to de par­ti­da, una par­te in­na­ta de nues­tra crea­ti­vi­dad que es­tá pre­sen­te en to­do lo que ha­ce­mos». Los ge­me­los Dean y Dan Ca­ten (To­ron­to, 1964) tie­nen siem­pre en men­te sus orí­ge­nes, a pe­sar de que, sien­do muy jó­ve­nes –de he­cho, na­da más ter­mi­nar el ins­ti­tu­to–, se mu­da­ron a Nue­va York pa­ra es­tu­diar Di­se­ño de Mo­da en la pres­ti­gio­sa es­cue­la Par­sons. Pos­te­rior­men­te, al­za­ron el vue­lo con rum­bo a Eu­ro­pa, y en con­cre­to a Mi­lán, don­de en 1994 vio la luz su pri­me­ra co­lec­ción de hom­bre. Así na­cía Ds­qua­red2, una fir­ma que pron­to se con­ver­ti­ría en to­do un fe­nó­meno por su for­ma re­vo­lu­cio­na­ria de en­ten­der la es­té­ti­ca, en la que la pues­ta en es­ce­na siem­pre jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal. Sus ho­ri­zon­tes ar­tís­ti­cos si­guie­ron ex­pan­dién­do­se

«PA­RA NUES­TRA CREA­TI­VI­DAD, CANADÁ ES FUN­DA­MEN­TAL. EN 20 AÑOS, HA ES­TA­DO SIEM­PRE PRE­SEN­TE EN CA­DA DES­FI­LE»

y, en el año 2002, ha­cía apa­ri­ción so­bre la pa­sa­re­la ita­lia­na su lí­nea fe­me­ni­na. Des­pués lle­ga­rían la ro­pa in­te­rior, las ga­fas y los per­fu­mes. Tras ca­si un cuarto de si­glo en la cum­bre fas­hio­nis­ta, hoy se les re­co­no­ce co­mo los gran­des res­pon­sa­bles de ha­ber di­fun­di­do el es­ti­lo folk de su tie­rra na­tal a lo lar­go y an­cho del pla­ne­ta... pe­ro ade­re­za­do, eso sí, con la sen­sua­li­dad y so­fis­ti­ca­ción que ca­rac­te­ri­za a ca­da una de sus pie­zas. Es­ta tem­po­ra­da, la mar­ca em­pren­de una nue­va aven­tu­ra pre­sen­tan­do en un úni­co des­fi­le (ce­le­bra­do el pa­sa­do mes de enero) sus pren­das pa­ra am­bos se­xos. Un pa­so que los her­ma­nos Ca­ten con­si­de­ran una evo­lu­ción na­tu­ral pa­ra la eti­que­ta, ya que «el hom­bre y la mu­jer Ds­qua­red2 han

es­ta­do siem­pre co­nec­ta­dos; sus ins­pi­ra­cio­nes son co­mu­nes». Ese cóc­tel de in­fluen­cias se re­su­me a la per­fec­ción en su le­ma: «Born in Ca­na­da, living in Lon­don, ma­de in Italy». En es­ta nue­va pri­me­ra vez, el he­cho de unir gé­ne­ros ha te­ni­do un im­pac­to –tal y co­mo sub­ra­ya el dúo– a la ho­ra de di­se­ñar: «Ce­le­brar un des­fi­le con­jun­to da mu­cha más fuer­za a la his­to­ria crea­ti­va. Con es­ta co­lec­ción he­mos que­ri­do re­afir­mar esa igual­dad, idean­do un look úni­co pa­ra los dos. De he­cho, los bou­quets de flo­res que ador­nan los ves­ti­dos fe­me­ni­nos apa­re­cen es­tam­pa­dos en las cha­que­tas mas­cu­li­nas, unas y otros lle­van los mis­mos jer­séis over­si­ze y los ac­ce­so­rios son idén­ti­cos». Ca­za­do­ras con print ani­mal, go­rros de pun­to con vi­se­ra, cha­que­tas

ex­tra­lar­ge, pren­das va­que­ras, pan­ta­lo­nes de ins­pi­ra­ción mi­li­tar, per­fec­tos, de­ta­lles de pe­lo... son otros pun­tos en los que am­bos se­xos coin­ci­den. Y lo mis­mo su­ce­de con las su­per­po­si­cio­nes, to­do un clá­si­co de la ca­sa. La aven­tu­ra fas­hion que tan­to ellas co­mo ellos em­pren­den es­ta tem­po­ra­da pa­sa ade­más por las frías mon­ta­ñas y lla­nu­ras del país nor­te­ame­ri­cano, con el tar­tán de las icó­ni­cas ca­mi­sas de le­ña­dor, las cha­que­tas de piel de bo­rre­go, las ca­za­do­ras de

cow­boy y las pren­das de la­na grue­sa mez­cla­das con de­li­ca­dos vo­lan­tes, bor­da­dos de en­ca­je, len­te­jue­las y cue­llos de ins­pi­ra­ción mor­mo­na. Los crea­do­res mis­mos nos dan la ex­pli­ca­ción de es­te ori­gi­nal mix: «He­mos que­ri­do unir nues­tros orí­ge­nes y tra­di­cio­nes con la vi­sión de­ta­llis­ta y so­fis­ti­ca­da que te­ne­mos de la mo­da. Canadá siem­pre nos acom­pa­ña... ¡No pue­des pres­cin­dir de tu pa­tria!». El otro hi­lo con­duc­tor es el grun­ge o, co­mo ellos lo han re­bau­ti­za­do, glun­ge. «Es un tér­mino que ex­pre­sa la unión en­tre el glamour y es­te es­ti­lo no­ven­te­ro, aun­que se ha­ce man­te­nien­do el look ma­de by Ds­qua­red2, por su­pues­to», co­mo

«REAFIRMAMOS LA IGUAL­DAD DE ELLAS Y ELLOS EMPLEANDO UNA SO­LA ES­TÉ­TI­CA PA­RA AM­BOS SE­XOS»

acla­ran los pro­pios ar­tis­tas. Y es­ta es una de las cla­ves pa­ra en­ten­der la lí­nea, por­que el he­cho de que mu­je­res y hom­bres com­par­tan es­ti­lo y pa­sa­re­la no im­pli­ca que la ro­pa sea uni­sex. Al con­tra­rio de lo que se po­dría pen­sar, y ale­ján­do­se de los pa­sos de otras fir­mas que tam­bién han apos­ta­do por los des­fi­les mix­tos, las fron­te­ras en­tre los gé­ne­ros no se des­di­bu­jan en ab­so­lu­to. La girl gang de los ge­me­los si­gue ha­cien­do ga­la de su es­pí­ri­tu sen­sual, de ma­ne­ra que a la ci­ta no fal­ta­ron al­gu­nos de los gran­des iconos de sus co­lec­cio­nes de mu­jer: ves­ti­dos va­po­ro­sos, trans­pa­ren­cias y tops len­ce­ros, que des­ti­lan fe­mi­nei­dad a ca­da pun­ta­da. Por cier­to, lo que sí cam­bia en es­te as­cen­so ha­cia la cum­bre de la es­té­ti­ca moun­tain-glun­ge es que los her­ma­nos Ca­ten ya no es­tán so­los. Pa­ra la oca­sión han que­ri­do lle­var­se co­mo com­pa­ñe­ra de via­je a to­da un ex­per­ta en la pren­da in­ver­nal por ex­ce­len­cia, el plu­mí­fe­ro; se tra­ta de la mar­ca ita­lia­na K-Way, que co­la­bo­ra con ellos en una edi­ción es­pe­cial de abri­gos, cor­ta­vien­tos y cha­que­tas: «En es­tas pren­das se com­bi­na nues­tra es­té­ti­ca trendy y la ac­ti­tud casual y fun­cio­nal de su ou­ter­wear», afir­man los diseñadores. Y aun­que a pri­me­ra vis­ta pue­da pa­re­cer que son ra­di­cal­men­te di­fe­ren­tes, tie­nen una se­rie de ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res que «han he­cho que to­do re­sul­te muy fá­cil. Las dos son com­pa­ñías con ca­rác­ter, es­pon­tá­neas y fres­cas. He­mos bus­ca­do un equi­li­brio en­tre el es­ti­lo re­fi­na­do y el di­ver­ti­do, en­tre lo es­pon­tá­neo y lo au­daz», apun­tan los coutu­riers. Y no se han li­mi­ta­do a eso, por­que en ca­da pie­za han plas­ma­do su ico­no­gra­fía tí­pi­ca, que apa­re­ce en for­ma de de­ta­lles co­mo las cre­ma­lle­ras y lo­gos so­bre­di­men­sio­na­dos –mar­ca de la ca­sa– o en par­ches y bor­da­dos ins­pi­ra­dos en las ru­tas de sen­de­ris­mo de los gran­des par­ques na­cio­na­les ca­na­dien­ses. Pa­ra ter­mi­nar, pre­gun­ta­mos a los Ca­ten por su must de la tem­po­ra­da. Lo tie­nen cla­ro: unas bo­tas Trap­per, ul­tra­li­ge­ras y ecléc­ti­cas, en las que se mez­clan in­fluen­cias ur­ba­nas y de­por­ti­vas, así co­mo la es­té­ti­ca vin­ta­ge con la fu­tu­ris­ta: «Sus raí­ces se ha­llan en la mon­ta­ña pe­ro es­tán pre­pa­ra­das pa­ra re­co­rrer las calles de la ciu­dad», pun­tua­li­zan. Con ellas, las mu­je­res y los hom­bres de Ds­qua­red2 han da­do jun­tos el pri­mer pa­so de un ca­mino que só­lo aca­ba de co­men­zar. ■

«EN LOS PLUMÍFEROS SE MEZ­CLA NUES­TRO ES­TI­LO ‘TRENDY’ CON LA AC­TI­TUD CASUAL DE LA MAR­CA K-WAY»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.