CU­RA DE SUE­ÑO

Aho­ra que pue­des, apro­ve­cha y duer­me del ti­rón. Re­pa­sa­mos los nue­vos TIPS y pro­gra­mas guia­dos pa­ra des­per­tar, só­lo, tu energía.

ELLE (Spain) - - SUMARIO - POR ALE­JAN­DRA YEREGUI

Des­ti­nos y ‘tips’ pa­ra re­no­var­se dur­mien­do.

Llega el ve­rano y re­cu­pe­rar el sue­ño per­di­do pue­de que sea lo úni­co que de ver­dad desees pa­ra tu plan de va­ca­cio­nes. El can­san­cio acu­mu­la­do du­ran­te el cur­so te tie­ne ex­haus­ta. Y no es­tás so­la. El 41% por cien­to de los es­pa­ño­les se des­pier­ta con la sen- sa­ción de no ha­ber des­can­sa­do, se­gún da­tos del cen­tro de in­ves­ti­ga­ción del sue­ño Cis Flex. «Las lar­gas jor­na­das la­bo­ra­les nos ale­jan de las 7-9 ho­ras re­co­men­da­das. El es­trés, el se­den­ta­ris­mo y la an­sie­dad fa­vo­re­cen el in­som­nio. Ade­más, las pan­ta­llas con luz azul (ta­blets, or­de­na­do­res, te­le­vi­so­res...) no con­tri­bu­yen a la li­be­ra­ción de me­la­to­ni­na ne­ce­sa­ria pa­ra el sue­ño», ex­pli­ca la Dra. Ry­bel Wix Ramos, ad­jun­ta del de­par­ta­men­to de Neu­ro­fi­sio­lo­gía Clí­ni­ca del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de La Prin­ce­sa (Ma­drid, tel. 915 20 22 00). Son esos días en los que te sien­tes

me­nos crea­ti­va, ca­si de­pri­mi­da, te cues­ta con­cen­trar­te y, por si fue­ra po­co, la piel su­fre con­se­cuen­cias. «Ca­da vez más es­tu­dios re­la­cio­nan la fal­ta crónica de sue­ño con ma­yo­res sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo», apun­ta el

Dr. Mar­tín Gor­go­jo, de la Clí­ni­ca Der­ma­to­ló­gi­ca In­ter­na­cio­nal

(Ma­drid, tel. 914 44 97 97). Uno pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Cli­ni­cal and Ex­pe­ri­men­tal Der­ma­to­logy con­clu­ye que las mu­je­res que duer­men bien tie­nen la ba­rre­ra cu­tá­nea un 30% más re­sis­ten­te, se re­cu­pe­ran me­jor

SIE­TE HO­RAS ESA ES LA ME­DIA AC­TUAL DE SUE­ÑO DE LOS ES­PA­ÑO­LES POR NO­CHE. UN 20% DE ELLOS SU­FRE DE IN­SOM­NIO

del eri­te­ma pro­vo­ca­do por el sol y dis­fru­tan de me­jor au­to­es­ti­ma que aque­llas con un sue­ño de­fi­cien­te. Un buen des­can­so noc­turno ac­ti­va me­ca­nis­mos que pre­vie­nen el sín­dro­me me­ta­bó­li­co y te fa­ci­li­tan man­te­ner­te en el pe­so ade­cua­do; evi­tan la in­fla­ma­ción y ge­ne­ran la hor­mo­na del cre­ci­mien­to, la que apor­ta ma­yor elas­ti­ci­dad y ca­pa­ci­dad de re­ge­ne­ra­ción a la piel. Por eso con­vie­ne co­la­bo­rar apli­can­do sé­rums, mas­ca­ri­llas y cre­mas re­pa­ra­do­ras, o las lla­ma­das cro­no­pro­gra­ma­das, por­que, co­mo ex­pli­ca el Dr. Mar­tín Gor­go­jo, «a ni­vel ge­né­ti­co, la ac­ti­va­ción de ge­nes-re­loj du­ran­te las ho­ras noc­tur­nas po­dría afian­zar los me­ca­nis­mos de re­pli­ca­ción ce­lu­lar y de re­pa­ra­ción del ADN». Pa­ra be­ne­fi­ciar­te de es­tas y otras bon­da­des, es­cá­pa­te en tus días off a un ho­tel well­ness que te ayu­de a su­pe­rar los des­ve­los.

El ‘re­sort’ Can­yon Ranch, en Tuc­son (Ari­zo­na, EE UU) ofre­ce pro­gra­mas an­ti­in­som­nio.

Sha Well­ness Cli­nic (Ali­can­te) ha re­no­va­do sus ins­ta­la­cio­nes.

Vis­tas del ‘spa’ del ho­tel Six Sen­ses Dou­ro Va­lley (Por­tu­gal).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.