Dé­ja­te lle­var

ELLE (Spain) - - CARTA DE LA DIRECTORA -

MMi tía Vit­to­ria era to­da una in­fluen­cer. Ha­bía re­si­di­do en Pa­rís, leía re­vis­tas de mo­da y ado­ra­ba be­ber Dry Mar­ti­ni. En mi ca­sa, no se to­ma­ba nin­gu­na de­ci­sión sin con­tar con su opi­nión. Un día, por ejem­plo, nos con­ven­ció de las bon­da­des del jen­gi­bre –que era sa­ní­si­mo, que adel­ga­za­ba, que da­ba ener­gía, que alar­ga­ba la vi­da–; lo hi­zo con su ca­ris­ma y en­tu­sias­mo in­na­tos, tan­to que du­ran­te me­ses mi ma­dre es­tu­vo aña­dién­do­le a ca­da pla­to que pre­pa­ra­ba un in­no­va­dor to­que de gin­ger. En mi co­le­gio, la pres­crip­to­ra era Fran­ces­ca, ami­ga y com­pa­ñe­ra de pu­pi­tre, de pe­lo lar­go y cuer­po es­pi­ga­do, que una ma­ña­na lle­ga­ba al co­le con va­que­ros de cam­pa­na y zue­cos de ma­de­ra y, a la se­ma­na si­guien­te, otras diez ni­ñas te­nía­mos unos va­que­ros idén­ti­cos y los mis­mos zue­cos. Siem­pre han exis­ti­do los que van por de­lan­te, los que an­ti­ci­pan el ca­mino y nos guían con su ma­ne­ra de pen­sar, de sen­tir y de ser. La in­fluen­cia se ha con­ver­ti­do en una for­ma de ga­nar­se el suel­do, en una pro­fe­sión gra­cias al po­der las re­des so­cia­les, que am­pli­fi­can el men­sa­je, la fo­to y el ví­deo. Aho­ra los pe­que­ños no quie­ren ser can­tan­tes ni fut­bo­lis­tas: sue­ñan con ser ins­ta­gra­mers o you­tu­bers. He­mos en­tra­do en una nue­va era. Las uni­ver­si­da­des más pres­ti­gio­sas del mun­do, co­mo la Boc­co­ni, en Mi­lán, y la Com­plu­ten­se de Ma­drid, con­fie­san que no que­da ni una so­la si­lla li­bre en las cla­ses de so­cial mar­ke­ting.

En nues­tro nú­me­ro de no­viem­bre, ho­me­na­jea­mos a los in­fluen­cers de dis­tin­tos ám­bi­tos, des­de la mo­da has­ta la mú­si­ca. Nos en­con­tra­mos en Barcelona con la se­gui­dí­si­ma Gi­gi Hadid, que acu­mu­la mi­llo­nes de

li­kes y to­dos los emo­ti­co­nos con los que las re­des so­cia­les pre­mian a sus fa­vo­ri­tos. Ha­bla­mos con Ma­no­lo Blah­nik, el mí­ti­co di­se­ña­dor, que no pa­ra de in­fluir en las mu­je­res y en su ma­ne­ra de ca­mi­nar con ele­gan­cia por el mun­do. Fo­to­gra­fia­mos en Mi­lán a la mo­de­lo Ash­ley Graham, que es­tá con­si­guien­do con su

hash­tag #beauty­be­yond­si­ze (belleza más allá de la ta­lla) que mi­les de jó­ve­nes amen sus cur­vas y abra­cen otros cá­no­nes de sex-ap­peal. Que­da­mos a so­las con Pa­blo Al­bo­rán: más de 40 dis­cos de Pla­tino, dos mi­llo­nes y me­dio de co­pias ven­di­das y 14 can­di­da­tu­ras a los Grammy La­ti­nos; no ca­be du­da de que es­ta es­tre­lla pop ha pues­to ban­da so­no­ra a los sen­ti­mien­tos de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Com­par­ti­mos con­fi­den­cias con Char­lot­te Gains­bourg, un icono con­tem­po­rá­neo, fuen­te de ins­pi­ra­ción de Ni­co­las Ghes­quiè­re (al fren­te de Louis Vuit­ton) y que con­ser­va el ADN ar­tís­ti­co de sus pa­dres: es ver­la y oír Je t’aime, moi non plus... Fi­nal­men­te, reuni­mos a las mu­sas que ba­jan de la pa­sa­re­la a la ca­lle en nues­tro fla­man­te Street Sty­le Book, que re­co­ge las ten­den­cias, las pres­crip­to­ras y los com­ple­men­tos que ins­pi­ra­rán tu ma­ne­ra de ves­tir es­te in­vierno. Por­que en ELLE te­ne­mos vo­ca­ción de in­fluen­cers. De­trás del ejem­plar que sos­tie­nes en tus ma­nos, se es­con­de el tra­ba­jo de más de 200 pro­fe­sio­na­les, en­tre fo­tó­gra­fos, di­se­ña­do­res, es­ti­lis­tas y pe­rio­dis­tas. Ca­da uno es un vi­sio­na­rio en su sec­tor. Son ellos quie­nes nos guían ha­cia una can­ción, un li­bro, un sa­bor, una his­to­ria, un pai­sa­je, un des­tino. Nos guían por la vi­da mis­ma. Dé­ja­te lle­var.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.