EL LI­BRO QUE SIEM­PRE RE­GA­LO

ELLE (Spain) - - ELLE AGENDA - Ama­ya As­cun­ce Di­rec­to­ra Di­gi­tal de ELLE.ES

Ten­go 400 pa­la­bras pa­ra con­ven­cer­te de que tie­nes que leer Ame­ri­ca­nah de la es­cri­to­ra ni­ge­ria­na Chi­ma­man­da Ngo­zi Adi­chie. Son muy po­cas pa­la­bras: la mi­tad que el pros­pec­to mé­di­co del ibu­pro­feno que lle­vo en el bol­so o de las ins­truc­cio­nes del acon­di­cio­na­dor que he leí­do es­ta ma­ña­na en la du­cha. Los in­gre­dien­tes y las ca­lo­rías del re­vuel­to de gui­san­tes que voy a co­mer hoy tie­nen más. Y aca­bo de gas­tar 74 pa­la­bras en con­tar es­ta ton­te­ría. Es­ta no­ve­la me gus­tó tan­to que no sé por dón­de em­pe­zar. Es una de las que más ve­ces he re­ga­la­do y to­da­vía na­die me ha di­cho «¡Bah!» o «Pi­chi­pa­chá», que son co­sas que se co­men­tan de los li­bros que no se te aga­rran. Tam­po­co he oí­do eso de «Lo tu­ve que de­jar», que pa­sa con aque­llos re­la­tos que abu­rren, o aque­llo de «La odié con to­da mi al­ma», que su­ce­de tam­bién con las no­ve­las que abu­rren pe­ro só­lo a esas per­so­nas in­ca­pa­ces de aban­do­nar una his­to­ria por la mi­tad.

Lle­vo 163 pa­la­bras y to­da­vía no he con­ta­do na­da. Me pue­de la pre­sión. Ame­ri­ca­nah ha­bla de Ife­me­lu y Obin­ze, dos ado­les­cen­tes ni­ge­ria­nos, de su amor a tra­vés de tres con­ti­nen­tes, de la in­mi­gra­ción, de con­se­guir ir­se, de vol­ver o no vol­ver, y de la ra­za: «La úni­ca ra­zón por la que di­ces que la ra­za no es un pro­ble­ma es por­que desea­rías que no fue­ra así. To­dos desea­mos que no sea así. Pe­ro es men­ti­ra. Ven­go de un país don­de la ra­za no es un pro­ble­ma. Nun­ca an­tes ha­bía pen­sa­do que era ne­gra has­ta que vi­ne a Amé­ri­ca». 270 pa­la­bras. Aun­que so­bre todo ha­bla de la vi­da de las mu­je­res. Qui­zás co­noz­cas a Chi­ma­man­da por su fa­mo­sa char­la TED, li­bro y men­sa­je de ca­mi­se­ta: «To­dos de­be­ría­mos ser fe­mi­nis­tas». O igual no sa­bes que ella cuen­ta his­to­rias de mu­je­res fuer­tes, mu­je­res que aman, cre­cen, pe­lean, se trans­for­man y te trans­for­man un po­co con lo que apren­den. Lo ha­ce ex­pli­can­do lo im­por­tan­te que es pa­ra ella hi­dra­tar­se el pe­lo o lle­var un ves­ti­do bo­ni­to, pe­ro tam­bién es­tu­diar, ser li­bre e in­de­pen­dien­te y no dar na­da por sen­ta­do. Ella sa­be que fe­mi­ni­dad y fe­mi­nis­mo no es­tán en­fren­ta­dos y que tam­bién hay hom­bres que se re­vuel­ven con­tra lo que han si­do edu­ca­dos. 373 pa­la­bras. La no­ve­la es bas­tan­te lar­ga, más de 600 pá­gi­nas. Lo sé, es ne­fas­ta mi ma­ne­ra de con­ven­cer a na­die. Y, pro­ba­ble­men­te, llores cuan­do la leas. 400 pa­la­bras. ¿A que te mue­res por leer­la? (Por fa­vor).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.