MATERNITÉ Léa Sey­doux nos ha­bla de su ca­rre­ra, de su día a día y de su lu­cha fe­mi­nis­ta.

ELLE (Spain) - - SUMARIO -

Qué as­pec­to ten­dría cual­quie­ra de no­so­tras des­pués de pa­sar la no­che en un avión, sin ape­nas dor­mir y con un jet lag de sie­te ho­ras? Se­gu­ro que te­rri­ble. ¿Con cuál se pre­sen­ta Léa Sey­doux (Pa­rís, 1985) tras pa­sar por ello? Pues con el de Léa Sey­doux; es de­cir, co­mo una rosa. Se mues­tra jo­vial pe­se a su ti­mi­dez, vis­te una cha­que­ta gran­de y pe­sa­da, y lle­va san­da­lias, in­di­cios de una ma­le­ta des­he­cha a to­da pri­sa. Ru­bia y pálida, la tex­tu­ra de su piel es sua­ve y ter­sa, a pe­sar de que hoy no lle­va na­da de ma­qui­lla­je; los labios, car­no­sos, es­con­den un mis­te­rio que po­dría vol­ver lo­co a cual­quier ci­ru­jano plás­ti­co si se pro­pu­sie­ra la ta­rea im­po­si­ble de re­pli­car­los. Y, a ca­da la­do de su pe­que­ña na­riz de di­bu­jo ani­ma­do, unos ojos co­mo dos la­gos azu­les que, al cla­var­se en los tu­yos, pa­re­ce que te su­mer­jan en sus pro­fun­di­da­des. La es­pe­rá­ba­mos ob­ser­va­do­ra y aten­ta, pe­ro es elo­cuen­te, es­pon­tá­nea e in­fi­ni­ta­men­te con­mo­ve­do­ra cuan­do se dis­cul­pa por des­viar la mi­ra­da al con­tes­tar: «Es pa­ra con­cen­trar­me me­jor en en­con­trar las pa­la­bras co­rrec­tas. ¡Es una en­tre­vis­ta con ELLE, por fa­vor!». Aun­que es­tá a pun­to de cum­plir los 33 años –le echa­ría­mos diez o in­clu­so 15 me­nos–, se no­ta que la ni­ña de otros tiem­pos ha da­do pa­so a una mu­jer cal­ma­da y re­fle­xi­va, con un dis­cur­so muy cohe­ren­te. Por ejem­plo, al ci­tar a Step­hen Haw­king («es­cri­bió que la in­te­li­gen­cia es, an­te todo, ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción y de eso... ¡di­ría que a mí no me fal­ta!»); o al ha­blar de su pro­fe­sión: «No creo en los per­so­na­jes, sino en mos­trar una fa­ce­ta dis­tin­ta de uno mis­mo mien­tras se en­car­na a otro». En su ros­tro tan sin­gu­lar, tan her­mo­so, las emo­cio­nes pal­pi­tan y se en­ca­de­nan. Co­mo cuan­do se re­fie­re al ca­so Har­vey Weins­tein, y la có­le­ra bo­rra la ale­gría de sus ojos, dan­do mues­tra de su de­ter­mi­na­ción.

Me vuel­ve a la men­te aque­lla épo­ca en la que afir­ma­ba sen­tir­se ali­via­da por ha­ber en­con­tra­do al fin su ca­mino, tras una edu­ca­ción caó­ti­ca y una in­fan­cia en­tre dos ca­sas (sus pa­dres es­ta­ban di­vor­cia­dos) y dos con­ti­nen­tes, da­do que pa­só mu­cho tiem­po en Se­ne­gal. La in­ter­pre­ta­ción le pro­por­cio­nó «una fun­ción en la so­cie­dad», co­mo ella de­cía en­ton­ces. Aho­ra, las tie­ne a mon­to­nes: pa­re­ja de un hom­bre (An­dré Me­yer) al que ama, ma­dre de un ni­ño de un año, ac­triz ca­da día más de­man­da­da en el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal, ima­gen de Louis Vuit­ton y, es­te año, ju­ra­do en el Fes­ti­val de Can­nes por pri­me­ra vez.

¿Cómo se en­tra en un co­mi­té co­mo el que en­tre­ga la Pal­ma de Oro? ¿En­vian­do el cu­rrí­cu­lum, ti­ran­do de con­tac­tos...?

En mi ca­so... ¡dan­do la la­ta a Thierry Fré­maux (di­rec­tor del cer­ta­men) has­ta que ce­dió! Ha­cía bas­tan­te tiem­po que que­ría for­mar par­te de ello, aun­que an­tes de­bían dar­se las con­di­cio­nes: no te­ner ro­da­jes en cur­so ni, por su­pues­to, pe­lí­cu­las en com­pe­ti­ción. Mis dos pró­xi­mos tí­tu­los (Kursk, de Tho­mas Vin­ter­berg, y Zoe, de Dra­ke Do­re­mus) se es­tre­na­rán de aquí a fi­na­les de año pe­ro, en­tre mi em­ba­ra­zo y los pro­yec­tos en el ex­tran­je­ro, no he ro­da­do en Fran­cia des­de 2014, y creo que no hay me­jor ma­ne­ra de re­apa­re­cer.

¿Co­no­cías al res­to de miem­bros de an­tes?

Ha­bía coin­ci­di­do con Ca­te Blan­chett, la pre­si­den­ta, en el ro­da­je de Ro­bin Hood, de Rid­ley Scott; y, unos años más tar­de, la vol­ví a ver fu­gaz­men­te, pre­ci­sa­men­te en Can­nes. Siem­pre es sim­pá­ti­ca, cor­dial y ca­ri­ño­sa... co­mo cuan­do te gui­ña el ojo pa­ra dar­te áni­mos. Soy una au­tén­ti­ca fan su­ya, y es­toy fe­liz por ha­ber dis­pues­to de más tiem­po pa­ra co­no­cer­la. En­tre mis com­pa­ñe­ros, me en­can­ta el tra­ba­jo del ru­so An­dréi Zviá­guin­tsev (la in­tér­pre­te pro­nun­cia del ti­rón el ape­lli­do del di­rec­tor; ¡cha­peau, Léa!), el de Kris­ten Ste­wart, el de Ro­bert Gué­di­guian... Aun­que no me ha­bía re­la­cio­na­do con ellos per­so­nal­men­te. Lo es­tu­pen­do es que era un ju­ra­do tan ecléc­ti­co... Y ma­yo­ri­ta­ria­men­te fe­me­nino, con cin­co de no­so­tras so­bre nue­ve.

No se pue­de de­cir lo mis­mo de la se­lec­ción: tan só­lo tres cin­tas di­ri­gi­das por ellas, fren­te a 15 rea­li­za­das por hom­bres. ¿Eso te in­dig­na? (Sus­pi­ra). ¡Así es el mun­do del ci­ne! Es­to es úni­ca­men­te el re­fle­jo de una reali­dad. Ellos to­da­vía lo tie­nen más fá­cil pa­ra sa­car ade­lan­te sus pro­yec­tos. Por su­pues­to, es al­go que su­ce­de muy a mi pe­sar, por­que, per­so­nal­men­te, me gus­ta ro­dar ba­jo la di­rec­ción de una mu­jer. Pe­ro... ¿cómo se van a se­lec­cio­nar pe­lí­cu­las que ni si­quie­ra exis­ten? Tras el mo­vi­mien­to #MeToo, ¿pien­sas que Can­nes ya no vol­ve­rá a ser igual, co­mo ha di­cho Fré­maux?

¡Sí, de­be cam­biar! En cuan­to a la igual­dad de los sa­la­rios en­tre ac­to­res y ac­tri­ces, aún hay mu­cho por ha­cer. Y en la so­ro­ri­dad, tam­bién que­da bas­tan­te. En Fran­cia, du­ran­te el pa­sa­do in­vierno, hu­bo va­rias vo­ces di­ver­gen­tes so­bre el asun­to. Y, en par­te, no me sor­pren­de. En 2013, cuan­do yo de­cla­ré que Adè­le (Exar­cho­pou­los)

y yo ha­bía­mos si­do mal­tra­ta­das du­ran­te el ro­da­je de La vi­da de Adè­le, al­gu­nas com­pa­ñe­ras co­no­ci­das me cri­ti­ca­ron y nos acon­se­ja­ron que nos ca­llá­se­mos si que­ría­mos se­guir tra­ba­jan­do. Ab­de­lla­tif Ke­chi­che (el di­rec­tor

del film) des­vió el te­ma a lo so­cial. Si yo me que­ja­ba era por­que era una bur­gue­sa, una ni­ña mi­ma­da... ¡Es in­to­le­ra­ble! Na­da jus­ti­fi­ca que se tor­tu­re a la gen­te, y eso no va a lo­grar que el re­sul­ta­do sea me­jor. Creo que, aho­ra, nues­tro tes­ti­mo­nio se­ría más bien­ve­ni­do; en fin, o eso es­pe­ro.

EEn 2013, cuan­do de­cla ré que Adè­le Exar­cho­pou­los y yo ha­bía­mos si­do mal­tra­ta­das por el di­rec­tor Ab­de­lla­tif Ke­chi­che, va­rias ac­tri­ces fa­mo­sas nos res­pon­die­ron que ca­llá­se­mos pa­ra po­der se­guir tra­ba­jan­do. Creo que, hoy, nues­tro tes­ti­mo­nio se­ría más bien­ve­ni­do

sta­bas ner­vio­sa por tu nue­vo pa­pel co­mo miem­bro del ju­ra­do? No, por­que, si no vas a de­fen­der tu pro­pio pro­yec­to, es­tar en Can­nes es bas­tan­te me­nos an­gus­tio­so. Tu­ve la pre­sión de ha­cer­lo bien y de apo­yar mis pun­tos de vis­ta con ar­gu­men­tos. Soy muy ins­tin­ti­va, sien­to mu­cho las co­sas pe­ro, pa­ra ex­pre­sar­las, de­bo en­con­trar las pa­la­bras jus­tas. Yo no fui a la uni­ver­si­dad, y con­fío en que es­ta ex­pe­rien­cia me sir­va pa­ra cre­cer (ri­sas). Xa­vier Do­lan, que es­tu­vo allí en 2015, me acon­se­jó que abor­da­ra las co­sas del mo­do más sen­ci­llo po­si­ble. ¡Cla­ro, es tan bri­llan­te que, pa­ra él, ha­brá si­do pan co­mi­do!

Léa, el ci­ne no es­tá mal, aun­que hay al­go más im­por­tan­te en la vi­da, ¿no? ¡La ro­pa! ¿Cómo ha si­do su­bir ca­si 20 ve­ces por las es­ca­le­ras del fes­ti­val?

Lo dis­fru­té des­de las prue­bas con Louis Vuit­ton (la mar­ca de la que es ima­gen). ¡Es tan di­ver­ti­do dis­fra­zar­se de es­tre­lla! In­ten­to to­már­me­lo en se­rio; me en­can­ta la mo­da y me es­fuer­zo por re­pre­sen­tar­la lo me­jor po­si­ble. Ade­más, en Can­nes no te­ne­mos de­re­cho a equi­vo­car­nos, por­que se es­cu­dri­ña has­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle. Y, co­mo to­das las ac­tri­ces, he vi­vi­do el dra­ma de la man­cha en el úl­ti­mo mo­men­to, del su­je­ta­dor que se ve, del ta­cón que se rom­pe en las es­ca­le­ras (ri­sas)...

Los ves­ti­dos que has lle­va­do, ¿eran de la co­lec­ción?

¡No! Se con­fec­cio­na­ron es­pe­cial­men­te pa­ra mí. ¡Es un lu­jo!

En­ton­ces, ¿te los vas a que­dar?

¡Tam­po­co! En Louis Vuit­ton se de­vuel­ven las pren­das.

¡Qué es­cán­da­lo!

No com­ment! (ri­sas).

Ha lle­ga­do el mo­men­to de mo­les­tar­te con una pre­gun­ta que las lec­to­ras de ELLE no me per­do­na­rían que no te hi­cie­se: ¿cómo es­tá Geor­ges, tu hi­jo?

Va­ya, va­ya... Muy bien (ri­sas). ¿Quie­res ver­lo? ¡Es tan gua­po! (me en­se­ña un ví­deo de un ni­ño ado­ra­ble rién­do­se a car­ca­ja­das en un tio­vi­vo y, lue­go, una fo­to de él con An­dré).

Una vez, di­jis­te es­ta fra­se tan bo­ni­ta: «Soy me­lan­có­li­ca y fe­liz». Aho­ra que eres ma­dre, ¿afir­ma­rías lo mis­mo?

Fe­liz, lo soy más que nun­ca. ¡Me­lan­có­li­ca, no! Mi be­bé lo ha cam­bia­do todo. Me gus­ta mu­cho la ma­ter­ni­dad, y ha si­do así des­de el pri­mer mo­men­to; es­tar em­ba­ra­za­da, dar a luz, ocu­par­me de él... ha si­do lo más ma­ra­vi­llo­so que me ha pa­sa­do. Ima­gino que a las de­más mu­je­res les su­ce­de­rá igual, pe­ro yo no es­pe­ra­ba que fue­ra tan in­ten­so, que se crea­ra ese víncu­lo que se re­fuer­za día a día. Lo de­más es se­cun­da­rio des­de que él lle­gó. Aca­bo de es­tar en Nue­va York; no lo he vis­to du­ran­te cua­tro días, y ya no po­día más. Can­nes se me hi­zo lar­guí­si­mo, aun­que me las arre­glé pa­ra que me lo tra­je­ran el fin de se­ma­na. Eso sí, al mis­mo tiem­po, es­toy en­can­ta­da de vol­ver a ro­dar; de con­tar con mi mun­do fa­mi­liar por un la­do y mi uni­ver­so la­bo­ral, pa­ra mí so­la, por el otro. Y de que am­bos co­exis­tan. Vie­nes de una fa­mi­lia bas­tan­te fe­me­ni­na. ¿Te­ner un hi­jo va­rón se te ha he­cho ra­ro? No mu­cho. Es­toy muy con­ten­ta de que sea ni­ño, y lo que me re­sul­ta más in­creí­ble es ha­ber traí­do a es­te pla­ne­ta a otro ser. So­bre todo, me gus­ta la idea de ha­cer­me car­go de él; apor­ta a mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal otra di­men­sión. A par­tir de aho­ra, sé que mi tra­ba­jo me per­mi­ti­rá criar­lo de la me­jor ma­ne­ra. Me tran­qui­li­za po­der asu­mir com­ple­ta­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad eco­nó­mi­ca; no de­pen­der ni de mi fa­mi­lia ni de mi pa­re­ja, no de­ber­le na­da a na­die. Y al­go más que he des­cu­bier­to es la com­pren­sión. Aho­ra que yo tam­bién lo soy, en­tien­do a los pa­dres que se plan­tean mil pre­gun­tas, que se equi­vo­can o que van un po­co a cie­gas.

Otra co­sa que has di­cho al­gu­na vez es que no es­ta­bas «he­cha pa­ra la vi­da do­més­ti­ca». ¿Eso cómo se lle­va con un be­bé en ca­sa? De he­cho, ¡pien­so que no es­toy he­cha pa­ra la vi­da en ge­ne­ral! (ri­sas). No, es bro­ma; me co­noz­co bien, así que me im­pon­go una dis­ci­pli­na. Al no ha­ber­me edu­ca­do en ello cuan­do era pe­que­ña, soy prác­ti­ca­men­te la ma­yor va­ga del mun­do, aun­que es­toy lu­chan­do con­tra eso. ¡Lo prometo! Y hay al­go pa­ra lo que sí creo que val­go: pa­ra dar amor. Sé lo que le ha­ce fal­ta a mi hi­jo y ha­go lo que sea pa­ra pro­por­cio­nár­se­lo. Y, ¿sa­bes qué? Es muy gra­ti­fi­can­te. ¡Te ríes tan­to vi­vien­do con un ni­ño...! Te cuen­to una anéc­do­ta: si no tra­ba­jo, no me arreglo nun­ca y, el otro día, Geor­ges me vio ma­qui­lla­da por pri­me­ra vez y no me re­co­no­ció. ¡Fue tan di­ver­ti­do! En­tre el pin­ta­la­bios y los ojos pin­ta­dos, pa­re­cía que pen­sa­ba: «Es ella y no es ella... ¡qué ex­tra­ño!». Mi pe­que­ño va a cre­cer con una ma­dre ca­ma­león. Pe­ro un ca­ma­león que es­ta­rá siem­pre ahí pa­ra lo que él ne­ce­si­te. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.