FER­NAN­DO CLA­RO

La fir­ma se­vi­lla­na Fer­nan­do Cla­ro lle­va 33 años em­be­lle­cien­do a las mu­je­res. Ce­le­bra­mos jun­to al TÁN­DEM pa­dre e hi­ja sus vo­lu­mi­no­sos éxi­tos.

ELLE (Spain) - - PORTADA - POR LAU­RA SO­MO­ZA. FO­TOS: JA­VIER LÓ­PEZ. REA­LI­ZA­CIÓN: BÁR­BA­RA GARRALDA

33 años cui­dan­do el chic de las mu­je­res.

En­trar en el ma­ra­vi­llo­so –y tre­men­da­men­te lu­mi­no­so–ate­lier ma­dri­le­ño del di­se­ña­dor Fer­nan­do Cla­ro (Se­vi­lla, 1954), ubi­ca­do en el ba­rrio de Salamanca, es un au­tén­ti­co lu­jo. En el sen­ti­do más am­plio de la pa­la­bra. Te­ji­dos ex­qui­si­tos, pa­tro­nes de prin­ce­sa 2.0, pie­zas con­fec­cio­na­das (e ima­gi­na­das) a me­di­da y un tra­to es­pe­cial y cer­cano des­de el mo­men­to en el que cru­zas sus puer­tas son só­lo al­gu­nos de los de­ta­lles que se en­cuen­tran en es­te uni­ver­so tan úni­co. En la eti­que­ta ma­de in Spain, que aca­ba de ce­le­brar sus 33 años, no só­lo to­do que­da en fa­mi­lia, sino que lo­gran que te sien­tas par­te de ella. «Yo ten­go la má­xi­ma de que cual­quier co­sa que la clien­ta quie­ra se pue­de ha­cer», ase­gu­ra Fer­nan­do, un aman­te con­fe­so del pa­tro­na­je que ca­pi­ta­nea la fir­ma des­de su ta­ller de Dos Her­ma­nas (Se­vi­lla), el lu­gar má­gi­co en el que las te­las co­bran vi­da. «Mi día a día es es­tar en ese es­pa­cio; es don­de me apa­sio­na pa­sar el tiem­po», di­ce él. Allí tam­bién sue­le en­con­trar­se su mu­jer y mano de­re­cha, Cha­ro, que se des­vi­ve por ca­da de­ta­lle de nues­tra se­sión de fo­tos, y que trans­mi­te a la perfección el es­pí­ri­tu de la eti­que­ta en ca­da una de sus pa­la­bras, mien­tras de­mues­tra la ad­mi­ra­ción que sien­te por su ma­ri­do: «Él es crea­ti­vo, sen­ci­llo y un tra­ba­ja­dor na­to». Pre­ci­sa­men­te, fue ella la gran afor­tu­na­da que lle­vó la pie­za con la que to­do em­pe­zó, años an­tes de fun­dar la mar­ca. «No ha­bía he­cho nin­guno an­tes del ves­ti­do de no­via de mi mu­jer; yo lo di­se­ñé y su her­ma­na lo co­sió. ¡Y lle­va­mos ca­sa­dos ca­si 40 años! Cuan­do en­tró en la igle­sia, sen­tí co­mo si fue­ra la pri­me­ra vez

«ME EN­CAN­TA QUE LA MU­JER FER­NAN­DO CLA­RO DES­TA­QUE POR IR MUY BIEN VES­TI­DA» (Fer­nan­do)

que la veía». Tras el en­la­ce, Fer­nan­do em­plea­ba los ra­tos li­bres que le de­ja­ba su em­pleo de ad­mi­nis­tra­ti­vo en pin­tar y en ha­cer cursos de pa­tro­na­je, por­que su ve­na ar­tís­ti­ca se lo pe­día a gri­tos. Ya con tres hi­jos, am­bos de­ci­die­ron abrir una tien­da mul­ti­mar­ca en la que, con el tiem­po, co­men­za­ron a ven­der tam­bién pren­das de di­se­ño pro­pio. Des­de en­ton­ces han pa­sa­do ya 33 años. «Me gus­ta que una mu­jer lla­me la aten­ción por ir muy bien ves­ti­da, de una ma­ne­ra acor­de con sus años, y por ser es­pe­cial­men­te ele­gan­te». Y el ran­go de edad es ca­da vez más am­plio, aho­ra que jó­ve­nes y ma­yo­res acu­den a de­jar­se to­car por su va­ri­ta de es­ti­lo. ¿La res­pon­sa­ble de es­te cam­bio ge­ne­ra­cio­nal? Su hi­ja Bea­triz (Se­vi­lla, 1982), que di­ri­ge los hi­los del ate­lier de Ma­drid. «Ella ha apor­ta­do fres­cu­ra y nos ha acer­ca­do a un pú­bli­co nue­vo. Siem­pre he­mos con­ta­do con un pa­tro­na­je y una con­fec­ción ex­qui­si­tas, que se­gui­mos man­te­nien­do, pe­ro, con ella, nos es­ta­mos adap­tan­do a los nue­vos tiem­pos, y em­pe­za­mos a mos­trar nues­tras pie­zas a mu­je­res di­fe­ren­tes. He­mos am­plia­do ho­ri­zon­tes».

A sus 36 años, ella se des­cri­be co­mo «ge­ne­ro­sa, pro­fe­sio­nal, per­fec­cio­nis­ta y aman­te de to­do lo exa­ge­ra­do». Le pre­gun­ta­mos por su co­la­bo­ra­ción mano a mano con su pa­dre en es­te via­je por la cos­tu­ra. «Él es una per­so­na com­pli­ca­da, co­mo buen crea­ti­vo», di­ce en­tre ri­sas. «Y, con es­to, me re­fie­ro a su ni­vel de in­ten­si­dad en el tra­ba­jo; es un ar­tis­ta ma­ra­vi­llo­so, por­que con­fía ple­na­men­te en su equi­po y sa­be de­le­gar, al­go que con­si­de­ro tí­pi­co de per­so­nas in­te­li­gen­tes. Cuan­do plan­teo un pro­yec­to, siem­pre con­fía en mí pa­ra sa­car­lo ade­lan­te», con­clu­ye. La me­dia­na de los tres hi­jos de Fer­nan­do y Cha­ro lle­va una dé­ca­da for­man­do par­te de la em­pre­sa, aun­que el amor por la mo­da cre­ció con ella. «Po­co a po­co, co­men­cé a acon­se­jar a mi pa­dre y a aden­trar­me en el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de las co­lec­cio­nes, has­ta que em­pe­zó a con­tar con­mi­go des­de el prin­ci­pio. Por lo ge­ne­ral, am­bos

«¿NUES­TRA MAR­CA? LOS COR­TES ES­PE­CIA­LES Y LOS VO­LÚ­ME­NES» (Bea­triz)

bus­ca­mos ins­pi­ra­ción por se­pa­ra­do; lue­go, yo di­se­ño y él ha­ce los pa­tro­nes, que es lo que real­men­te le apa­sio­na. Cuan­do le man­do el bo­ce­to, siem­pre in­tro­du­ce va­ria­cio­nes... ¡y lo me­jo­ra!». Sus pie­zas son re­co­no­ci­bles a pri­me­ra vis­ta por sus va­lo­res ar­qui­tec­tó­ni­cos; en ellas, los vo­lú­me­nes se cons­tru­yen con una maes­tría per­fec­ta. «Los ves­ti­dos con cor­tes es­pe­cia­les, te­ji­dos con trans­pa­ren­cias y pa­tro­nes a ba­se de vo­lú­me­nes muy tra­ba­ja­dos son los más icó­ni­cos de nues­tra fir­ma. Nos iden­ti­fi­can», di­ce el crea­dor. Y es­tas obras maes­tras he­chas en te­la han con­quis­ta­do a mu­je­res co­mo Paz Ve­ga o Blan­ca Suá­rez. «A mí me en­can­ta que un per­so­na­je fa­mo­so vis­ta de Fer­nan­do Cla­ro, por­que es un gran es­ca­pa­ra­te, pe­ro me gus­ta mu­cho más ver a mu­je­res des­co­no­ci­das que con­fían en no­so­tros. Aun­que lo que me de ver­dad me apa­sio­na es es­tar en mi ta­ller con mis co­sas», re­co­no­ce él con una car­ca­ja­da. «To­da es­ta re­per­cu­sión me­diá­ti­ca la he­mos con­se­gui­do por la la­bor de Bea; ella tie­ne mu­cho ar­te y ha sa­ca­do de su ma­dre esa ma­ra­vi­llo­sa co­ne­xión con las clien­tas», re­ma­ta. Un tán­dem pro­fe­sio­nal per­fec­to, el de pa­dre e hi­ja, pues am­bos apor­tan su par­te a la eti­que­ta. «Ella apren­de bas­tan­te rá­pi­do, pe­ro creo que le fal­ta pa­sar tiem­po en el ta­ller. La perfección del pa­trón se con­si­gue allí. Bea pro­po­ne co­sas y, lue­go, yo ha­go lo que quie­ro», bro­mea an­tes de pun­tua­li­zar: «¡Aun­que la ver­dad es que man­da bas­tan­te!». ¿Su úl­ti­ma idea? Aden­trar­se en el mun­do de la ven­ta on­li­ne: «Que­re­mos que las clien­tas pue­dan com­prar un ves­ti­do nues­tro sin te­ner que acu­dir al ate­lier, y, al mis­mo tiem­po, sin per­der nues­tra ca­li­dad en la ela­bo­ra­ción», nos des­ve­la el di­se­ña­dor. Pa­ra él, su ca­rre­ra es­tá aho­ra mis­mo en el me­jor mo­men­to; no le gus­ta mi­rar al pa­sa­do y dis­fru­ta con la idea de un fu­tu­ro pro­fe­sio­nal jun­to a Bea­triz que ya se pre­sen­ta muy cla­ro. ■

La mo­de­lo lle­va ves­ti­do de Fer­nan­do Cla­ro y san­da­lias de Aquaz­zu­ra. Bea­triz y Fer­nan­do, hi­ja y pa­dre, los di­se­ña­do­res de la eti­que­ta.

Ves­ti­do de Fer­nan­do Cla­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.